La estación de esquí sueca de Hammarbybacken, situada en Estocolmo, une fuerzas con el Grupo Volvo para desarrollar soluciones eléctricas y convertirse en una estación de esquí libre de combustibles fósiles.

Hammarbybacken es la estación de esquí más antigua de Suecia y está situada en el distrito de Hammarby Sjöstad, a unos 10 minutos del centro de Estocolmo. Esta pequeña estación de esquí ha experimentado una notable transformación a lo largo de las décadas. Al principio, un simple trampolín de saltos de esquí entretenía a los aficionados a los deportes de invierno en los años veinte. Más tarde, en los años 60, el interés se centró en el esquí alpino, lo que llevó a la instalación del primer remonte en 1966.

Gestionada por el municipio de Estocolmo, Hammarbybacken vio cambiar su destino cuando las autoridades decidieron ampliar la estación. Utilizando escombros de un estadio en construcción, la colina se amplió hasta los 87,6 metros, con la adición de un segundo remonte, un cañón de nieve, iluminación de pistas y diversos servicios de restauración. Como resultado, Hammarbybacken se ha convertido en una auténtica estación de esquí a pequeña escala, aunque sigue siendo una de las más pequeñas de Europa. Sin embargo, su proximidad a Estocolmo y su accesibilidad a través del metro la han hecho extremadamente popular.

En 2006, la gestión de la estación pasó a manos de Skistar, el principal operador de esquí de Escandinavia. Skistar es una empresa sueca que explota y desarrolla estaciones de esquí en Escandinavia. El grupo es líder del mercado en la región con 10 estaciones de esquí en Suecia (Åre, Vemdalen, Sälen, Tandådalen, Hundfjället, Skellefteå, Kungsberget, Bjursås, Romme Alpin), Noruega (Hemsedal, Trysil, Gaustablikk) y Austria (St. Johann in Tirol).

Estación de esquí de Hammarbybacken

Skistar ha seguido desarrollando Hammarbybacken aumentando su altura hasta los 93,5 metros, mejorando las pistas e instalando un sistema completo de nieve artificial que cubre todo el dominio esquiable. Además, la estación ofrece ahora actividades de verano como esquí plástico, ciclismo, paseos en Alpine Coaster e incluso escalada en roca, proporcionando una experiencia durante todo el año, ya sea bajo el sol del verano o en la nieve del invierno.

Hammarbybacken: soluciones globales para minimizar el impacto

El objetivo del proyecto es demostrar la viabilidad de las estaciones de esquí sin combustibles fósiles y, al mismo tiempo, poner de relieve la necesidad de soluciones globales que funcionen de forma sinérgica para lograr la máxima eficiencia.

En la estación de esquí de Hammarbybacken, en Estocolmo, una cargadora de ruedas eléctrica L25 de Volvo Construction Equipment (Volvo CE) y una unidad de potencia PU500 con un sistema de almacenamiento de energía en batería (BESS) y cargador integrado de Volvo Energy forman parte de una revolución silenciosa. Estas innovaciones se están utilizando junto con otras soluciones eléctricas.

La cargadora sobre ruedas y el generador eléctricos se complementan con otros equipos eléctricos, como una motonieve y una máquina pisanieves, todos ellos operativos en la estación de esquí de Hammarbybacken, en el centro de Estocolmo. La estación, gestionada por SkiStar, el mayor operador de esquí de Suecia, probará estas soluciones eléctricas hasta el final de la temporada de esquí. El objetivo es obtener información operativa y evaluar su potencial de implantación en otras estaciones de esquí.

Niklas Wahlberg, Vicepresidente de Asociaciones y Soluciones de Sistemas del Grupo Volvo, ha declarado: «Creemos que la colaboración es esencial para impulsar la necesaria transformación de una plataforma marrón dependiente de los combustibles fósiles a una plataforma verde.

«ESTA TRANSICIÓN DEBE PRODUCIRSE RÁPIDAMENTE Y A GRAN ESCALA»

«La iniciativa piloto de Hammarbybacken pretende demostrar la viabilidad de mejorar la sostenibilidad en las estaciones de esquí, garantizando una experiencia más agradable para todos. En última instancia, si queremos que los deportes de invierno perduren para las generaciones futuras, es imprescindible la participación colectiva de todas las partes interesadas».

Esquí con cero emisiones: avances eléctricos en Hammarbybacken

La L25 Electric, entre otras soluciones eléctricas, presenta cero emisiones y niveles mínimos de ruido, lo que la hace ideal para entornos serenos como las estaciones de esquí. También es adecuado para lugares de gran altitud donde el aire está enrarecido, como las pistas de esquí de montaña. La L25 Electric forma parte de la creciente gama de máquinas de emisiones cero de Volvo CE, que incluye cargadoras de ruedas compactas, excavadoras, la EC230 Electric de tamaño medio y la máquina de conversión L120H Electric. La última incorporación a la gama es la EW240 Electric Material Handler, que está conectada a la red eléctrica.

Hammarbybacken

En Hammarbybacken, la energía para las soluciones eléctricas la suministra un sistema móvil de almacenamiento de energía en batería (BESS) PU500 con cargador integrado, suministrado por Volvo Energy. Esta unidad de suministro de energía tiene una capacidad de unos 330-400 kWh, lo que es crucial para lugares como las estaciones de esquí, donde el acceso a la red puede ser limitado. En el caso de Hammarbybacken, la unidad de alimentación extrae 86 kWh de electricidad de la red, procedente de la hidroelectricidad, para cargar todas las soluciones eléctricas in situ, independientemente de la marca.

Volvo Energy, un área de negocio del Grupo Volvo, se dedica a impulsar los esfuerzos de electrificación y sostenibilidad del Grupo mediante soluciones de carga, almacenamiento de energía, optimización de baterías y gestión del ciclo de vida de las baterías. Las baterías de segunda vida, que todavía tienen un importante potencial sin explotar, se han reutilizado para la PU500 en Hammarbybacken. Estas seis baterías alimentaron originalmente aplicaciones del Grupo Volvo durante su primera vida útil, y Volvo Energy está maximizando ahora su valor reutilizándolas.

Como parte de una colaboración con SkiStar, el Grupo Volvo llevó a cabo un proyecto de tres meses el verano pasado en Sälen. En el proyecto se utilizaron dos soluciones Volvo CE y un camión eléctrico Volvo FE para llevar a cabo una construcción con cero emisiones.

Ambas empresas están comprometidas con la iniciativa Science Based Targets. Science Based Targets (SBTi) es un programa conjunto de CDP, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, el Instituto de Recursos Mundiales y el Fondo Mundial para la Naturaleza. Su objetivo es ayudar a las empresas e instituciones financieras a establecer objetivos ambiciosos de reducción de gases de efecto invernadero (GEI) basados en la ciencia para combatir el cambio climático.

Para alcanzar el objetivo de cero emisiones en 2050, el Grupo Volvo pretende tener vehículos 100% libres de combustibles fósiles en 2040.