Inicio Courchevel

Courchevel

Francia | Región: Alpes Del Norte

Ficha de la estación

95 pistas de esquí
19
31
37
8
Mapa de las pistas
150 KM. esquiables
500cañones de nieve
57 remontes
4 cinta transportadoras
17 telesillas
25 teleskis
11 teleféricos
0 telecabina
1300 - 2734 M. Altitud de la estación
45 - 50 Precio del forfait día/adulto
101 KM. Distancia al aeropuerto
snowpark
guardería
accesible para discapacitados

Courchevel es una estación de esquí y deportes de invierno en el valle de Tarentaise, ubicado en la villa de Courchevel (hasta 2016, conocida como comuna de Saint-Bon-Tarentaise), en el departamento de Saboya en la región de Auvernia-Ródano-Alpes. Es considerada la primera estación francesa en ser explotada como sitio virgen desde 1946, parte del área de esquí de Trois-Vallées.

 

Ubicación de la estación de esquí Courchevel

La estación ocupa un territorio compuesto por cinco pueblos: Saint-Bon-Tarentaise (capital municipal), Courchevel Le Praz (conocido también como Courchevel 1300), Courchevel Village (anteriormente Courchevel 1550), Courchevel Moriond (anteriormente Courchevel 1650) y finalmente Courchevel (anteriormente Courchevel 1850).

Este último, que da nombre a la estación, es el centro donde se desarrolla la mayoría del trabajo del arquitecto urbano Laurent Chappis y el ingeniero Maurice Michaud. Esta centro en medio de la montaña fue incluido en el inventario adicional de »Monuments Historiques» en 1998, y alrededor de treinta lugares están protegidos como monumentos históricos.

 

Courchevel es una estación histórica

La estación no limita su actividad solo a la temporada de invierno. Sus pistas de esquí están preparadas para practicar otros deportes, como un centro acuático abierto desde la temporada 2015, y ofrece otras actividades relacionadas con la montaña durante el verano, como senderismo o ciclismo de montaña. Destaca su festival internacional de arte pirotécnico y la organización de exposiciones de arte contemporáneo.

Lugar de alojamiento y escenario de eventos deportivos como los Juegos Olímpicos de Invierno Albertville de 1992, Courchevel organizará, junto con Méribel, el Campeonato Mundial de Esquí Alpino 2023.

La estación ha obtenido varios reconocimientos. En 2016, se clasificó como «Famile Plus Montagne», «Station Village de Charme», «Station Grands Domaines «, «Montagne Aventure» y «Montagne Douce». También es parte de las estaciones en la parte superior de los Alpes franceses (TOTFA).

 

Historia de la estación

Courchevel generalmente va ligada a una imagen «exclusiva», casi de alta gama. Esta distinción se comparte entre medios de comunicación nacionales e internacionales, despuntando del resto de estaciones de Saboya. La estación cuenta con hoteles y tiendas de lujo, lo que le confiere gran popularidad entre el público ruso.

Los comienzos turísticos de la estación se remontan a la apertura del primer hotel, Lac Bleu, instalado en Saint-Bon en 1908 para recibir turistas. Éstos llegaban principalmente del balneario de Brides-les-Bains durante el verano. El turismo empezó a asentarse cuando los visitantes construyeron villas y los locales alquilables.

El desarrollo de los deportes de invierno favoreció el desarrollo urbano en la década de 1930. Se planeó la construcción de un teleférico entre Saint-Bon y Ardionaz en 1934, cuando el municipio de Saint-Bon ya tenía capacidad de acoger 600 personas. Al año siguiente, la estación fue reconocida por la oficina de turismo, que vio la ubicación de una futura «superestación» para los deportes de invierno. El proyecto para la ejecución de esta superestación se remonta a 1939.

En 1945, aunque Courchevel 1550 ya estaba acondicionada para la práctica de deportes de invierno, el Consejo General de Saboya se propuso desarrollar más.

Durante la aventura de los Juegos Olímpicos de Invierno de 1992 en Albertville, la estación fue elegida para albergar los eventos de esquí nórdico combinados y de saltos. Desde entonces, la estación adquirió la mencionada fama internacional, tanto por el sector del lujo como por el mundo deportivo. Su política de embellecimiento, renovación, y el establecimiento de una infraestructura de ocio permanente muestran que Courchevel supo aprovechar los Juegos Olímpicos para proclamar y mantener su rango entre las principales estaciones de esquí mundiales. En 1992, la estación fue reconocida como la más bella del mundo por el diario alemán Die Welt.

 

La zona de esquí alpino

 

La estación de esquí de Courchevel forma parte de uno de los dominios esquiables más grandes del mundo, »Les Trois Vallées» (los Tres Valles), que ofrece más de 600 km de pistas pisadas y preservadas.

Vistas y paisajes capaces de cortar la respiración, que se extienden desde el macizo del Mont Blanc en el norte hasta el macizo de Ecrins en el sur. Si alzamos la vista, localizaremos los Alpes suizos e italianos al norte y al este, respectivamente. Para muchos, es un privilegio.

Courchevel en realidad ofrece dos áreas de esquí:

– El área de Courchevel: 150 km de pistas (27 verdes, 44 azules, 38 rojas y 10 negras), con 62 remontes.

– El área de Trois Vallées: considerada una de las áreas de esquí más grandes del mundo con 600 kilómetros de pistas. Reconocido por su accesibilidad para todos los niveles (50% de pistas fáciles), también se reserva para el «Grand ski» con 111 pistas rojas y 30 negras. Un montón de actividades para satisfacer sus ganas de nieve de con desniveles pronunciados y largos senderos.

 

Actividades en Courchevel durante todo el año

La estación ofrece esquí nocturno y música todos los miércoles de 18 p.m. a 20 p.m. en la pista Verdons y el Family Park.

La estación alberga alrededor de cincuenta establecimientos hoteleros, incluidos unos veinte hoteles de lujo, así como estudios y refugios de montaña. Esta especialización en hoteles de alta gama se debe principalmente la presión ejercida por los hoteleros locales, según la investigadora del Instituto de Investigación para la Gestión y Economía.

Los lugareños señalan que el desarrollo hotelero del complejo en la década de 1970 no fue el resultado de los vecinos. La mayoría de los propietarios de establecimientos turísticos no son residentes del valle de Tarentaise. Es una tendencia que hoy en día sigue al alza, especialmente con los inversores en los grandes hoteles de lujo de la estación. Esta especialización puede percibirse a largo plazo como un problema evidente para su desarrollo, no económico, sino en un aspecto más sostenible.

El salto de esquí se practica en Courchevel desde la creación de la estación. Así, en la localización actual de los trampolines, en Praz, existía un trampolín de madera de 40 metros en la década de 1950; en el frente de nieve de 1850 también había un trampolín de 50 metros. Posteriormente, se construyó un trampolín de 25 metros con una estructura metálica al nivel de la llegada actual del telesilla Tovets, que posteriormente dio lugar al emplazamiento de un remonte en 2004.

 

Esquiar en Courchevel: nieve prácticamente asegurada

Más del 85% de sus pistas están por encima de 1.800 metros de altitud En total, disponen de 2.189 cañones de nieve que aseguran la correcta innivación de las pistas así como de los enlaces entre las diferentes estaciones. El gran número de webcams Tres Valles, distribuidas por todas las estaciones, os permitirá saber a tiempo real las condiciones climatológicas de cada valle.

Vizelle, Signal, Iron Rock, La Masse, Cime Caron, Mont Vallon … todas estas míticas cumbres para esquiar ofrecen un panorama excepcional de 360 ° de las montañas nevadas circundantes, como puede ser el colosal Mont Blanc aux Ecrins …

La belleza y grandiosidad de sus montañas, desde Mont Vallon hasta Col du Bouchet, pasando por Saulire, te dejarán sin aliento. Después del esquí, nada como disfrutar de un buen aprè ski en su pie de pista con toda la jet set europea, mientras contemplas sus famosos fuegos artificiales. Un destino 5 estrellas de alto standing que no está alcance del bolsillo de cualquiera.