I Love Ski: ¿Puede hablarnos de usted y de su trayectoria profesional?

Jean-Marc Silva: Nací el 10 de diciembre de 1960, en Grenoble, un hermoso lugar rodeado de montañas. Ser de Grenoble hace que estés constantemente inspirado por la montaña, ya que al final de cada calle se ve una montaña.
Pronto tuve ganas de ir a trabajar ahí arriba. Comencé a practicar deportes de montaña en invierno como principiante de esquí de fondo porque mis padres no podían permitirse el gasto de que aprendiera a esquiar en pista. Viniendo de una familia sencilla, esa fue mi forma de acceder a la montaña, pasando más tarde a hacer escalada y alpinismo en verano.
Comencé a trabajar bastante pronto, cuando tenía 19 años, en Pomagalski. Tenía estudios de fabricación mecánica y, sobre todo, era un sostén para mi familia. Lamentablemente, tuve que dejar de estudiar. Mi padre era discapacitado, mi madre tenía cáncer y yo tuve que trabajar rápidamente para ganar dinero y mantener a mi familia. Cuando no se tiene otra opción, hay que adaptarse.
Comprendí rápidamente que con sólo el bachillerato no se puede ir muy lejos, así que continué mis estudios en clases nocturnas y obtuve un BTS de fabricación mecánica (de 46 candidatos, fuimos cuatro ganadores). A veces es duro ir a clase por la noche, así que, para cualquiera que pueda estudiar normalmente, ¡adelante!
Después me metí en una escuela de ingeniería en el turno de noche. Hice un año y paré. Yo ya era padre de familia y había otras maneras de salir adelante. Trabajé 8 años en la industria y finalmente tuve la oportunidad de trabajar en la estación de Les 7 Laux como director comercial de los remontes mecánicos: poder subir ahí fue la oportunidad de mi vida. Buscaban a alguien de la industria y en esa época el turismo no era creíble ni reconocido como modelo industrial. Entré a través de esa puerta y, un año después, el director se fue y el alcalde me pidió que tomara la dirección general de la explotación, las pistas y los remontes mecánicos de la estación (a cargo de 170 personas), a mis 29 años.
Fue una bonita aventura a pesar de que vivimos unas temporadas sin nieve (89-90-91). Al mismo tiempo, fue un momento fundamental para la montaña francesa, porque todos creamos colectivamente la PAM (Profesionales Asociados de la Montaña, que hicieron la famosa campaña «La montagne, ça vous gagne» durante 17 años en televisión).
Algún tiempo después, me di cuenta de que me faltaba algo: el conocimiento del turismo. Quería trabajar y aprender turismo a la vez. Es por ello que fui a Saint Malo en una compañía naviera como director comercial de la estructura y del TO dedicado y director general de la agencia de viajes Selectour Morvan Voyages. Durante esos dos años, aprendí esos oficios de turismo, ¡hasta que me harté! Soportar cinco meses de cielo gris en invierno es complicado (risas), así que respondí a un anuncio para la creación de la oficina de turismo de Les Arcs y Bourg Saint Maurice. La estación existía como una estación integrada pero aún no tenía una oficina de turismo. El municipio quería fusionar las organizaciones existentes y tener una sola oficina de turismo.
Trabajé allí durante 10 años, de 1993 a 2002, como director, y creé la central de reservas de Les Arcs en la forma de una agencia de viajes que aún hoy en día se encuentra bajo el mismo modelo económico que se autofinancia y es rentable. Fue un verdadero placer y un honor dirigir esta estación. Tuve la oportunidad de organizar una Copa del Mundo de Esquí Alpino (2001) en Les Arcs, el Tour de Francia (final de etapa en 1996), el Campeonato Mundial de Kayak de Piragüismo en 2002 en Bourg Saint Maurice, los campeonatos mundiales de KL en Les Arcs, con sus récords de velocidad en todas las categorías, y los primeros grandes snowparks que creamos en ese momento como eventos con Quiksilver (el QuikCup) y los módulos de salto XXL: no sabíamos que estábamos creando una disciplina que se convertiría en olímpica.

I Love Ski: ¿Y cómo pasó a formar parte de la creación de Arcs 1950?

 
Jean-Marc Silva: Fue una gran aventura con Les Arcs hasta que vimos llegar un proyecto con un promotor canadiense (el grupo Intrawest) que quería crear la estación de esquí ideal en Europa. La gente de mi generación no ha tenido la oportunidad de ser pioneros en la construcción de estaciones: esa es la generación de nuestros padres. Así que pensé: «Jean-Marc, esta es tu única oportunidad de vivir la creación de una estación» y me subí al carro y trabajé con Intrawest en 2002 para la creación de Arc 1950 de principio a fin. Comenzamos desde cero y creamos 4000 camas turísticas, 750 apartamentos y 40 negocios con un concepto totalmente innovador de América del Norte: ¡Tuve la impresión de trabajar allí durante 7 años! Nos basamos en un verdadero «saber-hacer» canadiense, donde el cliente está en el centro de todos los proyectos. Fueron los primeros, ya en el 2000, en hablar sobre experiencias únicas con el acento canadiense; hoy hablamos de ello todos los días. En Francia solíamos crear una estación lo mejor posible y luego atraer clientes. Los canadienses no trabajan así: escuchan al cliente y, según sus necesidades, crean una estación. Hoy, Arcs 1950 es uno de los mejores modelos de negocios franceses con una administración actualmente a cargo de Pierre y Vacances Premium y cuenta con una de las mejores tasas de llenado que existen en Francia, tanto en invierno como en verano.
Al final de esta aventura, la montaña francesa, que tenía varias organizaciones a cargo de la promoción, la comunicación y las relaciones con la prensa, tuvo la gran idea de reunirse y federar todos estos servicios y hablar con una única voz como agente de la montaña. Yo he sufrido esa falta de cohesión. Realmente fue un proyecto muy bonito en el que deseaba participar. Tuve el honor y el privilegio de ser el primer director de esta estructura que acababa de nacer y de ponerle nombre.
Creo que me atraen las creaciones: la oficina de turismo, el centro de reservas, la estación Arcs 1950 con Intrawest, la estructura France Montagnes… En su día, esa estructura era solo una imagen, un gran deseo de los agentes que querían trabajar juntos bajo el ímpetu de sus tres miembros fundadores (la Asociación de Alcaldes de Estaciones de montaña, Domaines Skiables de France y en Sindicato Nacional de Instructores de Esquí Franceses). Hoy es una realidad y una verdadera satisfacción personal. Hicimos de un proyecto una realidad.
Actualmente, France Montagnes representa a todos los agentes de la montaña francesa y mutualiza 3,5 millones de euros de presupuesto al año para promover la montaña y garantizar las relaciones de prensa de la montaña, su promoción y la comunicación en Francia y los mercados de Francia y del extranjero durante todas las temporadas.
Foto: Jean-Marc Silva. Crédito: Scalp

I Love Ski: ¿Cuáles son sus pasiones? ¿Qué hace en su tiempo libre?

Jean-Marc Silva: Además de esta carrera, también he tenido otras vidas (risas). La montaña ha sido omnipresente en mi vida. Me casé con Catherine Ogier, cuyos padres habían creado una pequeña estación de esquí, la Col de Coq, en Chartreuse con tres socios. Es una estación 100% privada: cortaron los pinos para hacer las pistas, vertieron hormigón para los remontes mecánicos, restauraron un redil para hacer un restaurante, establecer una escuela de esquí y disponer de un lugar para el alquiler de equipo. Siempre he admirado a estas personas. Todo esto me inspiró mucho.
Hoy en día tenemos dos hijos que evolucionan en las montañas tras haber pasado 11 años en el club de esquí de Les Arcs. Uno es el director de la oficina de turismo de La Rosière y el otro es arquitecto de montaña y se estableció en el norte de Isère. La montaña nos inspira constantemente.
También tenemos un pequeño chalet alpino en Tarentaise para reunirnos, para inspirarnos a través de la auténtica montaña: es la mejor idea de transmisión familiar que podría haber tenido. Es un lugar de reunión, muy auténtico, salvaje, básico y rústico, pero muy querido por quienes vamos allí. Es un lugar donde se puede practicar con raquetas de nieve o esquiar en invierno. En verano, al borde de un río al pie del bosque, se puede vivir la vida de antaño. ¡Y además el teléfono móvil no pasa! (Risas) Veo que los jóvenes de la familia que son criados allí y que se están haciendo mayores quieren volver. Se vuelve importante para ellos, es un lugar de reunión. Cuando puedo, lo abro a viajes de prensa para dar la bienvenida a amigos periodistas y mostrar facetas que nos tocan.
Y luego tengo otras facetas asociativas en paralelo: soy instructor nacional de buceo (MF1). Tenemos un club en Bourg Saint Maurice con 70 miembros que vienen a aprender a bucear. Es bueno dejar el mundo profesional de los negocios para ir a un mundo asociativo y enseñar voluntariamente. Es una satisfacción poder transmitir otra pasión. Pero al mismo tiempo, me mantengo en contacto con la naturaleza, en todas sus formas. Así, siento que mi mundo es un poco como una montaña que cae en el agua, que se está arriba o abajo, por encima o por debajo.
También soy presidente de una asociación deportiva de karate en Bourg Saint Maurice, porque lo practico desde los 20 años. Creo que, si no hubiera practicado este arte marcial, no podría haber hecho todo este recorrido, porque el karate me ha enseñado control mental y físico, manejo del estrés y cómo lidiar con los obstáculos.
Foto: Jean-Marc Silva practicando el telemark.

I Love Ski: ¿Cuáles son sus motivaciones hoy en día? ¿Por qué se levanta por la mañana?

 
Jean-Marc Silva: Creo que, durante toda mi vida, estuve en el lado del reclutamiento, para ir a buscar personas y hacer que compartieran nuestras pasiones y territorios (la montaña, el buceo, el karate…). Mi próxima inspiración será más para transmitir que para buscar.
He viajado por todo el mundo varias veces y me gustaría (aún no sé de qué forma) invertir en un sitio, un lugar, un «refugio» donde dar la bienvenida y transmitir esta pasión. En lugar de buscar personas, recibirlas y enseñarlas modestamente la montaña. La montaña tiene valores y debemos tener cuidado porque podemos perderlos rápidamente. La montaña es inspiradora, pero necesitamos informadores, personas que iluminen a nuestros visitantes para que se den cuenta de la oportunidad que tienen de estar en las montañas. La alta montaña es un entorno hostil (en su día, la evitábamos) y hoy debemos luchar para valorar, preservar y prestar atención a lo que hacemos para las generaciones futuras.
Nunca he «trabajado»: he vivido de mi pasión, de lo contrario no hubiera sido posible. Yo vivo por la montaña. Desearía que todas las personas pudieran trabajar en su pasión, de lo contrario creo que debe ser demasiado difícil trabajar (risas).
Sentí la llamada de la montaña muy joven y no tenía a nadie de mi familia cercana que conociera la montaña, pero fui contra todo pronóstico. Debemos escuchar, escuchar a la inspiración. Yo encontré mi Edén allí arriba. Por casualidad, un día conocí a Gaston Rébuffat, un gran alpinista y guía de alta montaña de Marsella que era un mito para mí. Lo conocí a la edad de 19 años, en una sesión de cine, y él me animó a ir allí. Cogí mi moto, fui a Chartreuse y me detuve en un campo desde donde veía la ciudad y la montaña. Estaba oscuro, miré a ambos, y decidí subir a la montaña.
Tienes que encontrar tu voz para inspirarte y luego ser inspirador. No solo puedes ser un consumidor en tu vida, en algún momento debes devolverlo. Yo intento hacerlo con el buceo: la gente me ha enseñado a bucear y ahora devuelvo lo que me dieron.
En mi familia, no tenía los medios para practicar el esquí alpino, pero unos familiares me invitaron a practicarlo. Una tía mía tenía una casa de campo en el Col de l’Arselier e ir allí provocó cosas en mí. Otra tía me invitó a pasear en verano por las montañas en Queyras. Antes no sabía realmente lo que era y, de repente, se me abrieron nuevos universos. Eso es muy importante. No hay suficiente conciencia de la influencia que podemos tener en los adolescentes y adultos jóvenes, ya que siempre pensamos que están en su mundo, mientras que están buscando inspiración.

I Love Ski: Cuando mira hacia atrás, ¿cuál es su mayor logro?

 
Jean-Marc Silva: Personalmente, mi familia: somos una familia unida y tengo el placer de ser abuelo de cuatro nietos. Creo que haber criado a nuestros hijos en las montañas ha hecho que sean personas saludables, fuertes, creativas y con aspiraciones. No tuvieron un problema de adolescencia; se acercaron más al deporte y las montañas. Hoy cada uno tiene dos hijos y es un placer verlos. Pero, al mismo tiempo, es una responsabilidad. Quiero que nuestros nietos vivan lo que hemos vivido, así que debemos ser responsables de nuestras acciones y del futuro.
Profesionalmente, estoy bastante sorprendido por lo que hemos conseguido en Arcs 1950: partir de la nada, reinventarlo todo y ver que hoy en día existe este pueblo, que encaja perfectamente con el paisaje y que Incluso se ha convertido en un modelo económico. Nos dijeron «nunca funcionará», pero, cuando tienes convicciones, debes asumirlas. ¡Como mi suegro cuando abrió Col du Coq en 1968!
También espero que nuestros hijos lleguen a crear cosas, porque creo que es muy motivador y energizante abrir caminos. Le toca a la gente de montaña abrir caminos y, cuando podemos hacerlo, es una gran satisfacción.

I Love Ski: ¿Dónde se ve en cinco años?

 
Jean-Marc Silva: ¡Parece que uno siempre debe ir más lejos, más alto!
Para ir más alto, tendré que terminar como guardián del refugio (risas). No iré a trabajar a la ciudad, no me interesa. Quiero seguir estando en este territorio que me fascina y buscar más la calidad de vida.
Todavía tengo cinco años de trabajo antes de la jubilación. Me gustaría poder dedicarme a un solo lugar y poder inspirar a otros y continuar esta cadena. Si puedo, me gustaría ser muy humilde y modesto, ser el Gaston Rébuffat de algunos jóvenes, y contarles lo que hemos vivido. Es un verdadero placer ver a los jóvenes que han elegido profesiones de montaña porque nos han visto. Sin quererlo, les hemos inspirado. Vivir en las montañas es más complicado, sí, es más difícil. Es más, requiere más esfuerzo. Pero también es una recompensa. Tienes que creer en tus sueños y hacer tus sueños realidad.
Siempre tuve una frase que me siguió toda la vida y que todavía me acompaña: «Donde hay voluntad, hay un camino». Cuando estás en la montaña, debes encontrar el camino, y la salida está siempre en la cima.
324x400-iloveski.gif (324×400)