A pesar de un mes de enero extraordinariamente suave en la mitad sur de Francia y de unas condiciones especialmente secas en el Mediterráneo y en los Pirineos, las estaciones de esquí de las Neiges Catalanes siguen ofreciendo excelentes condiciones para esquiar y mucho más.
Estos 6 destinos, situados en el corazón de los Pirineos catalanes, entre 1.500 y 2.900 m de altitud, coquetean con lo excepcional a pesar de los cambios de humor del cielo. Ofrecen pistas de esquí de una belleza inigualable, así como un abanico de actividades complementarias diseñadas para encantar a todo tipo de visitantes.

Su encanto resistente frente a los caprichos del tiempo promete aventuras nevadas y citas inesperadas, desde la emoción del descenso hasta la suavidad del après-ski, garantizando un verdadero idilio con el invierno.


Font-Romeu Pyrénées 2000: 70% del dominio esquiable abierto

Porté Puymorens: 50% del dominio esquiable abierto

Cambre d’Aze: 40% del dominio esquiable abierto

La Quillane: 100% del dominio esquiable abierto

Les Angles: 60% del dominio esquiable abierto

Formiguères: 40% del dominio esquiable abierto


Neiges catalanes: un idilio con la montaña

Amantes del esquí, un solo forfait les abre los brazos de 180 km de pistas de esquí alpino en 6 estaciones (Font-Romeu Pyrénées 2000, Porté Puymorens, Cambre d’Aze, La Quillane, Les Angles y Formiguères), listas para regalarles una emocionante experiencia de descenso. Déjese seducir por sus 100 remontes, auténticos cupidos de las cumbres. Con más de 1.250 cañones de nieve, puede estar seguro de que una alfombra blanca le garantizará que cada curva será una emoción.

Pero la seducción no acaba ahí: 450 km de esquí nórdico invitan a disfrutar de escapadas encantadoras, donde la tranquilidad de los bosques se mezcla con la intimidad de las pistas compartidas. Para los que buscan un romanticismo más tranquilo, más de 250 km de pistas para raquetas de nieve ofrecen momentos de complicidad con la naturaleza, en un ballet silencioso bajo árboles salpicados de blanco. A pesar de la falta de nieve, la estación de esquí nórdico de Capcir despliega sus encantos invernales, prometiendo hacer latir más rápido el corazón de los aventureros y amantes de la montaña.

Vista general. @Neiges Catalanes

Tanto si es un principiante como un jinete experimentado, déjese seducir por un paseo a caballo, donde cada paso en la nieve fresca es una invitación a descubrir los cautivadores paisajes del Capcir desde un ángulo íntimo y majestuoso.

Para aquellos cuyo corazón late al ritmo de experiencias más insólitas, descubra el esquí de travesía. Enjaezado detrás de un caballo, sienta cómo la pasión del esquí se mezcla con la fuerza de la naturaleza.

Y para los pequeños seductores en ciernes o las familias en busca de un momento mágico, el trineo tirado por ponis es la experiencia por excelencia. Imagine la alegría y el asombro en los ojos de los niños al dejarse deslizar por la nieve, tirados por un poni, en un momento de pura felicidad y complicidad con estas adorables criaturas.

En el corazón de las Neiges Catalanes, el invierno se viste con sus mejores galas para seducirle, invitándole a sucumbir a los encantos de una estación que es mucho más que un deporte, es un verdadero idilio con la montaña.

Feux d’artifice. Neiges Catalanes

Escapadas invernales y encantos catalanes

Además del esquí alpino, tradición emblemática de estas 6 estaciones, la oferta se extiende a diversas actividades que permiten disfrutar de la montaña en todas sus formas.

Angléo, el centro de balneoterapia de Les Angles, atrae a los visitantes en busca de relajación y bienestar tras una jornada activa en las pistas. Los beneficios del agua, famosa por relajar los músculos, son el complemento perfecto de la experiencia invernal.

Para los amantes de las aventuras en tierra, la bicicleta de montaña eléctrica ofrece una alternativa cautivadora, que permite explorar el paisaje nevado con menos esfuerzo pero igual adrenalina. El senderismo, a pie o con raquetas de nieve, ofrece una inmersión total en la naturaleza virgen de los Pirineos, con sus impresionantes panoramas y su silencio envolvente.

Para los más atrevidos, el trineo de montaña Lou Bac es una invitación a dejarse llevar por la velocidad.

Los recorridos de aventura son también una invitación a coquetear con las cumbres, desafiar las alturas y abrazar los árboles. Ármese de valor y láncese a una danza aérea entre las plataformas, donde cada paso es un atrevido acto de seducción con equilibrio y aventura.

Parc animalier. Les Angles

Los amantes de la vida salvaje pueden pasear de la mano por el Parc Animalier, donde la fauna local se revela en un ballet natural. Es un romance silencioso entre el hombre y la naturaleza, una oportunidad para enamorarse de las miradas curiosas y tranquilas de estos animales.

Déjese llevar por los perros de trineo en un viaje épico de amor polar, donde el aliento helado se mezcla con el calor del pelaje.

Chiens de traîneaux

Por último, sucumba a los encantos envolventes de los baños de azufre, donde el agua caliente acaricia la piel y alivia los músculos cansados. Es un idilio de bienestar, un momento de relajación absoluta donde cuerpo y mente se encuentran en un abrazo relajante, lejos del frío exterior.

Bains sulfureux

Pulsations d’hiver: marque el ritmo de su jornada con los actos organizados por Neiges Catalanes

Cada estación, como un pretendiente deseoso de conquistar su corazón, le ofrece un abanico de actividades y animaciones para despertar sus sentidos durante las vacaciones escolares.

Déjese hechizar por los descensos iluminados con antorchas, orquestados con pasión por las Escuelas Francesas de Esquí, donde la noche se ilumina con un resplandor ardiente, creando una complicidad luminosa entre los esquiadores.

A continuación, pasee por los mercados locales, auténtico punto de encuentro de gourmets y artesanos, donde los productos locales desvelan sus encantos en un nupcial desfile de sabores y olores.

Mercados locales

El Festival Givré des Angles, por su parte, utiliza su encanto helado para atraerle a un torbellino de festividades, mientras que el Mercat d’Aqui, la Guinguette Hivernale y la feria del vino, el queso y el chocolate prometen una exquisita unión de cultura, comida y paladar.

Practicar snowtubing o degustar los vinos blancos del Rosellón en Font Romeu son sólo algunas de las emociones que se ofrecen.

Snowtubing en la estación de Font Romeu

La pista de hielo Philippe Candelero de Font Romeu, donde el hielo se convierte en escenario de enfrentamientos caballerescos, es también el lugar indicado para las actividades y demostraciones de hockey. Por su parte, el concurso de trineos Haribo de Font Romeu invita a volver a la infancia, en un estallido de alegría compartida.

En Bolquère Pyrénées 2000, déjese hechizar por el esquí nocturno, donde las pistas, iluminadas por un ballet de luces, le invitan a una danza íntima con la montaña. Los concursos de muñecos de nieve organizados durante las vacaciones escolares son una oportunidad para que usted y su familia creen recuerdos tan efímeros como maravillosos. Por último, prepárese para un duelo de corazones con el tiro con arco de combate y el tiro con arco. Estas actividades despertarán su interés como una flecha en el corazón, combinando hábilmente adrenalina y precisión.

Esquí nocturno en Bolquère Pyrénées 2000

Para los aventureros, el circuito de hielo de La Quillane ofrece un baile con adrenalina, mientras que los paseos en trineo tirado por perros en Cambre d’Aze susurran los secretos de una naturaleza salvaje e indómita, en un tête-à-tête con la inmensidad.

Por último, exposiciones, talleres de creación, conciertos y veladas teatrales en Formiguères son sólo algunas de las ocasiones en las que la cultura abraza al invierno, en un último ramillete de emociones y descubrimientos. Sin olvidar las veladas musicales y las degustaciones de ostras y vino blanco. Y nuestro favorito: las demostraciones de talla en madera que transforman insensibles trozos de madera en conmovedoras obras de arte, captando la esencia misma de la montaña en cada golpe de cincel.

Las estaciones de nieve catalanas demuestran que el suave invierno mediterráneo no es obstáculo para una exitosa temporada de esquí. Combinando unas condiciones de esquí de primer nivel con un abanico de actividades complementarias, ofrecen un destino de elección para todos aquellos que quieran vivir la montaña de una manera diferente. Esquí, bienestar, aventura y naturaleza se unen aquí en un armonioso equilibrio que invita a descubrir y maravillarse temporada tras temporada.


Te puede interesar…

Neiges Catalanes, el secreto mejor guardado de los Pirineos