Los tres megavatios de energía de carga base generados por el proyecto han producido tanta energía como Aspen Skiing Company utiliza anualmente. Al reciclar la emisión de metano, el potente gas de efecto invernadero, se consigue respetar el medio ambiente y ser eficiente a nivel energético en un dominio esquiable como Aspen Snowmass.

¿Qué es el metano?

Es un biogás, de características similares al gas natural que utilizamos en las viviendas. Está compuesto por un 40% de CO2 y en un 60% de metano, así como pequeñas proporciones de otros gases nocivos y corrosivos.
Se produce en el proceso de descomposición de materias orgánicas por bacterias en ambientes donde existe presencia de oxígeno. Por lo tanto, este gas proviene de la descomposición de basuras, excrementos de animales, los residuos de las plantas de depuración de agua, así como la industria del papel y del azucar.
Este proyecto ha eliminado tres veces la contaminación por carbono creada por el complejo de esquí cada año. El beneficio del proyecto, y la electricidad, no va destinado a la estación de esquí, sino a la red, reduciendo la huella de carbono en toda la región.

Un proyecto único contra el metano en los Estados Unidos

En definitiva, es una planta que emana un biogás que es fácilmente reciclable. Reciclar no es un opción a nivel ético-moral ni tampoco lo es a nivel económico. Gracias al protocolo de Kioto (Japón), cada vez es más caro emitir metano y los primeros países que consiguen reciclarlo, obtienen beneficios fiscales, parten con ventaja en el mercado de derechos de emisión y pueden sacar una gran rentabilidad del proyecto al vender la electricidad a la red.

El proyecto une a partes que siempre han estado distanciadas en cualquier proceso de negociación: una de las compañías de carbón más grandes del mundo y el propietario del complejo más verde y respetuoso con el medio ambiente de la industria del esquí.

En los últimos seis años, Aspen Skiing Company ha invertido más de 68 millones de dólares en mejoras en su domino esquiable así como en mejorar sus infraestructuras y servicios hoteleros, como ha sido el caso del Limelight Hotel y The Little Nell, incluyendo nuevos terrenos, nuevos restaurantes, nuevos centros para niños y otros servicios destinados a familias y jóvenes.
Más información: Aspen Snowmass