Es curioso como la industria del cine ha aprovechado el entorno de la nieve, para filmar diferentes escenas que después pasarían a la gran pantalla.
La búsqueda de magníficos paisajes blancos para grabar ciertas partes de películas ha sido uno de los dilemas de las grandes productoras internacionales dadas las grandes dificultades que se presentan en este medio tan ostil. Los equipos de rodaje que no están acostumbradas a trabajar en altitud y con inclemencias climatológicas, han encontrado múltiples dificultades en sus jornadas de grabación.

Evidentemente, la forma más sencilla a nivel de logística para un equipo de grabación, es acceder a las zonas más altas e inexploradas mediantes transportes mecánicos así como disponer de alojamiento de calidad en las inmediaciones de las zonas de grabación. Este motivo y muchos otros que a continuación describiremos, son algunos de los motivos por lo que las productoras se acercaron a las estaciones de esquí. Conseguir acceder con grandes camiones para transportar los utensilios de rodaje, precisa de carreteras en buen estado y una amplia oferta de alojamiento para todo el equipo de rodaje. Múltiples estaciones de esquí se ofrecieron para esta gesta, aunque algunas con mayor fortuna que otras.

A continuación, os exponemos algunos ejemplos de películas que han quedado grabadas en la retina del equipo que conformamos I LOVE SKI:

A un francés, cuando le hablamos de cine y de esquí, lo primero que le viene a la mente es la célebre película « Les Bronzés font du ski » ( Los bronceados esquían ). 

Siendo su estreno en 1979, la película sigue siendo retransmitida todavía cada invierno en la televisión francesas. Uno de esos clásicos que repiten hasta la saciedad cada periodo invernal cuando se acerca la época de los turrones. La película expone situaciones muy cómicas de varias parejas, provenientes de distintos puntos de Francia, que se aventuran a un viaje a la nieve todos juntos.

La verdad que la película no tiene desperdicio, a continuación os dejamos una de las partes que forman parte del «cine de culto» francés relacionado con la nieve.

   
La película fue grabada en la estación de esquí de Val d’Isère, en el valle de la Tarentaise.
Algo que nunca se hizo público, fue la estación en la cual sehabía grabado la película. Parece que todo se debió a las diferencias entre el equipo de grabación y la dirección de la estación de esquí .

Los protagonistas de la película fueron realmente principiantes durante la grabación, haciendo sus primeras bajadas durante el rodaje. Actores que dijeron «no» a tener dobles para realizar las escenas de nieve. Sin embargo, todo el resto era real como la vida misma, las caidas y los típicos  incidentes que cualquiera puede tener en un viaje a la nieve. Muy real era también el monitor de esquí que aparece impartiendo clases al humorístico grupo coin su «clavada de bastón» llamado monsieur Duss. Lamentablemente, el rigurosos instructor de la película falleció en 2013.
   
Durante la historia del cine, la montaña y la nieve han ocupado un espacio privilegiado en la gran pantalla. La montaña ofrece paisajes espectaculares y es muy utilizado en películas de acción desbordando la imaginación de los espectadores.

Las dificultades de producir una película en altitud no supuso un freno a  James Bond, para realizar diferentes películas en el entorno blanco en varias ediciones de esta histórica saga que todavía hoy está llenando salas en todo el mundo:

– Al servicio de su Majestad

La primera escena de nieve de la saga del agente 007 fue en 1969 en los Alpes Suizos encontrando múltiples dificultades. Suiza, a final de los años 70 sufrió una de las sequías y falta de nieve más significativas de los últimos 40 años. Por lo tanto, fue necesaria la movilización de nieve a las zonas de filmación para que el decorado fuera perfecto. ¿ Quién quiere ver una montaña con manchas de nieve ? cor soit parfait. El escondite utilizado por el agente doble cero, era un restaurante de altitud. Para conseguir que la estación diera permiso al equipo de grabación, se solicitó por parte de la estación a la productora la construcción de una pistas de aterrizaje para helicópteros.

– El mañana nunca muere
La estación pirenáica de la vertiente francesa,  Peyragudes ha sido uno de los puntos claves de la película al ser filmada allí unas escenas muy intensas en la película de 007 «El mañana nunca muere». La estación de pirineo francés, representa una base secreta en el corazón del Himalaya. Os dejamos imaginar los inmensos paisajes que ofrece Peyragudes para que los cinéfilos piensen que se está rodando en el mítico Himalaya. Incluso hay un plan general en el que se ve la estación de esquí, como era en aquella época.

– El mañana nunca muere
En la saga de James Bond, la presencia de la nieve encandila a todos los apasionados de la nieve. En parte 19 de la saga del célebre espía inglés. Se trata de las inmensas montañas de la estación de Chamonix. Las condiciones climatológicas no fueron adecuadas para rodar la película que tuvo que aplazar múltiples veces muchas tomas. La desgracia azotó estas montañas con una avalancha que hizo perder la vida a 11 personas.
– Spectre 
La última película de James Bond, calzaba también las botas a nuestro aguerrido Daniel Craig nada más y nada menos que en las pistas Austriacas de Sölden
La espectacular persecución de vehículos 4X4 y el avión pilotado por James Bond no deja indiferente a nadie con los magníficos paisajes que muestran , cargando de belleza las montañas austriacas. 
Para rodar esta escena, fueron necesarias 500 personas para que la nieve estuviera bien blanca, sin trazadas… La utilización de los cañones fue necesaria para poder tener un paisaje blanco e inmaculado los días de rodaje.

 
Desde el otro lado del Océano Atlántico, Vertical Limit y Everest, son dos cintas rodadas por grandes productoras americanas que han decidido no utilizar escenas vinculadas al esquí alpino pero sin embargo las escenas de montañas nevadas dejan sin aliento a todos los espectadores de las salas.
Escalar el techo del mundo comporta numerosos riesgos debido a las condiciones extremas que se viven a esas altitudes.
Everest, estrenada durante el 2015, es una película autobiográfica de Jon Krakauer que relata la tragedia que costará la vida de muchas personas en la expidición que se realizó en el mes de mayo 1996. Un presupuesto faraónico de 65 millones de dólares para rodar la película Everest. Un buen negocio que seguro amortizará la inversión llenando las salas de todo el mundo.

Seguro que os vienen a la mente múltiples películas a las que no hemos hecho referencia en este artículo. No dudéis en compartir con nosotros vuestra pasión por el cine y la nieve, comentando la noticia y aportando información que pueda ser de interés al resto de la Comunidad I LOVE SKI.