En los Alpes Italianos, brilla con fuerza el Cervino. Esta majestuosa montaña no reniegan de la época veraniega sino que sacan el mayor partido posible a su entorno, ofreciendo no solamente esquí alpino en verano. También puedes disfrutar de multitud de actividades en el medio natural, disfrutando la impresionantes vistas del monte que preside estos valles.

La montaña más fotografiada del mundo, el Cervino, parte con una estación de esquí llena de oportunidades para quien quiera transcurrir unas vacaciones activas llenas de oportunidades para todos aquellos que buscan visitar uno de los macizos montañosos más importantes del mundo.

Durante el verano, el Cervino abre sus remontes

La apertura de las instalaciones de Valtournenche (Breuil-Cervinia, Valtournenche, Chamois y Torgnon):

  • Breuil-Cervinia 28 de junio – 7 de septiembre
  • Valtournenche 12 de julio – 31 de agosto
  • Chamois Teleférico abierto todos los días
  • Telesilla Corgnolaz-Lago Lod domingos 15 y 22 de junio, del 28 de junio al 7 de septiembre todos los días
  • Telesillas Lago Lod-Teppa y Falinère domingos 6, 13 y 20 de julio, del 26 de julio al 24 de agosto, todos los días.

Torgnon Patio infantil Summer Park 5-6, 12-13 de julio y todos los días del 19 de julio al 24 de agosto, telesilla Chantorné-Collet del 9 al 17 de agosto.

El esquí de verano en el Cervino

Además del esquí de verano, a 3.500 m. de Plateau Rosà (a poco más de media hora de Cervina, en teleférico), uno de los glaciares más grandes de Europa, que permite practicar también el snowboard y freestyle en el Gravity Park, el valle del Cervino es un verdadero “paradise” para todos los demás deportes de montaña

Podrán practicar trekking de altura y alpinismo, bicicleta de montaña y bicicleta de carretera, simples paseos por los senderos (todos ellos muy bien trazados y señalizados) a las excursiones a los refugios, donde poder degustar la óptima cocina del territorio.

Sin olvidar, para los amantes del green, el campo de golf de 18 hoyos que se extiende por la cuenca del Breuil, un recorrido a los pies del Cervino, espectacular y único: catalogado como el más elevado de Italia y uno de los más elevados de Europa.

Pasar un solo fin de semana en este Valle, fácilmente accesible desde los aeropuertos internacionales de Turín Caselle y Milán Malpensa (poco más de una hora de traslado) es sinónimo de deporte, sea cual sea vuestra elección.

Con una cordialidad y calidad que caracterizan la hospitalidad y acogida del Cervino, gracias a sus muchas estructuras, hoteles de tres a cinco estrellas, pensiones y Bed & Breakfast.

Innumerables manifestaciones e iniciativas programadas durante el verano, que harán más “activas” tus vacaciones.