El cambio climático podría tener un impacto significativo en las áreas de Canadá que dependen del turismo de esquí, como en los alrededores de Ontario

Según un informe reciente que simula el efecto que las emisiones de carbono podrían tener en estaciones de esquí, para 2080 las 60 estaciones de esquí de Ontario serían económicamente inviables.

El estudio, publicado en el Journal of Sustainable Tourism a finales del 2019, evaluó la cantidad de días que las estaciones de esquí en Ontario, Quebec y el noreste de los EE.UU podrían abrirse unido a su capacidad para producir nieve artificial, a medida que aumentan las temperaturas globales.

Un estudio para determinar el impacto del cambio climático

Daniel Scott es presidente de la Universidad de Waterloo, director del programa de Máster en Cambio Climático y uno de los coautores de este reciente estudio. Opina que la duración de las temporadas de esquí podría caer entre 12 y 21% para 2050, dependiendo de cuánto aumenten las temperaturas. En relación con la zona de Ontario, a Quebec le iría mejor según este informe, gracias a su clima más frío y a la mayor elevación de su terreno.

Scott y su equipo proyectaron la duración promedio de la temporada de esquí en 2050 y 2080 basándose en escenarios de calentamiento tanto bajos como altos.

“Si nos fijamos a largo plazo en las últimas décadas de este siglo apenas quedaría mercado regional en comparación a lo que tenemos ahora”, decía Daniel Scott.

Las estaciones de esquí en Ontario y Quebec ya están sintiendo este cambio con temporadas más cortas y una mayor necesidad de nieve artificial.

Si bien el peor de los casos es sombrío para muchas áreas, las simulaciones de Scott proyectan que el 46% de las estaciones de esquí de Quebec todavía podrían alcanzar el listón económico requerido en seis décadas. Seguirían teniendo laderas listas para la acción durante la crucial temporada de vacaciones de Navidad y Año Nuevo durante al menos 100 días.

El cumplimiento de los objetivos climáticos de París de un aumento de menos de 2°C en las temperaturas globales para 2050 podría salvar muchas de las estaciones de esquí de Ontario y de Quebec, según este informe.

Cambio climático con un gran ascenso de las temperaturas. Fuente: Prairie Climate Centre
Cambio climático con un gran ascenso de las temperaturas. Fuente: Prairie Climate Centre

Movilizando los esfuerzos contra cambio climático

El activista por el cambio climático y vicepresidente de sostenibilidad de Aspen Skiing company, Auden Schendler, defiende que la industria del esquí debe adoptar un enfoque mucho más fuerte respecto a la protección del medio ambiente.

El sector debe ser consciente de su fragilidad y debatir al respecto como ya se ha hecho en otros países. De momento, la industria del esquí está respondiendo al cambio climático procurando reducir su huella de carbono. Esa necesidad hizo a Schendler plantearse cómo los proyectos más sustanciales podrían reducir las emisiones de carbono y ser replicados en otros lugares.

Por ello se asociaron con los propietarios de una mina de carbón a una hora de distancia de Aspen. Su intención era capturar metano, un dañino gas de efecto invernadero, que se escapa de las minas a la atmósfera.

Este metano de la mina de carbón alimenta los generadores de la estación. Desde 2012, ese gas se ha redirigido y utilizado para los generadores que bombean tres megavatios de electricidad a la red eléctrica del estado.

“Eso es suficiente para administrar todo nuestro complejo. Hay cuatro montañas para esquiar, 18 restaurantes y tres hoteles durante todo el año”, dijo Schendler.

Esta clase de iniciativas serán fundamentales para la supervivencia de estos modelos de negocio de una forma más ecológica.

Las ciudades que vivan del esquí vivirán un gran giro económico

Daniel Scott dice que no solo los entusiastas de las actividades al aire libre sentirán el impacto del cambio climático en Canadá. También las comunidades construidas alrededor del turismo de esquí se verán fuertemente afectadas.

Cuando las temperaturas excesivamente cálidas del año 2007 retrasaron la apertura de la estación de esquí Blue Mountain más de 1.300 empleados fueron despedidos temporalmente.

Pistas en Ontario con apenas nieve. Fuente: Daniel Scott
Pistas en Ontario con apenas nieve. Fuente: Daniel Scott

“Es como cerrar una planta de fabricación en una ciudad. Muchos políticos pasan por alto la importancia del turismo en nuestra economía. En muchas comunidades es un gran empleador durante todas las épocas del año”, dijo Scott.

Scott y Schendler esperan que las estaciones de esquí de mayor altitud puedan seguir prosperando a finales de siglo. Lo que les preocupa más en esos casos es que el esquí se convierta en una actividad de élite destinada solamente a los más ricos.

Schendler espera que se logre un mayor avance por el bien del planeta. Asegura que su trabajo respecto al esquí le resulta de lo más satisfactorio, pero su labor contra el cambio climático en Canadá es lo que considera de mayor importancia.