Con sus pistas para todos los niveles y un entorno envidiable, la accesible estación de Cambre d’Aze es ideal para las escapadas de esta temporada

En el corazón del Parque Natural de los Pirineos Catalanes se encuentra Cambre d’Aze, una estación fronteriza para el disfrute de esquiadores que provengan tanto de Francia como de España.

De hecho, Cambre d’Aze se encuentra en un entorno privilegiado. La estación se encuentra en entre dos poblaciones, Eyne y Saint Pierre dels Forcats, y al pie de un circo glaciar coronado por el pico Cambre d’Aze, de 2,750 metros de altitud.

De su entorno imponente cabe destacar que es la más cercana a Perpiñán, por lo que esta estación está en un paraje natural sin dejar de ser fácilmente accesible.

Como resultado del temporal Gloria, la estación se ha beneficiado de fuertes nieves, que permitirán que la estación esté abierta hasta la primavera, teniendo previsto el cierre el 22 de marzo.

22 pistas para una experiencia completa

En esta estación hay 22 kilómetros esquiables, divididos en 23 pistas. Una de las mejores ventajas de Cambre d´Aze es que su cantidad de pistas por nivel está muy igualada.

Hay disponibles 7 pistas verdes, 5 azules, 8 rojas y 3 negras. De esta manera, la mitad son sencillas y la otra mitad difíciles. Esta disposición es perfecta para grupos numerosos con personas con distinta experiencia, como familias con niños.

Pistas en Cambre d'Aze
Pistas en Cambre d’Aze. Fuente: cambre-d-aze.com

Precisamente para los más pequeños existen dos pistas infantiles para facilitarles el aprendizaje, así como dos espacios para trineo, un favorito de niños.

Mucho más que pistas

Para los que quieran diversificar en la estación, en Cambre d’Aze existe un programa muy elaborado de actividades complementarias para toda la familia.

Durante el invierno se pueden realizar circuitos de raquetas y circuitos en trineo de perros, pero también apuestas originales para los más intrépidos como el «canoying».

Los amantes del ocio de interior podrán disfrutar hasta el mes de junio de la exposición “Archéo” en el pueblo de Eyne, abierto hasta las 17:30 de la tarde de miércoles a domingo.

Si se prefiere algo más dinámico se ofrecen conciertos, karaokes y espectáculos en los restaurantes de forma continuada durante toda la temporada.

La gastronomía también ocupa un lugar fundamental en Cambre d’Aze. Los pueblos de Eyne y Saint Pierre dels Forcats cuentan con ideales restaurantes para degustar la gastronomía local, todo realizado con productos de la tierra.

Para pasar la noche existen una gran variedad de alojamientos para todos los gustos y bolsillos. Uno puede alojarse en hoteles, campings, hostales o habitaciones o apartamentos privados para una mayor comodidad. Para un procedimiento más sencillo, través de la página web de Cambre d’Aze es posible reservar la clase de hospedaje que se desee.

Ofertas inigualables

Los forfaits de Cambre d’Aze están a precios muy asequibles, que oscilan entre los 22 y los 30€ por día. También se pueden adquirir por meses o por temporada para los esquiadores más adeptos.

Todas las compras y las consultas sobre los pases se pueden realizar por internet.

La estación más cercana a Perpiñán

Para acceder a Cambre d’Aze se puede llegar en coche desde Barcelona o Toulouse, aunque ambas están a más de 100 kilómetros. La ciudad más cercana si se pretende llegar conduciendo es Perpiñan, a 85 kilómetros.

Otra opción, más ecológica es llegar en tren, parando en Mont-Louis-La Cabanasse.

Tras la confirmación de la reapertura de la línea SNCF del Tren Amarillo, es posible reservar un servicio de transporte por solo 1 €. Esta oportunidad permite descubrir el esquí y aprovechar una reducción del 50% en el
pase de un día para niños o adultos.

Los aeropuertos más cercanos son los de Perpiñán, Girona y Toulouse.