Esquiar en Austria será posible este invierno para las personas que dispongan del pasaporte sanitario. El destino de esquí internacional Ischgl que está siendo juzgado por posible negligencia por generar el inicio de la pandemia en Europa, ha hecho mella en la notoriedad de las estaciones de esquí austriacas y el objetivo es poder volver a abrir las pistas con el máximo de seguridad.

Las normas para disfrutar de las estaciones de esquí de Austria serán severas y no se permitirá acceder a sus pistas a aquellos turistas que no cuenten con un pasaporte covid.

Austria abrirá sus estaciones de esquí sin aforo limitado pero con estrictas normas Covid

La temporada pasada, las estaciones de esquí de Austria estaban abiertas pero los alojamientos permanecieron cerrados, favoreciendo que solamente el público esquiador de proximidad pudiera disfrutar de las pistas tirolesas.

Actualmente, Austria esta registrando 2.100 nuevos casos de coronavirus por día y está vacunada el 60% de la población (5.500.000 personas).

Y es que las estaciones de esquí austriacas y sus alojamientos deberán acatar las normas estatales y pedir el certificado COVID para vender sus forfaits o para generar reservas en los hoteles y apartamentos.

glaciar-esqui-austria
Vistas del glaciar austriaco de Hintertux

Salvo que las condiciones sanitarias cambien de forma drástica, la temporada 2021-2022 en Austria será sin restricción de aforos y los remontes funcionarán a pleno rendimiento siempre y cuando los usuarios porten una mascarilla FPP-2 durante el trayecto. Si buscas  mascarillas para hacer deporte en el enlace te dejamos algunas recomendaciones.

El apres-ski austriaco no será como antes de la pandemia

Las estaciones de esquí de Austria son famosas por su ambiente après ski pero esta temporada será diferente. Los locales après ski seguirán la misma normativa que en el resto del país, debiendo mostrar un certificado que testifique la inmunidad del individuo aunque en el caso de que aumenten los pacientes en cuidados intensivos, solo podrán acceder las personas vacunadas negando incluso el acceso a las personas que lleven una test PCR negativo. El objetivo es aportar seguridad a todos los usuarios y sobre todo prevenir brotes de coronavirus tanto en los dominios esquiables como en sus resorts.

Vistas del pueblo haselgehr y el río Lech en los Alpes austriacos.

Las mascarillas y el pasaporte sanitario también será exigido en la restauración e incluso para acceder a las zonas acotadas donde se podrá disfrutar de los clásicos mercadillos navideños del Tirol.

La famosa «normativa 3-G» de Austria sigue vigente, por lo que únicamente podrán acceder a los locales après ski aquellas personas que demuestren estar vacunadas, curadas o que se hayan sometido recientemente a un test de antígenos o una PCR. Dicha normativa será imperante en las estaciones de esquí de Austria durante toda la temporada de invierno para aportar seguridad a todos los usuarios. En el caso de que aumenten los contagios, solamente se les permitirá el acceso a las personas vacunadas.