La famosa estación de Cournayeur que recibe cada año a más de 100.000 turistas, espera ver crecer dicha cifra de forma exponencial gracias a esta faranoica instalación en la zona de Mont Blanc. Los vecinos franceses de la Aiguille du Midi, acomodados durante años como un referente, corren el riego de perder gran parte de sus visitantes por esta futurista obra de ingeniería.

Una impresionante instalación que permite transportar hasta 80 personas por cabina, a uno de los techos de los Alpes en la Cima de Helbronner situada a 3.466 mts de altitud, desde la estación inferior situada a tan solo 1.300 metros, pasando por Monte Fréty a 2.200 metros.

Con una arquitectura futurista, los ingenieros de esta gran obra han deseado desarrollar una instalación bonita, artística y respetuosa con el medio ambiente, contrastando con el austero amasijo de hierro desde hace años instalado en la vertiente francesa. Mediante una cabina que pivota sobre si misma 360 grados durante el trayecto, permitirá a todos los visitantes y ocupantes de la cabina de poder disfrutar del bello panorama mientras se realiza la ascensión.

Cada una de las 3 estaciones que componen la estructura de este remonte mecánico han sido realizadas con una exquisita combinación de buen gusto y modernidad, donde el acero y el cristal se funden en una obra de arte instalada en altitud.

1. Las zonas de aparcamiento se sitúan al nivel de la estación de salida denominada Pontal de Entreves, donde se encuentran las oficinas de información, los bares, la enfermería, las taquillas así como toda la instalación motriz de este gigante aéreo.

2. Desde la estación intermedia de Pavillon de Monte Fréty, el panorama dejará estupefacto a más de uno, con unas excepcionales vistas a Val Veny y Val Ferret. Desde el exterior, los visitantes podrán visitar un jardín botánico en altitud así como un recorrido que concienciará a los visitantes del gran ecosistema que les rodea.
También podremos encontrar un solárium donde los visitantes menos intrépidos podrán disfrutar de las vistas así como dos restaurantes , un bar, una sala de congresos, una sala de cine con capacidad para 150 personas, un pequeño centro comercial así como una bodega donde se podrá degustar algunos de los mejores vinos italianos. Igualmente, la zona que ocupaba la antigua estación intermedia, actualmente se ha renovado siendo ahora un museo donde podremos aprender un poco más de los Alpes, su formación, su historia y evolución.

3. La última estación es la guinda que faltaba a esta enorme instalación sacada de un sueño, situado en la Cima de Helbronner, está compuesta de una estructura de cristal completamente futurista y enorme belleza, con numerosas terrazas en todo su perímetro. Esto no es todo, dado que una vez que parece que el viaje a los cielos ha dado a su fin y que no habrá nada más que nos sorprenda, nos encontramos con varias atracciones que sorprenderán a todos los visitantes que se animen a descubrir este magnífico lugar. Encontrarán una terraza panorámica circular de 14 metros de diámetro con una vista impresionante de los picos más altos de los Alpes Occidentales: el Mont-Blanc, el Mont-Rose, el Cervinio y el Gran Paradis.

El gran éxito generado por la atracción “ El paso en el vacio ” construido hace poco tiempo por el Aiguille du Midi , ha sido mejorado con creces por el lado italiano. Con un coste de 21,50 euros por la ida y vuelta para la estación intermedia y 40 euros para el recorrido complete hasta la cima ( Pontal d’Entrèves-Punta Helbronner ) os aseguramos que la inversion merecerá la pena si la climatología acompaña. Una auténtica competición de titanes en el techo de los Alpes, que está generando un reto para los más intrépidos ingenieros que año tras año, consiguen desarrollar transportes por cable más eficientes, artísticos y respetuosos con el medio ambiente.

Evidentemente la gerencia de Aiguille du Midi no debe estar contenta, dado que se esperan 300.000 visitantes al año, de los cuales muchos vendrán del lado francés dadas las mejoras cualitativas y un precio más competitivo.

Courmayeur y su nuevo teleférico Skyway Monte Bianco tienen la pretensión de destronar al célebre Aiguille du Midi que llegó a contabilizar la escalofriante cifra de 800.000 visitantes en 2010…quizás es la razón por la cual ningún representante político de Alta Saboya acudió a la inauguración de este teleférico de última generación que está dispuesto a destronar al que se ponga por delante.

En cualquier caso, una gran noticia para los apasionados de la montaña que tendrán acceso por la vertiente italiana a uno de los paraisos alpinos más visitados del mundo, con una instalación renovada, futurista y de gran calidad que sorprenderá a todos los visitantes.