Cuando estás disfrutando de las pistas de esquí es posible que se te olvide que también estás haciendo ejercicio. Sin embargo, durante una hora en la nieve se queman una media de 300 a 600 calorías. Además, exponemos nuestro cuerpo a condiciones extremas como por ejemplo las bajas temperaturas. Por eso, es muy importante recargar de energía el cuerpo antes, durante y después de esquiar. En I Love Ski lo sabemos, por eso hoy te explicaremos como cubrir tus necesidades de una manera saludable a la hora de comer.

Qué comer para recuperar la energía después del esquí

Como hemos comentado, después de pasar un día en la nieve nuestro cuerpo quema una gran cantidad de calorías. Además, la exposición continuada al frío hace que nuestro cuerpo nos pida alimentos. Así pues, ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Prepara al cuerpo para un ejercicio aeróbico como es esquiar

Cuando practicas esquí estás realizando un ejercicio aeróbico. Esto quiere decir que tu cuerpo está utilizando los hidratos de carbono y las grasas para convertirlos en energía. Una manera de conseguir que no se agoten es ingerir al menos una hora antes de ir a las pistas alimentos altos en grasas e hidratos. Esto lo podemos lograr de una manera saludable tomando un vaso de leche o bebida vegetal y añadirle copos de avena o muesli. Otra opción de comida saludable cuando vamos a esquiar es un buen bol de yogur con cereales, todo un clásico.

comida saludable

  • Recuperarse tras el esquí

Llega el momento de dejar los esquís, aunque sea momentáneamente. Tu cuerpo, como hemos mencionado, ha realizado un ejercicio aeróbico y se encontrará agotado y con pocas reservas de nutrientes. Así pues, ha llegado la hora de recuperar esos nutrientes y las fibras musculares para volver a estar en un estado de equilibrio.

Es muy probable que cuando decidas descansar, sea ya la hora de comer o cenar. En el plato ideal para recuperarte deben predominar los vegetales. Asimismo, hay que contar con un cuarto de hidratos de carbonos y otro cuarto de proteínas para lograr un plato completo. Un buen ejemplo de cena o comida saludable a la hora de esquiar sería una ensalada de patata y pollo con frutos secos o arroz con verduras y atún.

Si, sin embargo, dejas de hacer ejercicio a la hora de la merienda, recuperar los nutrientes es algo tan sencillo y saludable como comerse una pieza de fruta, membrillo o algún lácteo.

  • Vuelve a entrar en calor a la hora de esquiar con comida saludable

Como bien sabes, mientras esquías tu cuerpo se ve expuesto de manera constante al frío. Por eso, vamos a darte una serie de consejos saludables para que el cuerpo eleve de manera natural su temperatura y esté bien nutrido.

Añadiendo vegetales y hortalizas de hojas verde en tus platos conseguirás hidratar y mantener la temperatura corporal de tu cuerpo. Prepara una sopa con verduras y acompáñala con huevos, carne o pescado y tendrás una comida de los más sana perfecta para después de un día de esquí.

Si te gustan las comidas con especias, este consejo es ideal para ti. El clavo, la canela, la cúrcuma o el ajo, entre otras, aportarán sabor a tu comida, además de aumentar tu temperatura corporal.

Estando en las pistas, no siempre hay tiempo para sentarte y comer un plato caliente que te devuelva la temperatura, sino que son más útiles los snacks. Lleva contigo un puñadito de frutos secos y conseguirás que tu cuerpo produzca un calor extra gracias a su alto contenido calórico. Con tan solo unas cuantas almendras, nueces o anacardos, tendrás un snack saludable y alto en calorías.

snack sano

  • No te preocupes por la altura

Puede que una de tus preocupaciones cuando llega el momento de pensar en tu dieta cuando estás esquiando es el hecho de encontrarte a una altura más elevada de lo normal y no saber si tu cuerpo necesita una ayuda extra para estar en su estado de bienestar.

Aunque parezca que las estaciones de esquí se encuentran en zonas muy altas, la gran mayoría no superan los 2000 metro de altitud, por lo que se considera que están a una altitud baja. Por lo tanto, el hecho de encontrarte a unos 1000 metros de altura no debe suponer ningún cambio en tu alimentación, con mantener una alimentación saludable y equilibrada será suficiente.

  • No te olvides de tener una buena hidratación

La hidratación cuando realizamos un ejercicio aeróbico, como es el esquí, es realmente importante. Si no tienes costumbre de beber agua de manera habitual a lo largo del día, te recomendamos que pautes una hidratación antes, durante y después, para así eliminar los riesgos de deshidratación.

Esto es fundamental ya que cuando se realiza ejercicio, no solo te quedas sin hidratos de carbono y grasas, sino que también se pierde tu reserva de agua y sales a través del sudor.

Un truco para mantenerte hidratado y caliente es mezclar la ingesta de agua con las infusiones y los tés. De esta manera estarás tomando líquidos a la vez que calientas tu cuerpo. Además, tanto las infusiones como los tés son saludables y beneficios para la salud ya que contienen antioxidantes, lo que ayuda a depurar el organismo y a hacer la digestión.

  • No olvides tu comida favorita

Por último, ten en cuenta que no todas las estaciones de esquí se encuentran cerca de tu hogar. Por eso, si decides irte a disfrutar de la nieve fuera de España, no te dejes en casa ese alimento esencial para ti y que no puedas encontrar en ese otro país. Así que, no olvides meter en tu maleta esa comida que te hará sentir como en casa aun estando a kilómetros de distancia.