Entrevista con Christine Massoure, Directora General del grupo N’PY Nuevos Pirineos.

¿Por qué cree hay tan pocas mujeres a la cabeza de las estaciones? 

Christine Massoure: Hasta hace no mucho, por norma general se reclutaba a ingenieros. El corazón del trabajo se basaba en la técnica y el ambiente era tan hostil que ni se pensaba en contar con una mujer para ello.
La comunidad de las estaciones de esquí sigue siendo un entorno muy masculino y las pocas mujeres que han estado presentes durante varios años en este área todavía tienen que imponerse por sus habilidades, pero también por su comprensión de las limitaciones técnicas.
La ausencia de mujeres en las posiciones de dirección de dominios esquiables no es un problema de capacidad, es más un problema de requisitos de la posición y de limitaciones relacionadas con la actividad que hacen que este trabajo sea difícilmente compatible con la vida familiar. Estos son exigencias que habría que tener en cuenta para el futuro, porque no estoy segura de que las nuevas generaciones quieran dedicar sus vidas a su trabajo como lo hemos hecho en nuestra generación. Y esto es aún más cierto en estaciones medianas como las de los Pirineos.
Cuando queda libre un puesto de director, no hay demanda por parte de las mujeres. Esto es desafortunado porque, en lo que respecta al reclutamiento, con las mismas calificaciones, creo que preferiríamos elegir a una mujer.

Christine Massoure ¿Qué se puede hacer para cambiar esto?

Christine Massoure: Creo que las cosas están cambiando en los puestos de dirección general. Hoy en día, la función de dirección general es menos técnica, ya no se necesita estar permanentemente en el terreno y se beneficia de los relés técnicos con los colaboradores en el terreno. Se necesitan perfiles más estándar que trabajen en el futuro y el equilibrio económico esencial para la viabilidad de las empresas. En mi opinión, este tipo de posición estará cada vez más abierta a las mujeres.
Hoy en día, las mujeres directoras de estaciones siguen siendo perfiles atípicos, personas apasionadas por el medio. Incluso si ofreciéramos este tipo de trabajo a mujeres ingenieras, creo que no se apuntarían debido a las limitaciones y responsabilidades de esta profesión. Es la evolución de las funciones lo que permitirá a las mujeres estar más presentes. En este contexto, poco importa el género, es sobre todo la persona adecuada y el proyecto.

¿Qué valor extra puede aportar una mujer a una estación de esquí?

Christine Massoure: Una mujer aporta otra sensibilidad y un punto de vista benévolo a la empresa, pero también al servicio.
Nuestros empleados contribuyen totalmente al producto, al cliente. En la gestión de recursos humanos, la aprehensión de una mujer suele ser más humana, con más consideración. Y está el beneficio para el cliente: una mujer aporta una cierta sensibilidad en el servicio, incluso en los detalles. Pienso en particular en los baños: una mujer naturalmente comprende este problema para ella, pero también para sus hijos. Es lo mismo para las áreas de aprendizaje.
La mirada de una mujer es complementaria a la de un hombre. Es necesario tener ambas visiones en el manejo de un dominio esquiable, donde los equipos son generalmente muy masculinos.
La evolución de la posición de las mujeres en los dominios esquiables o en los conjuntos de estaciones depende de la evolución de las funciones de responsabilidad: con el desarrollo de los puestos de director (o directora) general, se eliminarán progresivamente esas barreras técnicas, incluida la psicológica.
Hace quince años, yo personalmente estaba más en el terreno y tenía algunas preocupaciones sobre el terreno. Hoy, mis preocupaciones son más financieras, en busca de financiación y nuevos métodos de gestión.