Baqueira Beret, enclavada en los majestuosos Pirineos españoles, es famosa por sus impecables pistas de esquí y su pintoresco entorno. Pero detrás de este paisaje invernal se esconde una tecnología avanzada y unos esfuerzos dedicados a garantizar una calidad de nieve excepcional.

Una de las claves del éxito de Baqueira Beret reside en su proceso de producción de nieve. Los equipos trabajan con notable profesionalidad y precisión, utilizando avanzados sistemas de monitorización para evaluar las condiciones meteorológicas y ajustar la producción de nieve en consecuencia. He aquí un acercamiento a la magia de la noche…

Un paraíso para el esquiador apoyado en la tecnología

La influencia atlántica y la orientación de las pistas de esquí de Baqueira Beret aportan una cierta cantidad de humedad y precipitaciones que contribuyen a la formación de una nieve densa y compacta, ideal para los deportes de invierno.

Vista general de la estación de Baqueira Beret

El trabajo de la nieve en Baqueira Beret comienza en los años 90.» La temporada 1989-1990 resultó ser particularmente seca, sin lluvias notables. Ante esta situación, la dirección comprendió rápidamente la necesidad de intervenir para salvaguardar la temporada. En 1990 dimos los primeros pasos con la nieve de cultivo. En las últimas tres décadas hemos sido testigos de tres grandes avances tecnológicos.

Inicialmente, utilizamos enormes cañones de nieve, verdaderos dinosaurios de la tecnología, lanzando agua al aire, un método que resulta en una importante pérdida de energía. La segunda generación marcó un avance significativo, trabajando con sistemas de pequeñas aberturas para el agua y el aire. Esta innovación permitió pulverizar finas gotas de agua, aceleradas por un chorro de aire, con el fin de minimizar el tamaño de las gotas para una cristalización más rápida, reduciendo así la pérdida de agua y la formación de hielo superflua en las pistas.

La tercera y actual etapa de esta evolución se refiere a los cañones modernos, diseñados para producir «microgotas». En este sistema, el chorro de aire está perfectamente sincronizado con cada gota de agua, optimizando el uso de agua y energía. Estamos en plena era de la tercera generación de cañones de nieve», explica Bertran Montoya del Departamento de Montaña de Baqueira Beret.

Cañones de nieve de nueva generación: ahorro de agua y sostenibilidad

La estación de esquí de Baqueira Beret está equipada con 775 cañones de nieve, distribuidos estratégicamente por todo el territorio. » Tenemos dos tipos de cañones: los de alta presión y los de baja presión, cada uno de los cuales juega un papel clave en la producción eficiente y responsable de nieve. Recientemente hemos sustituido 50 cañones por modelos de última generación», explica Montoya.

Producción de nieve en la estación de Baqueira Beret

Estos cañones están diseñados para utilizar un mínimo de agua mientras se maximiza la eficiencia de la producción. El objetivo es maximizar la producción a temperatura marginal, en menos tiempo y con más simultaneidad. Este avance tecnológico contribuye no solo a una mejor calidad de la nieve, sino también a una gestión más sostenible de los recursos hídricos.

» A partir de mediados de noviembre, comenzamos un proceso meticuloso de observación de las temperaturas y de la humedad, sobre cuya base elaboramos nuestras previsiones. Nuestro objetivo es preparar la apertura de la estación alrededor del 25 de noviembre. Para ello, analizamos en detalle todos los datos meteorológicos disponibles, con miras a hacer proyecciones fiables y garantizar una apertura puntual de la estación.

Nuestra estrategia se basa en una capacidad de producción consecuente. Nuestro objetivo es maximizar el uso de las horas más frías para producir un volumen óptimo de nieve. En las primeras etapas de nuestro desarrollo, nuestra capacidad era limitada. Sin embargo, ahora tenemos la capacidad de cubrir toda la zona de esquí. Por ejemplo, a la 1 de la mañana, si la temperatura cae a -8 ºC y las condiciones son ideales para producir nieve de alta calidad, tenemos la capacidad de activar el conjunto de los cañones de nieve. Esta flexibilidad se aplica a todas las áreas de nuestro dominio», detalla Bertran Montoya.

Producción de nieve en la estación de Baqueira Beret

El agua como fuente de vida: prioridad al desarrollo sostenible

La estación de Baqueira Beret se compromete a minimizar su huella ecológica, asegurándose de que el uso del agua para la producción de nieve no afecte negativamente a los ecosistemas locales. Por otra parte, insiste en que no se realiza ninguna extracción en el río para la producción de nieve.

«En Baqueira Beret, la producción de nieve de cultivo no consiste en extraer agua directamente de los ríos. Utilizamos tanques de agua especialmente dedicados a la fabricación de nieve que se reabastecen cada año. Los 190.000 m3 de agua en Beret se reabastecen cada año con agua de deshielo y agua de escorrentía. Después de la temporada, cuando la nieve se derrite, recogemos el agua y la almacenamos en nuestros estanques. Este proceso es autónomo y no implica ninguna extracción en arroyos u otras fuentes naturales», destaca Bertran Montoya.

Innovación y experiencia: los secretos de un damasco de calidad

El objetivo principal de Baqueira Beret es conseguir abrir el 70% de su dominio esquiable a diario, un desafío importante. Para optimizar su utilización, los 35 expertos en el cuidado de la nieve de la estación trabajan en dos equipos: uno de las 17.00 a la 1.00 horas y el otro de la 1.00 a las 9.00 horas. En Baqueira hay 18 máquinas pisanieves (9 de ellas con cabrestante). Durante el día, uno o dos de ellas suelen estar activas.

» Para lograrlo, nos esforzamos por fortalecer nuestro equipo de profesionales. Es un reto en sí mismo mantener la continuidad profesional para las personas que trabajan solo 4 a 5 meses al año, ya sea dentro de la estación o en sectores relacionados como la maquinaria pesada o la silvicultura. Esta política pretende maximizar la calidad de nuestras pistas. Sin embargo, con un turnover de 8 personas, la retención de nuestro personal sigue siendo un desafío».

Daños en la estación de Baqueira Beret

Análisis preciso y diario de la capa de nieve

Además de sus 18 máquinas, la estación dispone de apisonadoras específicas para el Snow Park y las pistas de esquí de fondo. Cada noche, estas 18 máquinas cartografían toda la estación, lo que permite monitorear en tiempo real el espesor de la nieve desde el ordenador del responsable del polo Montaña. » Nuestro plan de eliminación de residuos tiene como objetivo principal mejorar las conexiones a través de la estación. De nuestras 2.273 hectáreas de finca, y nuestras 114 pistas, 431 hectáreas están cuidadosamente pisadas regularmente. El uso optimizado de la nieve de cultivo es posible gracias a un programa GPS integrado en todas nuestras máquinas, que mide el espesor de la nieve en tiempo real.

Este año, hemos innovado adquiriendo un dron matriz 300, equipado con un sistema para realizar los estudios topográficos estivales, reemplazando así los costosos sobrevuelos aéreos. Estos datos se integran en nuestro sistema GPS. Esto nos hace autónomos: en caso de trabajos o averías, podemos actualizar las informaciones y el dameur dispone de una visión actualizada al 100% del terreno. Un sistema de color facilita la planificación de los trabajos nocturnos, optimizando los desplazamientos porque sabemos exactamente dónde buscar la nieve. Desde 2019, esta tecnología nos ayuda a ahorrar combustible y tiempo, y hace que la planificación del trabajo sea mucho más eficiente. Las máquinas se comunican entre sí, garantizando una actualización constante en tiempo real. Estimamos haber ahorrado más del 8% de combustible», nos revela Bertran Montoya.

Un know-how 100% pirenaico

» Los dameurs de los Pirineos son generalmente muy versátiles debido a que se enfrentan diariamente a condiciones meteorológicas muy exigentes. En los Pirineos, las nevadas de un metro son raras y las fluctuaciones de temperatura frecuentes. Como resultado, nuestros equipos deben dominar perfectamente el trabajo de la nieve de cultivo. Además, con los vientos cambiantes que mueven la nieve, es crucial saber compactarla y volver a colocarla. Estos desafíos exigen a los dameurs un alto nivel de competencia técnica, permitiéndoles operar eficazmente incluso con poca nieve».

Más allá de estas misiones diarias, cada año se realiza un trabajo considerable en las pistas en verano con movimientos de terreno.»  El objetivo es orientarlos lo más hacia el norte para conservar mejor la nieve. También fomentamos el crecimiento de la hierba, creando una alfombra natural para mantener la nieve. La ausencia de piedras es esencial para garantizar una experiencia de esquí segura y agradable. Este know-how es el resultado de una combinación de numerosas competencias y técnicas».

Durante el verano se utiliza un dron no tripulado para identificar y cartografiar todas las pistas de la estación e informar a los damers. «Gracias a su cámara infrarroja, facilita las tareas de mantenimiento, como la inspección de las líneas de telesilla y la verificación de la temperatura de los rodamientos, eliminando así la necesidad de intervención de un técnico in situ», completa Bertran Montoya.

Esquí en la estación de Baqueira Beret

La estación de Baqueira Beret se posiciona como líder en la producción de nieve sostenible, combinando tecnología avanzada y respeto al medio ambiente. Esta armonía entre innovación y sostenibilidad garantiza no solo experiencias de esquí excepcionales para los visitantes, sino también un futuro prometedor para el esquí en los Pirineos españoles.


Te puede interesar

Baqueira Beret apuesta por el desarrollo sostenible

Guarderías Baqueira Snowcamp: el paraíso de los peques en el Val d’Aran