El esquí es un deporte que puede ser lesivo, incluyendo las manos y los dedos. Estas son partes del cuerpo que a menudo se pasan por alto cuando se piensa en las lesiones en esquí y snowboard. Una lesión común entre los esquiadores es el problema en el dedo pulgar, conocido específicamente como la lesión de Skier’s Thumb o Pulgar del Esquiador. En este artículo profundizamos en esta afección, abarcando sus causas, síntomas, tratamientos y prevención.

¿Qué es el pulgar del esquiador?

El Pulgar del Esquiador es una lesión en el ligamento ulnar colateral (LUC) de la articulación metacarpofalángica del pulgar. Este ligamento brinda estabilidad al pulgar, permitiéndole agarrar objetos con fuerza. La lesión ocurre cuando este ligamento se estira demasiado o se desgarra y es típica en los esquiadores: cuando perdemos el equilibrio o nos caemos esquiando, extendemos la mano al entrar en contacto con la nieve y ahí se produce la lesión.

Causas y síntomas de la típica lesión del dedo gordo cuando esquiamos

La causa más común de esta lesión es una caída sobre una mano extendida con el bastón de esquí en la mano y esta lesión se produce tanto en esquiadores turistas como en el esquí de competición. Esto provoca una fuerza que empuja el pulgar hacia atrás o hacia los lados de manera abrupta. También puede ocurrir en otras situaciones donde el pulgar sufra un trauma directo o se tuerza de manera antinatural.

Por otro lado, los síntomas de la lesión del pulgar del esquiador incluyen:

  • Dolor e hinchazón en la base del pulgar
  • Debilidad o dificultad para agarrar objetos entre el pulgar y los otros dedos
  • Moretones o cambio de color en la piel alrededor del pulgar
  • Movimiento limitado del pulgar
lesión dedo gordo esquiadores
La lesión del dedo pulgar es muy frecuente en los esquiadores.

Tratamiento del pulgar del esquiador: reposo, inmovilización o incluso cirugía

El tratamiento del Pulgar del Esquiador depende de la gravedad de la lesión. Las lesiones leves a moderadas pueden tratarse con descanso, hielo, compresión y elevación (RICE, por sus siglas en inglés), junto con la inmovilización del pulgar en una férula o yeso para permitir la cicatrización del ligamento. Los antiinflamatorios no esteroideos (AINEs) pueden ayudar a manejar el dolor y la inflamación.

Las lesiones más severas, como los desgarros completos del ligamento, pueden requerir cirugía para reparar el ligamento dañado. Después de la cirugía, se utiliza una férula o yeso durante varias semanas, seguido de fisioterapia para recuperar la fuerza y la movilidad del pulgar. Si padeces esta lesión o tienes dolores en el dedo, será imprescindible pasar por un médico para tener su valoración.

Prevenir es curar

La prevención del Pulgar del Esquiador implica medidas simples pero efectivas, tales como:

– Usar correas de muñeca correctamente ajustadas en los bastones de esquí. Parece muy básico, pero coger bien los bastones y pasar la mano por la correa abrazando esta al coger el bastón puede ser el mejor mecanismo de prevención.
– Realizar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento para las manos y los dedos.
– Utilizar equipo de protección adecuado, incluidos guantes o mitones con refuerzo en el pulgar.