Club Med La Rosière

A 1950 metros de altitud y orientado hacia el sur, el Club Med Resort, revestido de piedra y madera, domina majestuosamente todo el valle de Tarentaise. Sumérjase en un ambiente de Todo Incluido y déjese mimar...

Vacaciones de esquí todo incluido

¡El Club Med se encarga de todo! Disfrute de cada momento sin preocupaciones: ¡su experiencia Club Med tiene todo incluido! Es la fórmula perfecta para unas vacaciones llenas de libertad y libres de toda atadura.

Una ubicación privilegiada

Construido directamente en las pistas, domina La Rosière, una auténtica estación desarrollada con discernimiento y pasión por los habitantes de Montvalezan. El interior, de estilo saboyano, cuenta la fascinante historia del legendario paso de Petit St-Bernard. Historias que van desde Aníbal y sus elefantes cruzando los Alpes hasta los peregrinos de alta montaña, como ilustra el fresco de la recepción.

Un Resort de carácter alpino a pie de pista

El Club Med de La Rosière es un complejo familiar, con guardería para niños a partir de 4 meses. Cada momento de su estancia es una oportunidad para descubrir platos refinados y variados, incluidos en su paquete. Saboree creaciones gastronómicas de gran calidad, cuidadosamente preparadas por chefs de talento. Este paquete completo, que combina lujo y libertad, le promete un viaje gustativo inolvidable, sin limitaciones. Frente al Resort le esperan zonas para aprender a esquiar, exclusivas para niños y adultos.

EXCLUSIVE COLLECTION

Una interpretación libre del lujo

Opte por una experiencia única e íntima en la Espace Exclusive Collection. Sumérjase en el corazón del secreto mejor conservado de los Alpes, donde le esperan Suites que combinan armoniosamente tradición y modernidad. Disfrute de un acceso exclusivo a un salón privado, donde un servicio de conserjería personalizado se ocupará de todos los detalles de su estancia.

Saborear todos los instantes

Cuando el sol comienza a ocultarse en el horizonte, el cielo se transforma en un lienzo vivo. Tonos rojos, naranjas, rosas y morados se mezclan en un ballet de colores deslumbrantes. Cada momento parece pintar una nueva escena, haciendo que el cielo sea más espectacular a medida que pasan los minutos. Cada puesta de sol en La Rosière es única, un regalo fugaz de las montañas. Es una invitación a la reflexión, a la gratitud y a la serenidad.

Serenidad y bienestar

El placer de sumergirse en un jacuzzi en plena montaña, en un establecimiento de lujo, es una experiencia inolvidable que combina lujo y comunión con la naturaleza. Imagínese deslizándose en las cálidas y relajantes aguas de una piscina elegantemente diseñada, rodeado de impresionantes panorámicas montañosas. Los picos nevados se alzan majestuosos a su alrededor, ofreciendo un sorprendente contraste con la reconfortante calidez del agua.