Existen muchos aspectos que definen a Austria, como su carácter multicultural y acogedor con los turistas, pero si hay algo por lo que se conoce verdaderamente este país, es por su gran cultura de la nieve. Al fin y al cabo, es uno de los países en los que nació el esquí alpino moderno y casi un 35% de su población practica el esquí.
Austria está atravesado por los Alpes, que ocupan un 62% de su superficie, lo que le proporciona sus particulares orografía y clima, perfectos para la práctica de deportes de invierno como el esquí en condiciones óptimas. Sus numerosas montañas de gran altura y glaciares son la razón de que el país cuente con 22.000 kilómetros esquiables en sus cerca de 400 dominios esquiables. Esquiar en Austria es una experiencia increíble. La temporada de esquí en Austria es larga y con una excelente calidad de nieve.
© Arlberg Marketing GmbH_Photo Christoph Schoech

Austria: estaciones de calidad diseñadas para la comodidad del cliente

Las estaciones de esquí de Austria llaman la atención gracias a su modernidad y a la excelente calidad y el lujo de sus instalaciones, que se traducen en bienestar y comodidad para sus clientes. Sus remontes mecánicos, habitualmente de última generación, suelen contar con calefacción en los asientos y cubre sillas.
Además, la gran cantidad de remontes que hay en sus dominios esquiables permite una excelente conexión entre las distintas estaciones, facilitando a los esquiadores que se muevan libremente de un dominio esquiable a otro.
La clave de la excelencia en las instalaciones de las estaciones austriacas reside en su constante inversión en mejoras, que ya ha superado los 7 billones de euros desde el año 2000.
© Arlberg Marketing GmbH_Photo Christoph Schoech
A pesar de que las cifras de calidad y cantidad de nieve caída suelen ser excelentes en Austria, sus estaciones están muy bien preparadas para la fabricación de nieve artificial, con una enorme red de cañones de nieve que es ya capaz de cubrir más de un 60% de todos sus dominios esquiables.

El esquí forma parte de la cultura austriaca 

La fuerte cultura de la nieve existente en Austria se palpa en la vida diaria de sus habitantes: tradicionalmente, el esquí se empieza a practicar a una edad muy temprana. El esquí es allí una actividad extraescolar y un viaje habitual para las escuelas.
Austria es además el escenario de numerosas competiciones de esquí internacionales. De hecho, las primeras competiciones de esquí celebradas allí tuvieron lugar en 1906, cuando el método de enseñanza “Arlberg” (que recibe su nombre por una región de Austria en la que se encuentran varias estaciones míticas) era el estándar. Esto explica la gran cantidad de campeones del esquí nacidos allí y la gran cantidad de aficionados a las competiciones de esquí con los que cuentan.
© Arlberg Marketing GmbH_Photo Christoph Schoech
El esquí se integra así a la perfección con el resto de aspectos de la cultura austriaca, empezando por las numerosas actividades que conforman otra de sus tradiciones: su famoso après-ski, que complementa las jornadas de esquí con una enorme y variada oferta que se adapta a todos los gustos.