De nuevo una fatalidad en montaña, de nuevo un alud mortal en los Alpes. Un monitor de esquí de la estación de esquí Tignes de 59 años y un padre de familia con su hijo y yerno han perdido la vida debido al desprendimiento de una gran masa de nieve. Laurent Ruíz, monitor de la Escuela Francesa de Esquí dirigió a su grupo a una zona fuera de pista para practicar snowboard.
Concretamente, la zona fuera de pista es denominada como «Tovière» y es bastante famosa dado la relativa accesibilidad que dispone cuando accedemos a esta zona desde las pistas balizadas. A pesar de que todos los integrantes del grupo llevaban el equipamiento necesario para avalanchas, la gran cantidad de nieve dificultó el rescate.
Los técnicos argumentan que la gran cantidad de nieve que arrastra los 400 metros de desprendimiento, dificulta seriamente la búsqueda de las víctimas a pesar de que vayan equipadas. La placa de viento, se desprendió en la segunda bajada que el monitor y la familia hacían por el fuera de pista del sector Tovière. Recordar que estas placas se forman por el viento, al impactar este contra una vertiente de la montaña, trasladan a la otra vertiente la nieve acumulándola poco a poco. Aquí te dejamos un enlace útil con los consejos de seguridad en avalanchas. Esperamos que sean de utilidad.
Este fenómeno de montaña acumula una gran capa de nieve «fresca» sobre una ya existente, haciendo que haya un gran riesgo de coladas o aludes al coexistir dos capas de nieve de diferente temperatura y grado de compactación que no se «adhieren» entre ellas.
Imagen: Evening Standard
El  alud se ha desprendido en la zona alta del sector, pero terminó muy próximo a las pistas y a apenas unas decenas de metros de un remonte mecánico, generando un momento de pánico generalizado en el sector, tanto de las personas que bajaban esquiando como de aquellas que ascendían en el telesilla. No es nuevo que esta zona es problemática, dado que está equipada con protecciones y paravientos para prevenir avalanchas en una zona muy próxima a las residencias de Tignes, así como a una zona de confluencia de pistas, donde la tragedia hubiera sido aún mayor. Los aficionados al esquí fuera de pista, de travesía y el esquí vertical deben tomar todas las precauciones posibles antes de aventurarse en zonas de alta montaña.