Ya está nevando y las estaciones de esquí comienzan su actividad. Son muchas las personas que durante los próximos meses empezarán su andadura en el mundo de la nieve y otras muchas que continuarán aprendiendo y disfrutando de este deporte. Por ello, vamos a analizar los distintos tipos de nieve que nos podemos encontrar en pistas y cómo podemos identificarlos.

Antes que nada, hay que hacer hincapié en la formación de la nieve. Como vimos en el artículo de “Tipos de Nubes”, la formación de nubes que dan lugar a las precipitaciones se basa en los movimientos atmosféricos, concretamente en la combinación de masas de aire frío y aire cálido.

La nieve, se forma del mismo modo que la lluvia, solo que a temperaturas inferiores al punto de congelación. Por ello, los cristales de hielo no se derriten y al chocar entre ellos hacen que se formen los copos de nieve. La humedad y temperatura ambientes son muy importantes debido a que muchas veces puede nevar con temperaturas positivas, pero no cuaja sobre la superficie.

Esta combinación de temperatura-humedad hace que existan los distintos tipos de nieve. Las condiciones de la superficie en la que se depositan los copos y el paso del tiempo también configuran distintos mantos. Muchas veces es posible distinguir las distintas nevadas que han sucedido en un lugar haciendo un corte de nieve y analizándolo.

En los tejados es fácil diferenciar las distintas capas que se forman según las nevadas

Nieve polvo

Nieve muy seca, con muy poca humedad. Se forma a muy baja temperatura y destaca porque hay muy poca cohesión entre los copos.
En España es poco habitual, siendo bastante popular en cordilleras como los Alpes o las Montañas Rocosas donde la lejanía del mar reúne las condiciones necesarias para su formación.
Es la nieve preferida para esquiar, así como para aprender, ya que facilita los trazados y te da una sensación de seguridad ayudándote a controlar la velocidad. Además, tiene una textura esponjosa que amortigua las caídas.

Para reconocer este tipo de nieve, basta con observar alrededor, ya que esta nieve se levanta dejando una “nube de polvo”. Si aun así tenemos alguna duda, podemos coger un poco de nieve e intentar hacer una bola, cosa que nos será muy difícil.

Nieve dura

Esta nieve se caracteriza por un alto contenido de humedad. Al contrario que la nieve polvo, la cohesión entre los copos hace que esta nieve se estabilice y forme una capa uniforme.

Cuando la temperatura baja por debajo de cero grados, este alto contenido en humedad hace que la nieve se congele. Durante el día, según asciende la temperatura, la nieve va deshelándose y se transforma.
Lo más habitual en los meses crudos del invierno es que la nieve aguante todo el día (nieve helada), debido a las bajas temperaturas también durante las horas de luz.

En primavera, es normal que esta nieve nos la encontremos las primeras horas o incluso solo durante las primeras bajadas (la nieve también transforma por fricción con las tablas). Y según avanza el día, podremos encontrar la nieve primavera. Por la noche, las temperaturas vuelven a bajar y el agua se rehiela, formando de nuevo la nieve dura.

La nieve dura suele ser muy brillante

Algunas consideraciones para tener en cuenta con la nieve dura/helada es que el coeficiente de rozamiento disminuye, por tanto, la velocidad aumenta. Es una nieve sobre la que los esquiadores más experimentados se encontrarán más cómodos, siempre y cuando tengan los cantos de los esquís afilados.
Para identificarla podemos observar que la marca que dejamos al pasar por ella es mínima, y que cuando clavamos cantos para girar o derrapar suena por el hecho de que hacemos mucha presión.
Como curiosidad, las pistas de competición (como las de la Copa del Mundo) son tratadas y pisadas para que tengan nieve con estas características. Además, se las suele inyectar agua en estado líquido horas antes de las carreras para que esta se congele y la velocidad sea máxima. Es uno de los tipos de nieve más exigentes tanto técnica como físicamente.

Nieve Primavera

Coloquialmente “Nieve papa” o “Nieve de Pescadería”. Es una nieve de transición. Como su nombre indica es propia de los últimos meses de la temporada, cuando los días se alargan y las temperaturas son más cálidas.

Por la mañana la nieve se encuentra dura debido al trabajo de las máquinas pisapistas la noche anterior. A medida que pasa el día, el alto contenido de humedad de la nieve hace que pierda consistencia. Se forma una película de agua que da lugar a una nieve más húmeda.
Es usual que tras el paso de muchos esquiadores por este tipo de nieve se formen bañeras, montículos de nieve que pueden ser de grandes dimensiones.

Bañeras

La dificultad de esquiar sobre este tipo de nieve se basa en lo imprevisible que puede ser. En un mismo tramo nos podemos encontrar con nieve dura, nieve primavera, bañeras y distintas consistencias. Por ello el esquiador debe de realizar los virajes en los puntos más adecuados y hacer una lectura del terreno para que su descenso sea más cómodo y siempre teniendo en cuenta que los tipos de nieve pueden variar durante el descenso, debiendo adaptar nuestra técnica.

Dentro vs Fuera de pista

Para aquellos que se aventuren a esquiar fuera de pista, la terminología de los tipos de nieve aumenta considerablemente.
En pistas encontramos de manera general los tipos de nieve descritos anteriormente, a menudo combinados con nieve producida, procedente de cañones de nieve, con un grano más o menos fino.
En cambio, si nos movemos fuera de pista, la nieve no se trabaja, por tanto, se transforma diariamente por las condiciones ambientales.

Nieve virgen se denomina a la nieve que no ha sido pisada. No es otra que la nieve polvo (con poca humedad) y suele ser muy disfrutona, pero complicada a la hora de realizar giros si se trata de grandes espesores. Nieve fresca es también nieve reciente, procedente de la última nevada. Esta puede tener contener una mayor o menor humedad y a menudo se combina con las capas inferiores.

Nieve virgen

Fuera de pista también es normal la nieve dura o helada y existe una muy particular, la nieve costra. Se trata de una ligera capa de unos pocos centímetros de espesor de nieve que se forma al recongelarse por la noche y se superpone sobre una capa de nieve más blanda y húmeda.

Nieve costra

Este tipos de nieve se suele formar en zonas con viento. Cuando pasamos sobre este tipo de nieve notaremos que la capa de costra se hunde y perdemos velocidad sobre la nieve más blanda.

Tipos de Nieve en las Rockies

Esquiar en las Montoñas Rocosas es un sueño para cualquier aficionado al esquí. Las condiciones invernales de estas montañas, especialmente de la zona de Colorado, son estupendas para que haya una nieve polvo que se mantiene prácticamente todo el invierno.

Las claves para que esto ocurra es la gran altitud a las que se encuentran estas montañas, generalmente por encima de los 2500 metros; además de la lejanía del mar. Los frentes que llegan del Océano Pacífico, muy numerosos en invierno, atraviesan primero las montañas de California y Nevada, donde depositan una nieve más húmeda.

Después atraviesan una larga distancia para llegar hasta Utah o Colorado, por lo que los cristales de hielo pierden esa humedad oceánica y depositan una nieve muy seca y fría.

A continuación, en este vídeo en inglés se indican las diferencias entre la nieve de Colorado y la de Vermont, costa este de USA y muy cercana al Océano Atlántico.

Lake Effect Snow

Uno de los fenómenos de nevada más curiosos es el Lake Effect, o efecto lacustre. Este se forma en puntos cercanos a un lago de grandes dimensiones, cómo pueden ser los Grandes Lagos Norteamericanos. El lago se tiene que encontrar en estado líquido, es decir, no estar congelado.


Cuando llega un frente de aire gélido, procedente del polo norte, choca con las masas de agua cálidas del lago. Esta agua se enfría de forma muy rápida y asciende a la atmósfera de forma que devuelve toda el agua absorbido en forma de nieve. Debido a la inestabilidad de la atmósfera, suele ir acompañado de rayos y truenos.
En este timelapse se ve muy bien cómo la nieve prácticamente se “levanta” del lago.

Son nevadas muy intensas y localizadas en las costas de estos lagos. En ciudades como Buffalo dejan espesores de más de 5 metros a lo largo del año, llegando a acumular hasta 2 metros solo en una nevada.

Aquí podemos ver los impresionantes espesores y los diferentes tipos de nieve que encontramos en esas latitudes.

324x400-iloveski.gif (324×400)