Si buscas un esquí fabricado a mano y en los Pirineos, tienes que conocer Villacampa: el esquí hecho 100% en los Pirineos. La artesanía elegante conquista a los amantes de la nieve y los deportes de invierno, con un principio básico: volver a lo tradicional sin perder un ápice de estética. Hecho a mano, eco-sostenible y eficiente, el esquí 100% pirenaico presenta un «saber hacer» pirenaico que parecía perdido, con un único objetivo: crear esquís a medida en los Pirineos, utilizando materiales nobles y trabajando hasta el mínimo detalle la estética.

El esquí del Pirineo

Volvamos a la historia de este esquí 100% pirenaico en detalle… A principios del siglo XX en Nay, en los Pirineos Atlánticos, el ebanista Félix Villacampa fabricaba esquís de un solo molde, directamente en su fábrica. Considerado como el más eficiente de la época, la fabricación de este esquí contó con el apoyo del notable Doctor Lacq, entonces presidente de la Federación Francesa de Esquí.

Con el tiempo, la fabricación experimentó altibajos, y aunque el modelo V2 Zicral de Villecampe fue uno de los modelos de esquí más competitivos de la época, sus ventas fueron cayendo progresivamente. La deriva negativa y la falta de demanda de esquís artesanales, terminó con la vida de este esquí de Pirineos a principios de siglo.

Nadie podía imaginar que en 2015, un grupo de artesanos de Pirineos quisieran revivir mucho más que una marca. Una filosofía, un arte de vivir … La manufactura renace en la fabricación de esquís artesanales, bajo el nombre de La Manufacture [à Félix].

En 2016 se presentó el primer prototipo: El FLX. Se realizaron varias pruebas con esquiadores experimentados, y el feedback fue muy alentador. Después de algunas adaptaciones, la producción comenzó en diciembre de 2017 con unas series limitadas.

 

Esquís de los Pirineos, fabricados a mano.

En Villacampa, todo se fabrica a mano. Desde el montaje del núcleo, hasta el doblado de los cantos, pasando por el corte de las suelas, el montaje del esquí y la instalación de la chapa de madera.

“Todo lo que forma parte de la estructura del esquí, se hace directamente en el taller. El flejado de los bordes se realiza a mano porque deben ajustarse a la forma del esquí. Esta operación nos lleva más de dos horas y media. Sobre el canteado de los cantos, muchos artesanos piden a los subcontratistas que lo hagan con el fin de reducir considerablemente los costes de fabricación «

“Decidimos hacer todo en el taller, menos la serigrafía (aplicación de tinta en nuestras chapas de madera) que realiza un proveedor de servicios a pocos kilómetros de nosotros, así como el paso de preparación de los esquís, que se hace en Gourette ”.

“Tenemos que tener un acabado impecable en la apariencia del esquí y en la preparación del esquí. Los clientes le dan una gran importancia a la preparación del esquí, y para nosotros es un paso fundamental a nivel de marketing ”, especifica Jack Fauvel, Fundador y Presidente de la Manufactura en Félix.

 

El sueño de todo esquiador purista

Hecho a medida y de las más altas prestaciones, el esquí 100% Pirineos combina tecnología y máxima calidad, con artesanía. El esquí Villacampa es un producto muy sofisticado y elaborado a mano con materiales de vanguardia: el sueño de cualquier esquiador purista. Estamos hablando de auténticas joyas, muy solicitadas pero con poca oferta disponible en el mercado de los deportes de invierno.

Un esquí 100% pirenaico, auténtico y elaborado artesanalmente en madera, con matices transfronterizos que tanto caracteriza a este macizo.

“Usamos madera blanda escandinava que aporta mucha reactividad tanto en flexión como en torsión. El único problema es que hay mucho desperdicio en esta madera porque la fibra debe ser de gran densidad y muy recta. Pocas marcas utilizan esta madera. Hasta el día de hoy, solo conozco los esquís Lacroix que han utilizado esta misma esencia o núcleo de madera tan noble.

Esta madera tiene propiedades mecánicas naturales para fabricar esquís, y usamos su elasticidad natural. Simplemente usamos telas compuestas para sujetar y estructurar esta madera ”, explica Jack Fauvel.

 

En Villacampa, intentan transmitir con su método de trabajo la pasión por los materiales  naturales,  por la exploración, el descubrimiento, lo auténtico, la sed de libertad y aventura.

Materiales de lujo para preparar un esquí artesanal

La marca Villacampa utiliza una madera rara, que es el roble fosilizado. Su gerente nos comentaba que “esta es madera que cayó de forma natural y que ha permanecido enterrada bajo tierra muchos años. Está fosilizada de forma natural, posée un intenso color oscuro con reflejos dorados que aporta a este esquí de Pirineos, grandes dosis de personalidad.»

«Utilizamos alerce, que es una madera muy dura y corcho de las Landas para la parte delantera del esquí ”.

Solo algunos materiales proceden de Austria. «La suela de los esquís es un material petroquímico:» lamentablemente tenemos que comprarlo en Austria porque no hay ninguno en Francia. Lo mismo ocurre con los bordes, estos son elementos que tenemos que comprar en Austria. La fibra de carbono se hila en Lacq y se teje en Bretaña ”, dice Jack Fauvel.

Un esquí 100% pirenaico, artesanal y comprometido

Fiel a la herencia pirenaica, este esquí 100% pirenaico tiene su origen en Béarn, zona fronteriza con Aragón (España). Como la montaña donde nació la marca Villacampa, que no tiene fronteras. Se inspira en el Pirineo y sobre todo, defiende los valores de autenticidad y respeto.

Por cada par de esquís vendido, villacampa plantará dos árboles en los Pirineos.

Un respeto por la naturaleza que va más allá de las palabras y se materializa cada día con compromiso y acciones contundentes. El esquí Villacampa 100% Pirineo apuesta por el diseño de calidad sin renunciar a la elección de los materiales y la fabricación artesanal eco-responsable.

Por cada par de esquís vendido, se plantarán dos árboles en los Pirineos. “Estamos trabajando en colaboración con el Conservatorio de Espacios Naturales de Aquitania para tener experiencia técnica y conocer los lugares y especies de árboles a replantar. El año pasado replantamos unos sesenta árboles a lo largo del Gave de Pau, para consolidar la orilla. Las plantaciones son realizadas por Pépinière-Environnement, una empresa de integración social cuyo objetivo es devolver el deseo de trabajar a las personas excluidas del sistema ”, concluye Jack Fauvel.

Crédito de la foto: William Cochet para la Manufacture à Félix