I Love Ski: ¿Puede hablarnos de su carrera profesional y en la vida pública?
Jean-Philippe Monfort: Tengo 40 años y soy director de la oficina de turismo de La Clusaz desde el 18 de marzo de 2019.
Esta es mi primera experiencia en una estación, aunque trabajé mucho con estaciones y para estaciones tanto francesas como extranjeras.
Mi carrera es un poco inusual. Nací en Barcelonnette, en los Alpes del Sur. Fui educado en una familia militar y deportista y rápidamente me fue transmitida la pasión por las montañas.
Descubrí muy joven el esquí y la práctica de la montaña en todas sus formas. Viví en África, estudié el bachillerato en Camerún. Fue una experiencia bastante increíble, especialmente cuando uno tiene 18 años. Esto me influyó en la elección de mis estudios. En ese momento, solo tenía una idea en mente: volver al trabajo en Camerún, en el registro. Fui al final del bosque primario con amigos, cerca de la frontera con Gabón, fue una aventura. Decidí volver a Francia para realizar estudios de poca duración en logística internacional y volver a establecerme en Camerún.
Durante mis estudios, mi enamorada siempre estuvo ahí. Diploma en mano, en 2000, pasé 8 meses haciendo un viaje de iniciación a Sudamérica y Asia con mi novia (que se convirtió en mi esposa). Cuando regresamos, ella continuó sus estudios sobre Annecy y la seguí. Trabajé en logística y comercio internacional en una gran empresa en Ginebra. En ese momento, descubrí el esquí y la montaña en Aravis y La Clusaz. Ya conocía esta estación como cliente.
Luego quise unir mis pasatiempos (escalada, esquí de fondo, esquí alpino) con mi actividad profesional. Retomé los estudios para obtener una licencia en la Escuela de Negocios de Chambery. Me uní a esa carrera orientada al deporte y la montaña y trabajé en escalada y al aire libre para una pequeña empresa que fabricaba equipos de escalada, donde estaba a cargo del desarrollo internacional.
Había puesto mi trabajo y mis aficiones primer plano y en ese momento me interesaba la economía de la montaña: cómo se constituía, cómo los territorios aislados y pobres habían logrado asegurar una transición a una economía totalmente centrada en el turismo…
En 2007, me uní a Benoît Robert en France Neige International (él aún es el director del Cluster Montagne) y entré en una asociación que tenía como objetivo ayudar a los países extranjeros a desarrollar su oferta turística en la montaña.
Entre 2007 y 2019, pasé 12 años viajando por el mundo, descifrando los mercados e identificando proyectos de desarrollo, respondiendo a solicitudes de actores públicos o privados en las montañas, analizando sus expectativas y asegurando la implementación de redes con nuestras instituciones, nuestro ecosistema, incluidas nuestras empresas, los miembros de Cluster Montagne (oficinas de diseño, fabricantes de equipos como Poma, operadores como Compagnie des Alpes, especialistas en digitalización, de la diversificación del turismo…).
Gracias a esa experiencia, me di cuenta de que tanto los mercados maduros (Arco alpino, Escandinavia, Norteamérica) como los mercados emergentes a menudo tienen los mismos problemas y los mismos objetivos que nosotros.
Después de estos 12 años, a los 40, tenía sentido poner en práctica mi experiencia. Para mí era importante poner esta experiencia profesional al servicio de mis montañas. No vengo de Aravis y La Clusaz, pero considero que estoy hecho en la montaña.
I Love Ski: ¿Cuáles son sus motivaciones? ¿Qué hace que se levante por la mañana?
Jean-Philippe Monfort: Hoy, por mi experiencia, estoy convencido de que los destinos de montaña como La Clusaz tienen un futuro brillante. Antes de ser una estación de esquí (como es el caso de muchos centros turísticos en Tarentaise que nacieron del “plan de nieve”), La Clusaz es un pueblo de montaña antes que un centro turístico, con un verdadero patrimonio natural, cultural, gastronómico, arquitectónico y deportivo sólido que le permite ser una tierra de campeones. Quería comprometerme con un territorio que, según mi visión del desarrollo del turismo de montaña, cumple con las expectativas de los clientes de hoy y del mañana.
Más allá de las actividades deportivas como el esquí, el ciclismo de montaña, el senderismo o la exploración de nuestro parque infantil, hay una experiencia auténtica. Los clientes necesitan encontrar refugios seguros donde haya valores, un estado de ánimo positivo y una atmósfera única. Los actores económicos del territorio (restauradores, hoteleros, comerciantes, guías e instructores…) son familias, personas con una historia que contar. Cuando llegan los clientes, rápidamente identifican que las personas que tienen frente a ellos son locales del pueblo, que el “reblochon de la tartiflette” se hace aquí. Es un tesoro, y yo estoy muy apegado a estos aspectos. Creo muy sinceramente que formará parte de cada vez más factores de decisión de nuestra clientela francesa o internacional.
Foto : estación de esquí La Clusaz

I Love Ski: A sus 40, ¿cuál cree que ha sido su mayor logro profesional?
Jean-Philippe Monfort: Mis mejores experiencias están destinadas a ser humanas. Lo que traigo a La Clusaz, que se ha mantenido, es mi amplia visión del turismo de montaña, mi red de actores institucionales, económicos y académicos en Francia y en el extranjero, y finalmente la calidad de las relaciones humanas, que son indispensables para federar y llevar a cabo acciones colectivas. Los valores humanos son fundamentales: la montaña y el turismo de montaña se construyen gracias a hombres y mujeres. He viajado por más de cuarenta países de montaña, en más de 130 viajes profesionales (Andes, Siberia, Cáucaso, Montañas Rocosas, Cárpatos, Atlas, Himalaya…) y mis mayores éxitos están relacionados con reuniones donde, finalmente, sin hablar el mismo idioma, llegamos a entendernos. Éramos gente de montaña y queríamos lo mejor para nuestros territorios.
Aprecié todo el trabajo realizado en América del Sur (Chile, Argentina, Colombia) en territorios de montaña como Patagonia o Tierra del Fuego, que buscaban desarrollar sus actividades en un modelo de PPP (siglas en francés de Asociación Público Privada).
Promoví el desarrollo del esquí en el Cáucaso en el período anterior a los Juegos Olímpicos de Sochi en Rusia y Georgia en 2009, con una cooperación muy fuerte entre los Alpes y el Cáucaso del Sur. Conocí a personas extraordinarias que querían construir una economía no como lo habíamos hecho en el pasado, sino como nos gustaría hacerlo hoy si pudiéramos remodelar nuestras montañas. Esto requiere innovación y adaptación. Este fue el caso en el valle de Mestia.
Tuve la oportunidad de acompañar a Compagnie des Alpes como parte de su desarrollo internacional, con personas como Jean-Marc Farini y Frédéric Marion. Participé en sus primeras misiones para reactivar el mercado de esquí en Japón a partir de 2011. El acercamiento entre Francia y China en el campo del esquí y el turismo de montaña también fue muy gratificante en Sichuan o en la provincia de Hebei, alrededor de Beijing con los Juegos Olímpicos. Mis colaboraciones con centros turísticos escandinavos en el campo del turismo sostenible y el desarrollo de la estación veraniega también fueron muy instructivos. Estas acciones han permitido a los expertos franceses en bicicleta de montaña, como Bike Solutions, posicionarse en este mercado. También estoy muy orgulloso de las sinergias establecidas con el mercado norteamericano. Aunque nuestros modelos son diferentes, las lecciones y las misiones de evaluación comparativa han traído muchas lecciones a las estaciones en ambos lados del Atlántico.
En Francia, tenemos un conocimiento increíble en nuestro gobierno, nuestras empresas, nuestros profesionales en el campo… Una de mis grandes satisfacciones fue establecer contactos, animar a todos estos actores durante eventos especiales como Mountain Planet, donde reunimos a más de 200 representantes de estaciones, operadores, funcionarios electos y profesionales del turismo. Por ejemplo, tengo una foto de una estación de EE. UU. responsable de una estación de esquí iraní. Esta capacidad de hombres y mujeres de las montañas para superar las situaciones y decidir que todos somos actores en el esquí a nivel internacional, estas reuniones… Son momentos muy fuertes. Incluso si no hablamos el mismo idioma, compartimos este deseo: hacer que nuestras estaciones crezcan y que esta industria continúe.
I Love Ski: Es usted un gran defensor del desarrollo de la montaña. Hoy en día, ¿qué les diría a los detractores de la planificación de las montañas, especialmente del esquí? ¿Cómo ve el futuro del esquí?
Jean-Philippe Monfort: Refiriéndome a La Clusaz, con el centro del pueblo a 1000 metros sobre el nivel del mar, podemos considerar que la estación estará sujeta a cambios climáticos más importantes que otros complejos turísticos de gran altitud. Sin embargo, tengo confianza porque el macizo Aravis tiene características intrínsecas particulares (orientación, exposición…) que nos permiten estar bien cubiertos de nieve. Más allá del esquí, tenemos muchas ventajas durante las cuatro temporadas. Hay estudios sobre jóvenes que muestran que existe un atractivo en la montaña y la clientela elegirá su destino según criterios como accesibilidad, autenticidad, diversidad, creatividad y servicios. Realmente creo en el enfoque de las estaciones norteamericanas y en la importancia que le dan a los servicios. Trabajaremos colectivamente en La Clusaz: escuchar, dar la bienvenida y fidelizar a los clientes, sabiendo cuáles son sus expectativas y cómo adaptarse. Los montañeros han demostrado a lo largo de la historia su capacidad de adaptación e innovación y la montaña francesa se enfrentará al desafío.
324x400-iloveski.gif (324×400)