La montaña tiene la suerte de poseer múltiples chefs con Estrellas Michelin en sus restaurantes. En un reto sin precedentes, los expertos Chefs se quitarán sus gorros de cocina para calzarse sus esquís y enfrentarse a través diferentes pruebas que encontrarán en las pistas. 

Este año, por primera vez, el Challenge des chefs étoilés se celebrará en la reputada estación francesa de Val Thorens. La estación puede presumir de tener al ganador Edouard Loubet, originario de Val Thorens, que ejerce como Chef en el Dominio de Capelongue, teniendo entre sus grandes éxitos culinarios, el haber conseguido gracias a sus méritos, 2 estrellas de la Guía Michelin. 
El año pasado, el Challenge fue realizado en la estación francesa del Grand Bornand y consiguió reunir 41 chefs en las pistas de esquí que se reunieron en un fin de semana donde no faltaron rostros muy reconocidos del panorama gastronómico y de alta cocina francesa. 
Edición 2015 en Le Grand Bornand 
Creado en 2011 por el Chef Christophe Aribet (Restaurante “Les Terrasses” en Uriage-Les-Bains), el Challenge reúne cada años más y más personas apasionadas de la gastronomía, la cocina, la montaña y el esquí. El objetivo de la prueba es sencillo: Pasar un buen momento juntos, en altitud, lejos de las cocinas. 
El palmarés de vencedores de las últimas ediciones de este evento, desde la creación del Challenge : 
– 2011 : Chamrousse, Edouard Loubet 
– 2012 : Chamrousse, Emmanuel Renaut 
– 2013 : Megève, Jérôme Bocuse 
– 2014 : L’Alpe d’Huez, Edouard Loubet 
– 2015 : Le Grand Bornand : Edouard Loubet 
Esta 6º edición se celebrará el lunes 11 abril y el martes 12 abril de 2016. Durante dos días, los mejores Chef de la cocina francesa se enfrentaran en las pistas en una atmosfera alegre y amigable, donde los cocineros deberán afrontar un Ski Cross, un kilómetro lanzado y un slalom con diferentes categorías en cada prueba. Una auténtica fiesta que permitirá ver las destrezas de los Chefs encima de los esquís. Los asistentes no podían terminar semejante evento en otro sitio mejor, alrededor de una mesa, mediante una gala especial, con una cena de alta cocina, donde 200 personas podrán intercambiar experiencias de la cocina y del esquí en un ambiente distendido. La comida será preparada por los chefs de la estación, con productos locales muy defendidos para el desarrollo de la actividad económica local. 
Una buena iniciativa aliando el arte culinario y los deportes de nieve, que pensamos puede ser un buen concepto a exportar a otros territorios y estaciones de esquí dado el gran éxito que tiene el concepto entre el gran público, consiguiendo poner la montaña en el foco de atención de los medios de comunicación.