Imagen: Hautes Pyrénées

 

 

I Love Ski: Michel Pélieu, ¿podemos presentar su carrera y su participación en la vida pública?

 
Michel Pélieu: Después del Bachillerato hice mi servicio militar y regresé rápidamente a trabajar en el equipamiento, donde terminé como controlador principal. Dejé el sector muy temprano, a la edad de 55 años, y eso me permitió involucrarme plenamente en la vida pública. Mi primera elección se remonta a 1971 como concejal municipal en el municipio de Loudenvielle. En 1977 me convertí en alcalde de la comuna de Loudenvielle (65), y en 1983 asumí la presidencia de la Unión Térmica y Turística del Valle de Louron, estructura responsable del desarrollo del fondo del valle de Louron, incluyendo el lago y todas las instalaciones de ocio alrededor de Loudenvielle. En 1985 fui elegido consejero general, y me comprometí a reabrir la estación de esquí de Peyresourde, que había sido cerrada durante 5 años y fue en ese momento, donde fui elegido presidente en 1984. Hice un acercamiento con la estación de Agudes y en 1988 creamos la estación entre dos departamentos: Peyragudes, por la contracción de Peyresourde y Agudes. Como parte de una empresa de economía mixta con un grupo privado que fue la emanación de SOGEA, la creación de la «Compagnie Générale des Eaux», tuvimos una inversión dinámica de 3 años, pero desafortunadamente con tres inviernos muy difíciles (inviernos 88-89, 89-90 y 90-91).
En 1992, SOGEA solicitó la oportunidad de retirarse y negociamos un acuerdo interesante que nos permitió asumir la administración de la estación. Creamos una asociación según la Ley 1901 para mantener la estructura legal de SEM y la estación creció significativamente. En 1985, estábamos entre las últimas estaciones de esquí de los Pirineos y 15 años más tarde, estamos entre las primeras estaciones de los Pirineos. También hemos desarrollado varios proyectos inmobiliarios en Peyresourde. La estación de esquí de Peyragudes genera hoy entre 9 y 10 millones de euros de CA además de actividades de gestión inmobiliaria. Es una empresa que cuenta con unos 12 millones de euros de facturación, que emplea a 180 personas en invierno, alrededor de 40 en el año y ha generado alrededor muchas empresas y una actividad económica importante. Al mismo tiempo, como Presidente del Sindicato de Aguas Termales y Turísticas, inicié la creación del primer centro SPA de los Pirineos franceses, en el año 2000: Balnéa.

I Love Ski: ¿Clasificaría como exitoso el proyecto de Balnéa?

 
Michel Pélieu: Desde el primer año, hemos tenido cierto éxito, con 7 empleos, 50,000 admisiones y un volumen de negocio relativamente modesto. El éxito de Balnéa alcanzó tal punto, que fue necesario construir rápidamente nuevos espacios: el primero era un espacio romano y el segundo un espacio nativo americano. Luego desarrollamos tratamientos de cabina, baños japoneses, que nos permitieron ganar hasta un 20% más de facturación. Luego creamos un espacio inca, y actualmente se está construyendo un nuevo espacio lúdico acuático: los baños mayas. Hoy, 20 años después, tenemos 300.000 vistantes por año, 5 millones de euros en ventas, 45 empleos y 70 personas trabajando en verano. Es una actividad que funciona muy bien y que me preocupa menos que la nieve porque depende menos de las condiciones climáticas. También hemos hecho desarrollo en todo el valle; estamos construyendo una conexión de telecabina entre Loudenvielle y Peyragudes para garantizar la sinergia entre el dominio de gran altitud y el valle.
El fondo del valle es una importante zona de ocio, con vuelo libre, rutas peatonales y ecuestres, descensos en bicicleta de montaña … El propósito es llegar a ser un parque de diversiones que abarcará la parte alta de la estación (en el cual encontramos tirolinas, trineos y equipos divertidos en verano) conectados en la parte inferior por la telecabina que servirá de método de transporte pero también de atracción turística. La instalación se llamará «SkyVall»: «Sky» para el lado aéreo de la telecabina y «Vall» para Vallée du Louron, haciendo un guiño a la película de James Bond, Skyfall, porque Peyragudes tuvo la oportunidad de ser un lugar de rodaje para una película de James Bond. Sin mencionar el desarrollo de un camping de 5 estrellas con alojamiento en forma de bungalows, con piscina, jacuzzis, saunas, etc.
En unas pocas semanas, comenzará la construcción de un hotel de 4 estrellas con 60 habitaciones y otras novedades.

Cuando fui elegido consejero general en 1985, permanecí durante un largo tiempo como vicepresidente y fue en 2011 cuando asumí la presidencia del departamento de Hautes-Pyrénées, en el cual trato de llevar la innovación, en un contexto difícil donde los departamentos son un poco toscos por falta de medios. Pero nos obliga a ser más inteligentes y pensar en encontrar soluciones a nuestros problemas.

I Love Ski: ¿Cuáles son sus principales retos? ¿Por qué se levanta por la mañana? 

 
Michel Pélieu: Me levanto por la mañana porque tengo gran pasión por todo esto. Soy sin duda un elegido atípico, no soy el elegido que se levanta para hacer política. Lo que me interesa y me motiva es construir. Fui senador durante cuatro meses para reemplazar al senador que falleció durante su mandato. Podría haber elegido ir al Senado, hubiera sido mucho más cómodo para mí, incluso materialmente. Pero los 4 meses que pasé como senador no me llenaron. Prefiero estar aquí en el terreno, en el departamento, hago un poco de lo que hice en mi valle, pero a mayor escala: construimos, renovamos, construimos carreteras, somos más protagonistas del desarrollo global. Vivo apasionadamente. El día que no haga nada, solo tendré que morir (risas). Necesito eso para vivir, me gusta estar agotado por el trabajo, primero porque duermo mal (risas) y si no estoy cansado, no duermo. Tengo que encontrar fatiga física, intelectual.
 

I Love Ski: ¿Cuál es el mayor éxito su carrera? 

 
Michel Pélieu: A nivel profesional, tuve la suerte de estar en una administración estatal. A menudo estaba afuera, me divertía. También me dio cierta flexibilidad en el uso de mi tiempo para administrar una vida profesional y una vida pública concomitantemente. No me quejo de mi carrera profesional, podría haber subido algunos pasos más si hubiera tomado la decisión. Pero prioricé la vida pública y me fui muy temprano para retirarme. En la vida pública, creo que lo realizado en el Valle de Louron habrá marcado una página de la historia, en este valle que lo necesitaba. Balnéa es sin duda mi mayor éxito. Cuando comencé este proyecto, pocas personas creían en mí, por no decir nadie. Pero los miembros de mi ayuntamiento no se atrevieron a decirme que no. Con dos municipios con menos de 500 habitantes, invertimos 15 millones de euros. El préstamo siempre ha estado cubierto por la regalía operativa, pagada por la compañía operadora que presido. Yo era el maestro de puertas abiertas, pero también el operador y el operador siempre ha pagado una tarifa al propietario del proyecto para cubrir el préstamo de la anualidad. Hoy, Balnéa genera resultados, y los 15 millones de inversiones nunca han pesado en los impuestos locales. Es un gran éxito.

I Love Ski: es un defensor, un desarrollador de la montaña. Si tuviera una lista de deseos destinados a los próximos años para las montañas de los Pirineos, ¿cuáles serían? 

 
Michel Pélieu: La montaña pirenaica no debe convertirse en una reserva natural. Creo que podemos lograr un desarrollo armonioso y equilibrado de la montaña, respetuoso y moderno (creo que puedo decir que lo demostramos a la escala de mi valle). Hoy en día hay documentos de planificación que especifican las áreas a construir, el tipo de arquitectura. Si queremos tener una vida en la montaña pirenaica, necesitaremos turismo. Obviamente, soy un defensor del pastoreo, el agropastoreo, especialmente los productos agroalimentarios locales, que permiten vender productos locales directamente. Sin embargo, debemos dar la bienvenida a una población turística si queremos generar actividad y empleo. Debemos continuar desarrollando el turismo, sin caer en desarrollos abusivos, pero sin ser infantilizados. Desde este punto de vista, es un reproche que le haré al Estado: cada vez que llevamos un proyecto, tenemos la impresión de encontrar muchas trabas. No veo bien esta situación, y creo que el estado debería hacer un nuevo acto de descentralización, mantener poderes soberanos (justicia, educación, defensa, ejército) pero dejar que los departamentos administren sus territorios. Quiero introducir osos, por ejemplo, pero no a expensas del pastoralismo y las actividades. La introducción de un oso cuesta entre 1 y 2 millones de euros, y al mismo tiempo se nos dice que el estado debe cerrar unos u otros servicios públicos. Entiendo que hay servicios públicos que ya no deben existir para ahorrar dinero, pero ante la introducción de un oso que cuesta 1,5 millones de euros, creo que hay inconsistencias.

I Love Ski: ¿Cómo ve el futuro de los deportes de invierno en general, y el esquí en particular? 

 
Michel Pélieu: Al contrario de lo que mucha gente quiere que creamos, si se termina el esquí, ¡todo ha terminado! El modelo económico en el que nos encontramos y que nos empuja a avanzar hacia un desarrollo de 4 estaciones se enfrenta a la realidad del esquí: el esquí sigue siendo el principal atractivo de los territorios de montaña. En una facturación anual de 100, el esquí representa al menos 80, ver 85. Gradualmente, el posicionamiento de 4 estaciones aumentará la proporción de las otras estaciones, pero cuando alcancemos la proporción de 70-30, seguramente habremos hecho el máximo. Es necesario racionalizar el esquí,  pues la situación actual no facilita la extensión de las áreas de esquí, sino más bien optimizar las estaciones de esquí con menos remontes y remontes más eficientes: cuando uno invierte 4 o 5 millones en un telesilla, es necesario incluir sistemáticamente el trabajo en la pista y una red de nieve artificial para innivar la pista y estar en una posición, cualquiera que sea el invierno, para proponer un producto de esquí de calidad.
Este invierno, muchos complejos turísticos de los Pirineos permanecieron cerrados en Navidad y Peyragudes, por ejemplo, gracias a la red de cultivo de nieve disponible en el complejo, pudimos ofrecer un producto de esquí bueno. Cada invierno, hay un período frío que nos permite producir nieve, y cada invierno hay una capa mínima de nieve que sirve de base. Debemos mantener el producto de esquí en todas las estaciones, al menos en las más importantes. Hay estaciones que no alcanzan el umbral y son tentadas por el reposicionamiento, por lo que merece ser pensado. Por otro lado, debemos alentar a los jóvenes a esquiar: a nivel del departamento de Hautes-Pyrénées, traemos cada año jóvenes a esquiar, ofreciéndoles transporte, clases de esquí, paquetes, para la práctica y la iniciación deportiva. Cada vez es más necesario profesionalizar el sector y trabajar con estructuras de alojamiento de calidad: todavía hay un largo camino por recorrer, especialmente en lo que respecta a la industria hotelera. Los centros turísticos italianos de los Dolomitas casi siempre ofrecen alojamiento en forma de hoteles, y los Pirineos, desde este punto de vista, tienen un retraso considerable.
Luché por lanzar un proyecto de hotel de 4 estrellas en el Valle de Louron, y espero que haya muchos más. Para unas vacaciones de esquí, debe haber un mínimo de nieve, y se requiere un alojamiento adaptado, de fácil acceso, para clientes internacionales. Trabajamos con el aeropuerto de Tarbes y Pau para atraer a estos clientes. Un parisino debe saber que si viene en avión y sale de casa a las 9 am, al mediodía puede estar en las laderas de nuestras montañas disfrutando.
Desde París a Tarbes, se tarda 1 hora en avión, para cruzar el aeropuerto se tardan 3 minutos, y el taxi espera en la puerta para ir a esquiar directamente.

Imagen: Hautes Pyrénées Tourisme Environnement