La nieve por efecto lago o nevada por efecto lacustre (en inglés lake-effect snow) es un fenómeno meteorológico que provoca intensas nevadas en las proximidades de los grandes lagos.

El repentino episodio de nieve por efecto lago, ha disparado las alarmas por una brusca tormenta invernal que dejará grandes espesores y carreteras bloqueadas en varias zonas de Estados Unidos que están próximas a lagos. Suele ocurrir a finales de otoño así como a principios del invierno y su brusquedad, tiene actualmente en alerta por fuertes nevadas a los ciudadanos de Nueva York, Pennsylvania y Ohio.

¿Qué es la nieve por efecto lago? 

Es una virulenta masa de aire frío que al desplazarse por encima de las cálidas aguas de un gran lago, absorbe el vapor de agua y la energía térmica que emana de él, para después precipitarlo bruscamente en forma de nieve.

Este efecto se puede intensificar cuando la masa de aire frío asciende -por medio de una nube orográfica- haciendo que disminuya aun más su temperatura generando copiosas e intensas nevadas en forma de «cinturón de nieve«.

Nieve efecto lago en Nueva York – EE. UU.

El manto níveo que genera el efecto lago puede llegar a varios metros en pocas horas pero es necesario que se den unas circunstancias muy concretas:

  • Lagos: la masa de aire frío necesitará el vapor de agua y la energía térmica de un lago o una gran retención de agua. Si la temperatura del agua es elevada, las precipitaciones de nieve por efecto lago serán más bruscas. Sin embargo, si el lago está helado será prácticamente imposible que se produzca una nevada por efecto lacustre.
  • Inestabilidad atmosférica: debe existir una diferencia de temperatura de 15º entre el agua existente en la superficie del lago y la temperatura a 1500 m de altitud sobre el nivel del mar. Este factor será imprescindible para que la enorme inestabilidad atmosférica, genere nubes altas, gélidas y densas que posteriormente precipitarán en forma de nieve.
  • Recolección de vapor de agua: para que se genere la nieve por efecto lago, será necesario que la gran masa de aire se desplace durante muchos kilómetros por encima de una gran retención de agua, donde captará una gran cantidad de vapor de agua y energía térmica.
  • Orografía: la presencia de montañas puede provocar que las masa de aire frío ascienda en altitud, haciendo que descienda su temperatura y provocando que naturalmente, se produzca una mayor precipitación en forma de nieve.

 Te puede interesar 

¿Qué diferencia existe entre tiempo y clima?

Tipos de nubes: formación de las tormentas y otros fenómenos