Si buscas invertir en propiedades de esquí austríacas, estás de enhorabuena. Austria ha sido tradicionalmente reacia a fomentar la inversión extranjera en la propiedad de esquí, pero esto parece estar cambiando. Animada por un gobierno reformista y por un nuevo énfasis en la dirección económica, los bancos están ofreciendo facilidades a quienes deseen invertir en propiedades vacaionales en Austria.

Recientemente se ha autorizado la venta de propiedades en Austria, incluyendo nuevas construcciones como los Espacios Kristall en Kühtai, Galtür y St Anton que estarán terminados el próximo invierno (2015/2016).

Con la libra depreciándose frente al euro y las tasas de interés bajas en todas partes, es un buen momento para invertir. Así que vamos a echar un vistazo a lo que un par de estaciones tienen que ofrecer.

Invertir en St Anton

El Telegraph la describe como «clasificada entre las cinco principales estaciones de los Alpes por muy buenas razones«. Vayas donde vayas, lo cierto es que esquiar en Austria es una gozada. St Anton tiene 340 kilómetros de pistas, así como una enorme zona de fuera de pista para desafiar a los expertos. Aunque centrada más en los esquiadores avanzados, ofrece mucho espacio para todos los niveles.

La zona está bien abastecida con hoteles que están en el centro de la ciudad para los más interesados en el après-ski y hoteles situados a pie de pistas. También hay apartamentos turísticos de lujo disponibles, especialmente en Nasserein y cerca de St Christoph.

St Anton es tan famoso por su après-ski como por sus pistas, con bares que ofrecen música en directo y fiesta hasta bien entrada la noche.

Invertir en Kühtai

«El pueblo más alto de los Alpes de Austria y uno de los más bonitos«. Así es  como el Ski Club de Gran Bretaña describe Kühtai. Tradicionalmente ha sido un tranquilo aunque popular destino turístico. En el Reino Unido su popularidad se ha incrementado gracias al conocido show de esquí The Jump del Canal 4. Kühtai cuenta con 41 pistas para cada nivel de habilidad, muchas utilizables durante todo el año, así como un snowpark para snowboarders y esquiadores freestyle.

Hay numerosos hoteles, tanto en el centro como en los alrededores, mientras que muchos de sus apartamentos de vacaciones, incluyendo los de nueva construcción, están concebidos para salir ya con los esquís puestos. La vida nocturna es más tranquila que en St Anton, pero los numerosos bares y restaurantes de la zona ofrecen toda clase de ambientes. Y, si se le antoja algo más animado, Innsbruck está a sólo 45 minutos por carretera.

Una inversión perfecta

Los apartamentos de vacaciones en estos atractivos centros turísticos están prácticamente garantizados para tener una constante demanda durante todo el año. Siempre y cuando estén bien administrados y bien comercializados cosa que por lo general gestionan los propietarios del edificio sólo queda sentarse y ver cómo entra el dinero de esta inversión.