La nieve ha llegado de forma inesperada al macizo alpino, aportando un color blanco intenso a gran parte de los alpes franceses, italianos, austriacos  y suizos. La bajada intensa de temperaturas provocadas por el frente atlántico de aire frío que ha atravesado los alpes, ha dejado considerables nevadas en algunas estaciones de esquí dejando un brillante manto blanco no muy habitual en esta época del año.
Así se mostraba esta mañana uno de los accesos a la estación de Tignes, calentando motores para un invierno que promete nieve.
Se esperan nuevas nevadas con espesores de 15/30cm en cotas superiores a los 2300-2500m pudiendo acumular hasta medio metro de nieve por encima de 2500m de altitud
La estación de Les diablerets, entre el Lago Lemán y Gstaad, en el centro de los Alpes de Vaud ha recibido unos centrímetros de nieve en sus cotas superiores. 
Valthorens, la conocida estación de esquí de los Alpes Franceses ha recibido una ligera capa de nieve en sus cotas superiores.