Las estaciones de esquí en España precisan unos protocolos de actuación consensuados para hacer frente a la temporada con la presencia de SARS-COV-2. Limitar las consecuencias de la pandemia en la sostenibilidad económica del turismo de nieve, pasa por aportar seguridad a los esquiadores, empleados y habitantes de las zonas turísticas de montaña durante el invierno.

Se aproxima la temporada y el mensaje de tranquilidad se hace esperar. El cierre anticipado de las estaciones de esquí por el SARS-COV-2, afectó de forma directa a toda la actividad económica de un sector acostumbrado a lidiar con el infortunio. Miles de apasionados desean disfrutar del esquí en la nueva normalidad, sabiendo que existirán limitaciones en las pistas de esquí y sus aledaños.

La práctica deportiva del esquí, es segura. Miles de esquiadores profesionales y semi-profesionales han estado entrenando este verano en los glaciares europeos sin problemas y la gran mayoría de los resorts, han puesto en funcionamiento sus instalaciones durante el verano, tanto para uso turístico como para rutas y descensos en Mountain Bike. Los deportes individuales que se practican al aire libre, presentan menos riesgo de contagio, la viabilidad de una practica deportiva segura, es posible si se respetan las medidas de prevención.

Esquí y SARS-COV-2: la nueva normalidad en las estaciones de esquí

El esquí y el snowboard, son disciplinas deportivas que se practican de forma individual, en entornos de montaña, que favorecen la distancia social de forma natural.

Reducir los aforos, al igual que en centros deportivos o gimnasios, posibilitará que las aglomeraciones sean limitadas en zonas de entrada y salida de remontes. Ampliar el horario de los remontes, limitar el aforo, favorecer la compra online de forfaits y activar la preventa de forfaits de temporada, disminuir el ratio de las clases de esquí, o incluir estrictas normas en la higiene y desinfección del material de alquiler, son algunas de las normas más básicas que se están implementando en gran parte de las estaciones de esquí de todo el mundo para luchar el SARS-COV-2.

Quizás el après-ski, la restauración y los alojamientos, sean parte del talón de Aquiles en la gestión del covid-19 en las estaciones de esquí. Ofrecer garantías al cliente, pasa por aportar seguridad a nivel nacional, con normas consensuadas y adaptables a las características únicas de cada destino de montaña.

El Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) elaborará un nuevo protocolo de prevención frente al SARS-COV-2

El Instituto para la Calidad Turística Española (ICTE) elaborará un nuevo protocolo de prevención de riesgos de contagio frente a la COVID-19 para las estaciones de esquí de España.

EL ICTE trabajará con Comunidades Autónomas, Ayuntamientos y empresas, para elaborar un nuevo protocolo consensuado de prevención de riesgos de contagio frente a la COVID-19 en las estaciones de esquí de España.

«seguirá el mismo proceso que con los protocolos de los 22 subsectores españoles desarrollados por el Instituto, contando con la colaboración de los agentes del sector y en coordinación con la Secretaría de Estado de Turismo»

, según han informado desde ICTE.

El objetivo es establecer las medidas que permitan iniciar la actividad de la forma más segura posible, minimizando el riesgo de contagios SARS-COV-2 en los habitantes, clientes y empleados de las estaciones de esquí, favoreciendo la concreción de diferentes medidas en el ámbito de la protección, la seguridad y la higiene.

«Implantar las oportunas medidas de seguridad, protección e higiene tanto para los trabajadores, como para clientes y los residentes de las zonas en las que se ubican las estaciones de esquí españolas», explicaban desde el ICTE.

ICTE en una organización sin ánimo de lucro y financiada por Turespaña, organismo público que depende del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo a través de la Secretaría de Estado de Turismo. ICTE concretará reuniones con las CC.AA. y ayuntamientos, así como con las gestoras de las estaciones ya sean públicas o privadas para definir las medidas.

A la mesa de diálogo, también serán invitados sindicatos y asociaciones de prevención de riesgos laborales (AESPLA), y la definición de las medidas será coordinada desde la Secretaría de Estado de Turismo.

El punto de partida, serán las medidas ya comunicadas por la Secretaría de Estado de Turismo en coordinación con el Ministerio de Sanidad. Ambas entidades, elaboraron las guías de especificaciones para la reducción del contagio por el coronavirus SARS-COV-2. Dichas guías detallan múltiples especificaciones en servicio, limpieza y desinfección, mantenimiento y gestión del riesgo para los diferentes subsectores del sector turístico. A continuación enumeramos las guías que han sido elaboradas desde el Ministerio y en el que próximamente, encontraremos una específica y dedicada a las estaciones de esquí:

  • Agencias de viajes
  • Albergues
  • Alojamientos Rurales
  • Balnearios
  • Campings
  • Campos de golf
  • Espacios naturales protegidos
  • Guías de turismo
  • Hoteles
  • Instalaciones náutico-deportivas
  • Ocio nocturno
  • Oficinas de información turística
  • Parques de atracciones y de ocio
  • Restaurantes
  • Transporte turístico
  • Turismo activo y ecoturismo
  • Visitas turísticas
  • Viviendas de Uso Turístico

desde el mismo ICTE indicaban que «es importante tener en cuenta que las estaciones de esquí se encuentran generalmente en entornos rurales, en muchos casos en poblaciones pequeñas que ven cómo durante unos meses al año su población se incrementa de forma exponencial con la llegada de miles de personas para practicar el esquí, por lo que es preciso tener previstas todas las medidas a adoptar para que la actividad se desarrolle con las máximas garantías que minimicen la posibilidad de los contagios».

Un Código internacional de protección de los turistas para el escenario postcovid

La Organización Mundial del Turismo (OMT) desarrollará un código internacional de protección de los turistas para el escenario postcovid e impulsará la coordinación entre países para establecer estándares que den certidumbre a los viajeros, ha explicado en una entrevista con Efe su secretario general, Zurab Pololikashvili.

Quizás los más importante, es el mensaje contundente de la OMT en su última reunión: con todas las prevenciones (mascarillas, distancia, alcohol en gel, test, tomas de temperatura,…) se puede volver a viajar.