Imagen portada noticia: Europa Press

Este fin de semana ha dado el campanazo de salida la Copa del Mundo de esquí FIS en Austria. La estación de esquí Solden, ha acogido durante todo el fin de semana a los mejores esquiadores y esquiadoras del planeta.

Como se veía en las pruebas de pretemporada, el francés Alexis Pinturault llega en un espectacular estado de forma y se posiciona desde la primera prueba, como un claro pretendiente al globo de cristal.

En la categoría masculina, la bandera de la república francesa ha ondeado con fuerza, con un podium copado por dos compatriotas en una de las pistas más emblemáticas del circuito. Pinturault alcanzó su victoria número 24 en la Copa del Mundo y relegó a la segunda plaza a su compañero de equipo Mathieu Faivre gracias a una ventaja de 0,54 segundos.

También fue la victoria número 12 del eslalon gigante de Pinturault en su carrera. Para Faivre, fue su mejor final desde el pasado mes de diciembre y su séptimo podio en su carrera según informaba FIS en un comunicado.

Imagen: Agencia Zoom Fotógrafo: Michel Cottin

Sin duda, el centro de atención de todas las cámaras, aficionados y profesionales estaban volcados en un solo atleta. Aquel que intentará tomar el relevo del gran Marcel Hirschner que puso fin a su carrera la temporada pasada.

A rey muerto, rey puesto y hay un francés que debora la nieve, las pistas y a sus adversarios y quiere ser el esquiador más rápido del mundo. Pinturault quedó segundo clasificado la temporada pasada y ha empezado el Campeonato del Mundo dando un golpe en la mesa.

El francés no perdió tiempo en la apertura de la temporada marcando un ritmo intenso y fuerte, arriesgando desde el principio. La primera manga le posicionó por delante de su compañero Faivre pero con un margen prácticamente ínfimo de 0.02 segundos.

«Fue realmente fantástico», dijo Pinturault después de la carrera.

«Tuve dos mangas muy sólidas, aunque la segunda fue realmente difícil ¡no veíamos la pista!».

El joven suizo Marco Odermatt, se clasificó tercero en la primera manga imponiendo un ritmo trepidante de bajada que pocos podían igualar, aunque en la segunda manga se cayó del Top10, por un error en su trazada y el esloveno Zan Kranjec, le arrebató el tercer puesto del podio, llegando a meta a 0,63 segundos del francés Pintarault.

Después de dos años consecutivos de cancelaciones en el glaciar Rettenbach de la estación austriaca Solden, la Madre Naturaleza finalmente cooperó este año, ofreciendo condiciones óptimas con cielos soleados y una pista con nieve muy compacta y dura.

Las mujeres han vuelto a dar espectáculo en este arranque de la Copa del Mundo FIS y si tenemos que destacar un nombre por encima del resto, sin duda tendremos que hablar de la neozelandesa de 17 años, Alice Robinson. Este fin de semana, ha subido a lo más alto del podium en Solden (Austria).

FIS MIkaela esquiImagen: Agencia EFE

Alice Robinson, puro talento y agresividad en cada giro

Una joven que ya apuntaba maneras el año pasado consiguiendo un segundo puesto en Andorra (Soldeu-El Tarter). Ni siquiera Mikaela Shiffrin, la imbatible americana que llegaba con fuerzas para revalidar el título conseguido en las anteriores dos ediciones, ha podido con Robinson.

Con un ritmo trepidante desde el portillón de salida hasta la llegada, Alice Robinson ha volado encima de sus esquís, parando el crono en  2:17.36, y a tan solo seis centésimas de la estadounidense Mikaela Shiffrin.

La veterana estrella de la Copa del Mundo Tessa Worley (FRA) consiguió finalmente hacerse un hueco en el tercer puesto del podio, entrando por la línea de meta a tan solo 0.36 segundos de la neozelandesa.

El único punto oscuro del sábado se produjo en la segunda manga, cuando Bernadette Shild (AUT) tuvo que ser evacuada en avión después del accidente. El diagnóstico reveló una rotura de Ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha. La Copa del Mundo del esquí ahora vivirá un largo parón hasta que se reanuden las pruebas en Finlandia (Levi) a finales de noviembre 2019.