Si quieres esquiar gratis en una de las estaciones con más encanto de los pirineos franceses, presta atención.
Entre el 7 y el 13 de abril, la estación de esquí Val Louron celebrará por todo lo alto su 40 aniversario de existencia. El concepto es sencillo, si has cumplido los 40 años la estación te invita a esquiar.
Las nevadas han sido copiosas en pirineos, tanto en la vertiente española como en la francesa. Val Louron ha sido una de las más afortunadas, acumulando 120 cm en la parte superior del dominio y 100 cm en la base de la estación hasta el momento y esperar recibir más nieve todo el fin de semana.

La estación de Val Louron es algo más que una magnífica estación para aprender a esquiar, a disfrutar del snowboard o para iniciarte en otra disciplina. A pesar de la escasa altitud de su pie de pista, a tan solo 1.450 metros de altitud sobre el nivel del mar, las opciones para niveles más avanzados son enormes. Si quieres disfrutar de un paisaje increible del valle de Aure y Louron, mientras pones a prueba tu condición física en cada giro te vamos a proponer un circuito.

Comienza tomando el telesilla de Myrtilles, rápidamente llegarás a casi 2.150 metros, donde tendrás varias opciones. Si estás dispuesto a darlo todo desde el principio, toma la pista que desciende a tu derecha y accederás directamente a una pista negra. Un empinado recorrido que hace gala a su nombre en francés «Isards» que puede traducirse en español como gamuzas o sarrios. La zona es escarpada y su orientación permite encontrar buena nieve durante los meses de enero, febrero y marzo.


Imagen: Val Louron Facebook

Otra opción muy recomendable pero fuera de pista, está en la parte superior del remonte Cîmes, tomando la pista roja Rhododendrons que hace honor a la bonita de flor de montaña que se encuentra en estos valles durante del verano. Para acceder, en la mitad del descenso habrá que desviarse por la pista azul, haciendo una larga diagonal por la ladera que encontramos a nuestra derecha. La pista Lapadé, con el nombre del bosque en el que nos adentraremos, es una pista sencilla de nivel azul y nos ofrece una vista magnífica del valle. Antes de realizar el giro, que nos llevaría a la base de la estación podremos hacer un precioso fuera de pista que atraviesa el bosque, terminando en la zona de principiantes. Prestar atención, en algunas zonas los árboles están muy próximos. Desde Iloveski no recomendamos salir de las zonas delimitadas ni salir fuera de pista, pero en el caso de que os decidáis, extremar la seguridad y valorar vuestras capacidades. No bajéis nunca solos. Portar con vosotros siempre el móvil cargado, ARVA, sonda, pala y sistemas de seguridad específicos, que puedan ser útiles en situaciones de avalancha o coladas.

Si por otro lado, vas en familia y con niños, las opciones son cómodas y accesibles desde el pie de pista. A recomendar la zona destinadas especialmente a los principiantes en la zona inferior del bosque Lapadé con los remontes mecánicos Trounquet, Marmottes o Lapade. En el otro extremo del pie de la estación, tenéis un telesilla de 2 personas, que da acceso a la pista Rochers, a la zona de niños y trineos.

Si te gusta dar un paseo en raquetas, el bosque de Lapade ofrece dos senderos señalizados de diferente dificultad. La ruta más bonita, dura 1h 45 min y la dificultad es baja. Se libra un desnivel de 180 metros, llegando al mirador Belvédere de Lapadé. Si seguimos subiendo, llegamos a otro mirador, llamado Belvédere de la Forêt. Atención si vais con niños, la zona está muy próxima a una escarpada cornisa.