Inicio Greolieres Les Neiges

Greolieres Les Neiges

Ficha de la estación

19 pistas de esquí
3
4
10
2
Mapa de las pistas
30 KM. esquiables
76cañones de nieve
10 remontes
1 cinta transportadora
1 telesilla
8 teleskis
0 teleférico
0 telecabina
1400 - 1800 M. Altitud de la estación
- Precio del forfait día/adulto
0 KM. Distancia al aeropuerto
snowpark
guardería
accesible para discapacitados

Gréolières les Neiges es una estación de esquí en los Alpes Marítimos, situada a unos cuarenta kilómetros de Cannes. Esta estación se encuentra en la comuna de Gréolières.

 

 

Historia de la estación de esquí Gréolières les Neiges

 

Esta estación de esquí familiar fue creada en 1962 y contaba inicialmente con 6 remontes: Le Collet, Le Grand Pré, Le 1664, Le Jerusalem, de los que actualmente sólo quedan Le Cheiron y Les Crêtes y el telesilla fijo. La estación fue obra de ciudadanos belgas. La administración de la estación fue privada, aunque posteriormente se convirtió en pública. Pertenece al 95% al consejo departamental de los Alpes Marítimos, el 4% al municipio de Gréolières y el 1% a la Communauté d’Agglomeération du Pays de Grasse. El actual director de la estación de Gréolières-Les-Neiges es Jean-Paul Rouquier.

 

La estación de esquí de Gréolière-Les-Neiges se alza a una altitud de 1400 m en las laderas al norte del macizo de Cheiron en la región de Grassois en los Alpes Marítimos. Gréolière-Les-Neiges está considerada la estación de esquí más cercana a la Côte d’Azur a solo 22 km de distancia.

 

 

Distribución de las pistas en Gréolières

 

Las 1000 hectáreas de bosque y pastos alpinos que cubren las 20 pistas (30 km) de su dominio alpino harán las delicias de los esquiadores de todos los niveles. Quienes la visitan, no lo hacen solo por el placer de esquiar en una estación con tiempo y horas de sol envidiables, ya que las vistas de los Alpes juegan un papel importante. Desde la estación también puede contemplarse la Costa Azul, la inmensidad del mar Mediterráneo, las cumbres del macizo del Mercantour y Córcega, si el día día está despejado.

 

Su tamaño contenido invita a los amantes de la naturaleza a relajarse, con una paz y armonía que escapa de las multitudes de grandes áreas de esquí. Sus instalaciones (1 hotel, 3 restaurantes, 2 refrigerios / cafetería, 1 tienda de abarrotes y 3 tiendas de alquiler) pueden parecer escasas, pero satisfacen enormemente a los turistas que vienen a tomar un poco de aire fresco en las montañas con la opción del mar a solo 40 km (Cannes).

 

 

Gréolières ofrece mucho más que esquí alpino y nórdico

 

Gréolières-Les-Neiges permite disfrutar de la montaña en invierno bajo diferentes enfoques: bautismo en un trineo de perros (mushing), pistas para deslizarse en trineo, además de la reserva natural de bisontes de Monts d’Azur. También puede divertirse con su familia en la pista de patinaje sobre ruedas.

La estación expuesta en los flancos septentrionales del macizo de Cheiron, ofrece 20 pistas para todos los niveles (2 negras, 11 rojas, 4 azules y 3 verdes) que serpentean a través de un hermoso bosque de pinos, valles, acantilados y crestas desde donde se puede ver el mar Mediterráneo y la Costa Azul. Los 30 km de pistas que se extienden entre 1400 y 1800 metros, atendidas por 11 remontes (1 telesilla, 8 remontes, 1 telecuerda y 1 cinta transportadora en el jardín de nieve ESF reservado para niños pequeños). Setenta y seis cañones de nieve artificial cubren 4 km de pistas, suficientes para reforzar la capa de nieve cuando escasea durante la temporada de invierno.

 

La ESF acoge a esquiadores y snowboarders que quieren progresar y mejorar. También organiza talleres para descubrir la nieve y el primer contacto en deslizamiento para los niños pequeños en el jardín de nieve; seguro y equipado con una cinta transportadora.

 

Tanto los principiantes como los expertos pueden disfrutar plenamente de los deportes de invierno gracias a la diversidad de pistas de la estación Gréolières-Les-Neiges.

Para los principiantes, la estación dispone de 3 pistas verdes: Le Bambi (perfecta para novatos), Les 2 Etoiles (ideal para divertirse) y finalmente Les Ecureuils para progresar.

Los esquiadores intermedios disfrutarán de las 4 pistas azules, incluida La Promenade (la más comprometida) que les permite dar el paso hacia las 11 pistas rojas (Le Cairn, una pista ancha donde virar, semejante a un boulevard en la nieve).

Los esquiadores deportivos y más expertos disponen de curvas anchas donde pueden virar sin ninguna preocupacón, ya que el desnivel de la estación y los obstáculos (pared, valle, pastos de montaña, bosque) son propicios para ello. La pista roja Le Chamois y la negra Le Vallon destacan del resto por su diseño progresivo: una auténtica delicia.

 

 

Oferta patrimonial y actividades culturales

 

Iglesia de Notre-Dame-de-Verdelaye (actualmente en ruinas) que encontramos data del año 1047. Fue en esta fecha cuando la Abadía de Saint-Victor en Marsella, se la entrega a tres hermanos que se encargan de gestionarla, Étienne, Guillaume e Inguilran. La iglesia se encuentra debajo del pueblo. Sin embargo, la iglesia se encuentra en ruinas desde el siglo XVII, como señaló el obispo Antoine Godeau en sus informes de visita en 1654 y 1664. Se trata de un edificio de trés volúmenes de los cuales hoy en día se mantienen dos. El ábside y parte de la bóveda se derrumbaron. Era un lugar importante de peregrinación. De esta iglesia son originarios la Virgen y el Niño que se conservan en la iglesia de Saint-Pierre.

La ciudad de Gréolières ofrece un punto de partida ideal para paseos por la naturaleza. Las rutas a pie o en bicicleta en verano, le permiten descubrir la flora y la fauna de los Alpes del Sur.

Tanto familias, turistas, excursionistas y los propios vecinos de la región aprovechan las rutas para respirar aire puro y entrar en contacto con la naturaleza. Las rutas en la estación Gréolières les Neiges se extienden por todo el complejo y a través del macizo de Cheiron.

Rutas a pie para los caminantes, entre las que destaca una caminata que lo lleva por encima del pueblo de Gréolières y le permite llegar a Gréolières les Neiges cruzando las cumbres de Cheiron. Desde este punto puede verse al fondo la costa la costa, desde Toulon hasta la frontera italiana y, en ciertos días, Córcega, si está despejado.