La denominada ciclogénesis explosiva «Ana» en España, dejó rachas de viento superiores a 120 km/h así como intensas lluvias y nevadas en altitud. No sabemos si es ciencia, tendencia, o predisposición a crear Trending Topic ligados al mundo de la meteorología. Lo cierto, es que bautizar todos los fenómenos climatológicos empieza a ser habitual.
Bruno, la profunda borrasca que azota actualmente los macizos montañosos de Europa, dejará nevadas relevantes en España, Francia, Suiza, Alemania, Austria, … aunque no son todo buenas noticias. Las fuertes ráfagas de viento están generando serios problemas en los dominios esquiables.
Se observa que, tanto el Alpes como en Pirineos, las estaciones están cerrando la parte alta de sus pistas por seguridad, dado que las ráfagas de viento están siendo muy potentes.
Este tipo de borrascas suele dejar espesores de nieve heterogéneos en las montañas, por lo que llamamos a la precaución en zonas expuestas al viento. La acumulación de nieve en cornisas y ventisqueros suele ser importante y el riesgo de avalanchas suele incrementarse.
Hemos realizado un gráfico, donde especificamos los espesores acumulados de una selección de 30 estaciones de esquí. Cabe destacar los excepcionales espesores presentes en Val d´Allos, Gstaad, Montgenevre, La Clusaz, Peyragudes y La Thuile.
Lo cierto, es que las nevadas llegan en un momento ideal para el público esquiador, que terminarán el año por todo lo alto. Disfrutará, durante las vacaciones de Navidad, de unas condiciones de nieve excepcionales en la inmensa mayoría de las estaciones de esquí.
Parte de nieve 27 diciembre 2017