Home Alagna Valsesia

Alagna Valsesia

alagna

Ficha de la estación

10 pistas de esquí
3
4
2
1
Mapa de las pistas
14 KM. esquiables
0cañones de nieve
4 remontes
0 cinta transportadora
2 telesillas
1 teleski
1 teleférico
0 telecabina
1210 - 3260 M. Altitud de la estación
40 - 45 Precio del forfait día/adulto
100 KM. Distancia al aeropuerto
snowpark
guardería
accesible para discapacitados

Situada al pie del Monte Rosa, Alagna ha sabido ganarse el apelativo “Freeride Paradise” por su belleza e inmensidad donde es posible lanzarse fuera de pista con esquís, snowboard y telemark, aprovechando los amplios cañones y los estrechos y empinados canales que bordean las pistas.

La zona de Alagna es un ambiente aún salvaje donde es posible efectuar espléndidas excursiones, eventualmente utilizando el heliski, los esquiadores más exigentes pueden descubrir fascinantes itinerarios de nieve fresca en periodo invernal como así también en primavera.

 

Esquía en Alagna Valsesisa y disfruta del dominio esquiable Monterosa Ski

La estación de esquí forma parte del dominio Monterosa Ski, con 180 km de pistas, con instalaciones tecnológicamente a la vanguardia, subdivididas entre Alagna, Alagna-Wold y el Alpe di Mera en Piemonte y las de la localidad valdostana del Valle di Gressoney y del Val d’Ayas, al que se accede con un único ski-pass. Una telecabina de 8 plazas, con capacidad para 1400 personas por hora, comunica Alagna y Pianalunga (2025 m).

Desde aquí se llega al Passo dei Salati (2936 m), punto de conexión con las instalaciones de remonte de Gressoney, con un teleférico “funifor”, cuya capacidad es de 800 personas por hora, capaz de cubrir un desnivel de 900 metros en 6 minutos. El dominio esquiable del Wold se encuentra, en cambio, a 1,5 km de Alagna y cuenta con un telesquí al servicio de dos pistas fáciles, accesibles a todos y con sistema de nieve artificial.

El territorio de Alagna se extiende en el interior del Parque Natural Alta Valsesia, el área protegida más alta de Europa, y es la capital del turismo invernal de Valsesia pues ha sabido amalgamar la estructura y la atmósfera de una moderna localidad turística con la fascinación intemporal de la cultura y de la tradición Walser; pueblo que, después de haber colonizado estos valles en el Medioevo, ha influenciado de manera determinante su artesanía, arquitectura, arte, idioma y cocina típica.