Esta temporada, el Pirineo Oriental ha sido una de las partes más favorecidas por las nevadas de levante durante los meses de noviembre y diciembre.
Las inversiones realizadas por la estación de Masella en nieve de cultivo, temporada tras temporada, ha permitido mejorar la red de nieve producida y optimizar al máximo las horas de frío para ofrecer una nieve de calidad.
Esas dos razones han permitido atraer a muchos esquiadores durante este periodo y durante algunas jornadas (27, 28, 29 y 30 de diciembre de 2016, 2, 3 y 4 de enero de 2017) se han superado los 9.800 esquiadores / día. El esquí nocturno, muy desarrollado en la estación ha superado también los 1.500 esquiadores / noche.
Estas cifras tan importantes de esquiadores se han traducido en una ocupación hotelera que, a pie de pista, ha sido entre el 90 y el 100%.

Para esta primera quincena de enero, la estación de esquí de Masella ofrece 100% de sus remontes abiertos, un desnivel de 935 m de desnivel, que representa el 100% del desnivel esquiable de la estación, 56 km esquiables, y unos espesores de 30 a 65 cm de nieve polvo.
Desde el departamento comercial de la estación, se valoran «estas fiestas de Navidad, Año Nuevo y Reyes muy satisfactoriamente con una buena afluencia de esquiadores que han podido disfrutar de unas condiciones de nieve muy buenas tanto de día como de noche».
De hecho, durante estos fiestas, la estación ha continuado ofreciendo unas condiciones buenas que se ofrecen desde hace un mes y medio (desde el 24 de noviembre), cuando Masella fue la primera de los Pirineos en abrir las instalaciones, ofreciendo todo el desnivel esquiable abierto desde la primera semana.