En un entorno cada vez más competitivo, las estaciones de esquí deben ser ingeniosas y originales para seducir y atraer a nuevos clientes. ¿Y qué es más gratificante que presumir ser parte de las 5 estaciones de esquí francesas que poseen el label Flocon Vert?
Más allá del evidente argumento comercial, el label Flocon Vert es sobre todo un reconocimiento de los esfuerzos realizados por un destino turístico de montaña para proteger de manera sostenible su medio ambiente.

Un label basado en la ejemplaridad, la cooperación y la independencia

La asociación Mountain Riders se ha convertido en un referente en términos de respeto hacia el entorno de montaña. En 2006, publicó la primera Guía ecológica para las estaciones de esquí que valora las mejores prácticas de las estaciones de esquí en términos de desarrollo sostenible.
En 2011, la asociación se rodea de expertos y profesionales en turismo y desarrollo sostenible para crear una nueva marca que premia a los destinos de turismo de montaña por su ejemplar compromiso con el desarrollo sostenible.
Como socios de este proyecto, la ADEME, la Fundación Nicolas Hulot, los profesionales, las estaciones de esquí, los comerciantes, las asociaciones de defensa del medio ambiente de los parques regionales o instituciones nacionales, académicos u oficinas de diseño, aportan una sólida credibilidad a este bonito proyecto.
31 criterios relacionados con la gobernanza, el transporte, el gasto energético, el desarrollo, la gestión del agua, la gestión y el tratamiento de los residuos, el enfoque social y territorial, se estudian minuciosamente y valoran durante el completo análisis que se realiza para conseguir el joven y prestigioso label de calidad.
Un organismo externo es responsable, con total neutralidad y objetividad, de verificar la conformidad de las acciones con los requisitos de las especificaciones del label Flocon Vert.
Una vez que se completa la auditoría, las conclusiones finales son estudiadas por un comité  que valora la adjudicación del label Flocon Vert.

Châtel, un ejemplo de movilidad sostenible

La estación de esquí de Haute-Savoie de Châtel ha desarrollado un proyecto, orientado a eliminar el tráfico entre dos áreas de su dominio esquiable. La nueva conexión entre las dos áreas de esquí (Super Chatel y Linga / Prés la Joux) es muy beneficioso para la comodidad de los esquiadores que ahora pueden ir de un sector al otro esquiando, evitando tener que coger el coche para pasar de un lado al otro. Desde un punto de vista ambiental, el impacto de esta conexión es realmente significativo con una reducción considerable del flujo de coches.

Según Mountain Riders, «el año pasado, durante 3 meses, más de 300,000 esquiadores usaron esta conexión. Gracias a estos telesillas, la calidad de vida de los habitantes y turistas ha mejorado, ¡el constante ballet de autos desapareció del centro de la ciudad! «.

Conseguir reducir la emisión de gases contaminantes en montaña, es posible.
El dominio esquiable de Châtel no cesa de mejorar de forma cuantitativa y cualitativa sus instalaciones, partiendo de una filosofía basada en el total respeto hacia la montaña siendo un referente en toda la región de Haute-Savoie de los Alpes franceses.

 

Les Rousses: un Plan de Energía Climático-Territorial

Por su parte, la estación de esquí des Rousses, ubicada en el parque natural de Haut Jura, puede presumir de haber establecido un Plan de Energía Climático Territorial. Según Mountain Riders, «estos grandes proyectos han permitido implementar sistemas de transporte público adaptados y baratos, o combinar turismo y espacios naturales».
Las estaciones de esquí, conscientes del impacto de sus actividades sobre el entorno natural y de la sensibilidad de los turistas hacia el tema, emprenden acciones para proteger y respetar el medio ambiente. Este sello de excelencia representa para ellos un reconocimiento de su compromiso duradero con la montaña.