En pleno corazón del Valle de Tena, existe una faraónica reliquia digan de visitar, vivir y disfrutar: el Balneario de Panticosa.

Enmarcado en un colosal anfiteatro de granito y bañado por el río Caldares, el histórico balneario del Pirineo Oscense está volviendo a brillar desde las alturas de la estación de esquí Panticosa. No en vano, el Balneario de Panticosa  está viendo pasar por sus confortables habitaciones a personalidades como Brad Pitt, Julia Roberts, Antonio Banderas, Julio Iglesias o Alejandro Sanz, que han disfrutado de uno de los Balnearios más famosos de los Pirineos.

Balneario de Panticosa: un remanso de paz en el Valle de Tena

La distancia entre Panticosa y el Balneario de Panticosa es de tan solo 8 km. Después de subir uno de los puerto de montaña más emblemáticos del Valle de Tena, con alguna curva de herradura, encontrarás una vasta pradera de 32 ha situada a 1.636 metros de altitud. La forma elíptica del enorme glaciar, alberga un el Ibón de Baños y varias edificaciones de arquitectura francesa que es observado por algunas de las grandes cimas de los Pirineos destacando el Argualas (3.046 m.) el Gamo Negro o Infiernos (3.082 m.).

Imagen del Balneario de Panticosa

Los intensos olores invaden las pituitarias con la esencia de las coníferas, abetos, robles y pinos de los aledaños. El Balneario de Panticosa, está  rodeado de agua en toda sus versiones. Restos de nieve en las alturas, el río Caldares, cálidos manantiales que surgen de las fracturas tectónicas y el flamante Ibón de Baños son los blancos y azules que presiden este lienzo que combina a la perfección, con el verde intenso de la espesa vegetación que nos rodea.

Los manantiales termales de Panticosa

Los manantiales termales de Panticosa, fueron descubiertos por los Romanos en el S. I después de Cristo. Aquellas aguas cálidas que emergían como fuentes entre los bloques graníticos, fueron aprovechadas para saciar los deseos de la alta sociedad de la Antigua Roma.

Los seis manantiales de Panticosa -el Tiberio, Estómago, Hígado, Herpes, San Agustín y La Laguna- proyectan al exterior aguas medicinales que han realizado un largo viaje por el interior de la Tierra y que llevan siglos aliviando fatiga, dolores y patologías a miles de personas que han podido gozar de los efectos saludables de sus aguas.

Imagen aérea del Balneario de Panticosa

Con el paso del tiempo, el conocimiento sobre las aguas termales de Panticosa se transmitió de generación en generación, y su reputación como un lugar de curación y bienestar se expandió. Durante siglos, la gente acudía a estas aguas en busca de alivio para diversas dolencias y para disfrutar de sus propiedades terapéuticas.

Cabe destacar la construcción del Gran Hotel en 1896, dado que marcó un hito en la historia del balneario. El edificio, construido con roble y piedra cenia (también llamada Ulldecona), se convirtió en un lugar emblemático que presenció eventos inolvidables y acogió a numerosos huéspedes a lo largo de los años.

La influencia francesa en el Balneario de Panticosa

La influencia francesa en el Balneario de Panticosa es notable y se remonta a finales del siglo XIX y principios del XX. Durante ese período, la cercanía geográfica de la región de los Pirineos con Francia y la creciente popularidad de los balnearios entre la élite europea llevaron a una considerable afluencia de visitantes franceses al balneario.

No en vano, después de la ocupación del país galo, la propiedad del Balneario pasó a manos de empresarios franceses que apostaron por este idílico emplazamiento como un lugar de disfrute y encuentro, de las clases sociales más altas de España y Francia.

Imagen del Hotel Continental del Balneario de Panticosa

La influencia francesa se refleja en varios aspectos del balneario de Panticosa. En primer lugar, se observa en la arquitectura y el diseño de los edificios. El Gran Hotel, construido en 1896, presenta elementos arquitectónicos de estilo francés que reflejan la moda y la estética de la época. Esta influencia también se extendió al Hotel Continental, que se construyó posteriormente y sigue manteniendo ese encanto arquitectónico exterior, aunque su interior ha sido cuidadosamente renovado ganándose por méritos propios, las 4 estrellas que lucen en su puerta.

Aquella idílica época, provocó el desarrollo de la infraestructura turística en la zona. Se construyeron hoteles, restaurantes y otros servicios para satisfacer las necesidades y expectativas de los visitantes, lo que ayudó a consolidar la reputación del Balneario de Panticosa como un destino turístico de calidad.

Fotografía del plano de los Balnearios de Panticosa (2023)

La restauración del Balneario

A lo largo de los años, el balneario ha sido testigo de cambios y renovaciones para adaptarse a las necesidades y expectativas de sus visitantes. En el año 2000 el el empresario Luis Nozaleda adquirió el complejo y se propuso hacerse cargo de las faraónicas inversiones necesarias para devolver al Balneario de Panticosa, el prestigio del pasado. Después de 23 años de luces y sombras, los recursos económicos y humanos invertidos, empiezan a dar su fruto.

«Durante 2023, se ha llevado a cabo una inversión significativa de 1.180.000 euros para mejorar las instalaciones»

En estas inversiones, se incluye la climatización individualizada de las habitaciones de los hoteles, el control de acceso al parking, la instalación del servicio de internet satelital Starlink y el desarrollo de un nuevo sistema de gestión informática.

El complejo de hoteles y zonas termolúdicas del Balneario de Panticosa

En resumen, la historia del Balneario de Panticosa se entrelaza con el paso del tiempo y las tradiciones ancestrales. Desde sus orígenes romanos hasta la actualidad, ha sido un refugio para aquellos que buscan el equilibrio entre la salud y la naturaleza. El balneario continúa evolucionando para brindar una experiencia excepcional a quienes lo visitan, manteniendo vivo su legado histórico y su conexión con la belleza de los Pirineos.

Los diferentes espacios del Balneario de Panticosa

El complejo dispone de dos hoteles de 4****, el Gran Hotel y el Hotel Continental.

Nosotros nos alojamos en el Gran Hotel y cabe destacar que fue inaugurado en la denominada «belle époque» francesa, en 1896. Posteriormente fue restaurado de forma minuciosa, en el año 2004, por el arquitecto Rafael Moneo, respetando su fachada original  catalogada de Interés Turístico Nacional.

También, en las Instalaciones del Balneario, diferenciamos tres edificios:

  • Las Termas de Tiberio, con más de 8.500 m2 dedicados al relax y a la belleza.

Este amplio espacio termal, ofrece una Piscina central con chorros a diferentes alturas, cuellos de cisne y Geiser, unas piscinas de contrastes, una enorme piscina abierta al exterior y rodeada por enormes muros, una piscina exterior con hidromasaje con fantásticas vistas de las montañas que rodean el Balneario, así como sauna Finlandesa, piedra caliente, pediluvio, un hamman y un amplio solarium.

  • El Balneario Termo Medicinal El Quiñón, con un espacio dedicado a los deportistas. Ofrece una hidropínica, vaporarium, chorro aéreo hidrotermal, dos albercas con agua hidrotermal, una piscina central con agua hidrotermal y una sala de reposo postermal.
  • El Espacio Termal Gran Hotel, es la experiencia termolúdica más exclusiva del complejo y ofrece albercas termales formadas por dos piscinas de agua termal, una grande y una pequeña con cascada de agua, ducha a presión, chorros a distintas alturas, así como cama de hidromasaje. Sin olvidar un vaporarium, que ofrece un tratamiento de vapor caliente (aprox. a 42ºC) con esencia o el cubo sueco, que es un cubo de agua fría a una temperatura aprox. de 14ºC para revitalizar el organismo después del vaporarium o de la piscina termal. Por último, el espacio termanl gran hotel, ofrece una zona de descanso con hamacas relax,relajarse después del circuito Termal. 

Rutas desde el Balneario de Panticosa

El entorno del Balneario ofrece un sinfín de posibilidades para los amantes de la naturaleza y los deportes de montaña, desde hacer escaladas por los picos más imponentes que nos rodean, Arnales, Garmo Negro y Argualas o disfrutar en familia de rutas para visitar los diferentes saltos de agua que se ven desde el Balneario. Uno de los paseos mas recomendables es la visita a las fuentes que rodean el complejo, conocida como la Ruta de la Salud, este trayecto circular que parte desde el Balneario es una senda de fácil recorrido apta para disfrutar en familia.

Sin embargo, el Balneario de Panticosa ofrece un amplio abanico de posibilidades para los apasionados del senderismo y el montañismo. A continuación, te describimos algunas de las mejores rutas que puedes realizar desde el Balneario, junto con la distancia del recorrido, la diferencia de desnivel positivo y negativo, y la duración aproximada.

1. Ibón de los Asnos:

– Distancia: Aproximadamente 10 kilómetros (ida y vuelta).
– Desnivel: Unos 600 metros de desnivel positivo y negativo.
– Duración: De 4-5 horas.
Esta ruta te llevará al espectacular Ibón de los Asnos, un hermoso lago de montaña rodeado de imponentes picos. Comenzarás desde el Balneario y seguirás un sendero bien marcado que atraviesa bosques y prados alpinos. La subida es moderada, pero vale la pena por las impresionantes vistas panorámicas que disfrutarás en el camino y en el ibón.

2. Circular a los Lagos Azules:

– Distancia: Aproximadamente 13 kilómetros.
– Desnivel: Alrededor de 700 metros de desnivel positivo y negativo.
– Duración: De 5 a 6 horas.
Esta ruta circular te llevará a descubrir los hermosos Lagos Azules. Saldrás del Balneario y seguirás el sendero que asciende hasta el Ibón de Brazato. Desde allí, continuarás hacia los Lagos Azules, un conjunto de pequeños lagos de montaña con un color azul intenso. El paisaje es impresionante y te brindará la oportunidad de conectarte con la naturaleza en un entorno tranquilo y virgen.

3. Pico Anayet:

– Distancia: Aproximadamente 14 kilómetros (ida y vuelta).
– Desnivel: Alrededor de 1.200 metros de desnivel positivo y negativo.
– Duración: De 7 a 8 horas.
Esta ruta te desafiará un poco más, pero las vistas desde la cima del Pico Anayet, a 2.574 metros de altitud, valen la pena. Desde el Balneario, seguirás un sendero que asciende por el valle hasta llegar al refugio de La Renclusa. Desde allí, continuarás ascendiendo por terreno más empinado hasta alcanzar la cumbre. Serás recompensado con vistas panorámicas impresionantes de los Pirineos y los valles circundantes.

Es importante tener en cuenta que estas rutas pueden variar según las condiciones climáticas y la época del año. Antes de emprender cualquier sendero, asegúrate de consultar las condiciones locales y obtener la información más actualizada sobre las rutas y los niveles de dificultad. Además, recuerda llevar el equipo adecuado, incluyendo calzado resistente, ropa adecuada basándote en el sistema de capas, agua y alimentos para el día, y una buena orientación o mapa.

Adrenalina a borbotones en las proximidades del Balneario de Panticosa

Si en cambio prefieres deslizar por la nieve, la mejor opción es subir a esquiar a la estación de esquí de Panticosa. ¿No hay nieve?. Pues aquí tienes tres visitas obligadas desde el Balneario de Panticosa que son ideales para vivir sensaciones fuertes y sentir la adrenalina:

  • Las pasarelas de Panticosa

Imagen de las pasarelas de Panticosa.

Las pasarelas de Panticosa, también denominadas como pasarelas sobre el Río Caldarés, son un impresionante conjunto de estructuras que te permiten recorrer y admirar el hermoso entorno natural de la zona. Ubicadas en el Valle de Tena, cerca del Balneario de Panticosa en la provincia de Huesca, España, estas pasarelas son una atracción turística popular y una manera única de experimentar la belleza del paisaje montañoso.

Las nuevas pasarelas sobre el Río Caldarés son unos espectaculares pasos colgantes en la propia pared del congosto, que te brindarán una experiencia inolvidable. Con un recorrido de 800 metros, te sumergirás en un entorno de naturaleza salvaje, rodeado de verticalidad y emoción. A lo largo del camino, podrás disfrutar de vistas inigualables, sucesiones de badinas y pozas de aguas cristalinas del Río Caldarés.

El recorrido de las pasarelas, que dura aproximadamente una hora, incluye la caminata por estas impresionantes estructuras y una subida de 160 metros de desnivel hasta llegar a uno de los miradores más destacados de Panticosa y las montañas circundantes: el Mirador O Calvé. Durante esta subida, también te encontrarás con los fascinantes Bunkers, que añaden un toque histórico y curioso al recorrido.

Estas pasarelas te brindarán la oportunidad de disfrutar de un paseo emocionante, rodeado de la belleza natural del Valle de Tena. Las vistas panorámicas que podrás apreciar desde las pasarelas y el Mirador O Calvé serán simplemente impresionantes, permitiéndote contemplar el paisaje montañoso en todo su esplendor. Pero atención familias, no está permitido el acceso a menores de 7 años y menos de 130 cm. Por último, cuenta con 15 minutos de paseo desde el parking de Panticosa hasta llegar a la entrada de las pasarelas.

  • La tirolina de Hoz de Jaca

La tirolina de Hoz de Jaca es una emocionante atracción ubicada en la localidad de Hoz de Jaca, en la provincia de Huesca, España. Esta tirolina es una de las más largas y rápidas de Europa, brindando una experiencia de aventura única.

La tirolina doble de Hoz de Jaca atraviesa el impresionante paisaje del Valle de Tena, ofreciendo una vista panorámica espectacular de las montañas y los bosques circundantes. Con una longitud de aproximadamente 1,3 kilómetros y una altura de más de 150 metros, te permitirá disfrutar de una emocionante y vertiginosa experiencia mientras vuelas a casi 90km/h por encima del valle.

Imagen de la tirolina de Panticosa

El recorrido comienza en la estación superior, donde te equiparán con un arnés y te brindarán instrucciones de seguridad por parte del personal capacitado. Una vez asegurado, te lanzarás desde una plataforma y te deslizarás a través del aire, alcanzando velocidades de hasta 80 kilómetros por hora. Durante el recorrido, sentirás una increíble sensación de libertad y adrenalina mientras disfrutas de las impresionantes vistas de los picos montañosos y el río que fluye debajo de ti.

La tirolina de Hoz de Jaca es apta para personas de todas las edades, siempre y cuando cumplan con los requisitos de peso y altura establecidos por la empresa operadora. Es una actividad perfecta para disfrutar en familia, con amigos o incluso en solitario, ya que brinda una experiencia inolvidable llena de emoción y diversión.

  • El columpio extremo

El nuevo columpio extremo, abrirá sus puertas en el verano de 2023. Está suspendido a 150 metros sobre el embalse de Búbal y tendrá un vuelo dirigido de 60 metros aproximadamente. Aunque no hemos podido probarlo, solamente hay que ver las imágenes para comprobar que las sensaciones que aportará a los valientes que se suban, serán inolvidables y que además podrán compartir hasta tres personas a la vez.