Los calcetines son, en general, una prenda que no le prestamos mucha atención en invierno. Sin embargo, los pies son una de las partes del cuerpo por donde más rápido se va el calor corporal y una vez se nos queden los pies fríos, la sensación térmica irá disminuyendo rápidamente. Así, es importante saber elegir qué calcetines elegir para ir a esquiar, a la nieve o a la montaña en invierno.

Por otro lado, y llevándolo hacia nuestro terreno, los calcetines de esquí son una prenda imprescindible y hay que elegir los adecuados según nuestras necesidades. En este post te dábamos algunas ideas lowcost para esta temporada. Un buen calcetín debe cubrir toda la pierna, ser térmico y cómodo. Hay que tener cuidado con el mallado, la costura o el hilo para evitar que se nos clave en la piel cuando nos ponemos las botas y empezamos a esquiar.

Tipos de calcetines térmicos

Cuando vamos esquiar, lo primero que tenemos que saber es que los calcetines térmicos son mucho más adecuados que los de algodón. De hecho, es mejor evitar estos últimos porque, por si no lo sabíais, los pies son la parte más sudorosa del cuerpo. Esto hace que cuando estamos haciendo ejercicio, nuestros pies sudan y si nos ponemos un calcetín térmico, este absorberá la humedad y pasaremos todo el día con los pies húmedos (lo cual da mucho frío). Esto se debe a que están hechos de fibras sintéticas como el poliéster, el nylon, la lycra, o el acrílico, o bien de lana de oveja merina, que son materiales que están diseñados para absorber la humedad del cuerpo. Sin embargo, los calcetines de algodón no lo harán. Además, los calcetines térmicos se ajustan mucho mejor a tu pie que los de algodón.

Por otro lado, tenemos que decir que los calcetines térmicos específicos para esquiar incluyen acolchado en zonas concretas como las espinillas o los talones para proporcionar comodidad y evitar las incómodas rozaduras en las pistas.

A continuación, veréis una clasificación de los dos principales tipos de calcetines térmicos que os podéis encontrar: de tubo y ergonómicos.

Calcetines de tubo

Son los calcetines térmicos más básicos que puedes comprar. Son, como su propio nombre indica, tubos largos y elásticos con una banda elástica en la parte superior para evitar que se deslice hacia abajo por tu pierna.

La parte negativa de este tipo de calcetines es que no hay diferencia entre pie izquierdo y derecho, ni tampoco están diseñados especialmente para hombres o mujeres. Tal y como veremos más abajo y vimos en el artículo de las botas de esquí, nuestras piernas y nuestros pies tienen unas necesidades distintas a las de los hombres.

Los calcetines de tubo son ideales para personas que esquíen o practiquen snowboard de forma muy ocasional ya que proporcionan comodidad de forma sencilla y asequible.

Calcetines ergonómicos

Los calcetines ergonómicos sí diferencian entre el pie izquierdo y el derecho. Una de las principales características de este tipo de calcetines es que se ajusta perfectamente a tu pie.

Suelen tener una parte delantera en ángulo para acomodar las distintas longitudes de tus dedos y una forma concreta alrededor del arco, el empeine y el tobillo para adaptarse a tu pie.

Los calcetines ergonómicos van dirigidos a esquiadores que practiquen el deporte de forma más asidua, pero sin ser profesionales y que quieran tanto comodidad como rendimiento.

Consejos a tener en cuenta a la hora de elegir tus calcetines de esquí

A la hora de comprar unos calcetines para esquiar debemos tener en mente una serie de conceptos y, así, según nuestras necesidades, elegiremos un calcetín u otro.

El material de los calcetines

Debemos tener en cuenta para qué vamos a usar el calcetín y en función de eso, qué materiales se adaptan mejor a nuestras necesidades.

  1. Calcetines térmicos de lana

La lana es la única fibra natural capaz de absorber la humedad. El problema de la lana es que es propensa a darse de sí más fácilmente. Esto se debe a que tiene menos memoria elástica que las fibras sintéticas.

  1. Calcetines térmicos de lana de oveja merina

Este tipo de lana proviene de una clase de oveja específica y se dice que es de mejor calidad porque mantiene su forma mejor que la lana normal. Es un material ideal para los calcetines térmicos porque también absorbe muy bien la humedad y no acumula el mal olor con tanta facilidad como lo hacen los materiales sintéticos. Este tipo de calcetines son suaves, cómodos y transpirables.

De hecho, en este artículo te contamos como existen varias marcas que utilizan este fantástico tejido para sus productos. ¡Échale un vistazo!

  1. Calcetines térmicos de materiales sintéticos

Hay diferentes materiales sintéticos de los que pueden estar hechos los calcetines térmicos como el elastómero o elastano (más conocido como lycra) que proporciona elasticidad; el acrílico, que es perfecto para las bajas temperaturas o el thermalite, que es muy transpirable y mantiene el calor.

Estos tres son los principales tejidos de los que están hechos los calcetines térmicos. Sin embargo, la mayoría de ellos están fabricados con una mezcla de materiales. Esto permite a los fabricantes obtener el mejor rendimiento posible de cada tejido. Por ejemplo, pueden usar poliéster por su comodidad, nylon por su resistencia y acrílico como sustituto de la lana. En las etiquetas de los calcetines siempre estará indicados con qué materiales están fabricados. Y recordad, ¡evitad siempre los calcetines de algodón para la nieve!

Importante: Qué actividad vas a desarrollar

No es lo mismo comprarse unos calcetines térmicos para esquiar, para hacer snowboard o para el aprés-ski. Tampoco es lo mismo si vas a desarrollar una actividad de esquí profesional o amateur.

Temperatura

No es lo mismo esquiar a principios o finales de temporada que ya la temperatura puede variar enormemente. Así, en función de la temperatura exterior debemos elegir un tipo de material u otro.

Si estamos ante un clima cálido nos interesara comprar un calcetín que contenga Coolmax, un material capaz de sacar fuera el sudor del pie. Si estamos ante un clima frío mejor decantarnos por una mezcla de lana con material del tipo Thermolite, capaz de abrigar aun estando mojado.

Ajuste

Cuánto más se adapte el calcetín a nuestro pie, más cómodo nos será a la hora de esquiar. Por eso es importante que acertemos con la talla y que compremos calcetines que hagan distinción entre el pie derecho y el izquierdo, no como los calcetines de tubo, que ya hemos visto más arriba.

Talla

Hablando de elegir bien la talla, si dudamos, es mejor coger una talla menos. Ya que los calcetines suelen ser elásticos y podrán darse de sí. Sin embargo, si nos quedan grandes, nos podemos clavar los pliegues que se formen y nos saldrán las temidas, dolorosas e incómodas ampollas.

Altura

Según el tipo de botas que vayas a llevar, tendrás que comprarte un calcetín más alto o más bajo para evitar posibles rozaduras. Lo mejor, cómo hemos dicho más arriba, es que lleguen, al menos, hasta la rodilla.

Costuras

Siempre que sea posible evita las costuras. A menos costuras, menos probabilidades de que se nos claven. Ahora bien, aunque se han ido eliminando las costuras de los calcetines de esquí, la mayoría de los calcetines aún tienen alguna. En este caso, es mejor optar por aquellas denominadas como “costuras planas”, que minimizan el riesgo de ampollas.

El peso del tejido 

  1. Ligeros

Los calcetines ligeros ofrecen el mayor nivel de rendimiento. Por lo que son los favoritos de los esquiadores y snowboarders profesionales, debido al mayor control y tacto que aportan. Este tipo de calcetines, encajan mejor en las personas que tiendan a tener los pies calientes o bien que vayan a esquiar al principio o al final de la temporada cuando el tiempo aún no es tan frío.

  1. Intermedios

Se dice que en el término medio está la virtud, y en este caso, esto es cierto. Los calcetines térmicos intermedios son los más populares en las pistas de esquí. Proporcionan un perfecto equilibrio entre comodidad, calidez y rendimiento.

  1. Pesados

Los calcetines térmicos pesados son los más gordos que hay. Son perfectos para aquellas personas que tienden a tener los pies fríos. Suelen usarlo esquiadores y snowboarders principiantes.

Recomendaciones de calcetines calientes para esquiar

Como ya vimos en el artículo de las botas, cada una tiene un diseño diferente según si están fabricadas para hombre o mujer. En el caso de los calcetines pasa lo mismo, entre otras cosas, porque la longitud del calcetín ha de ser igual a la de la bota para evitar posibles rozaduras.

Por otra parte, los calcetines específicos para mujeres suelen tener una caña algo más corta y ancha, para proporcionar más comodidad a la pierna femenina, ya que tiene una forma más corta y rellena.

Así pues, os dejamos aquí algunas recomendaciones de los mejores calcetines para esquiar según lo que vayamos buscando:

Lorpen T3 ski superlight s3sl

Los materiales de los que está hecho este calcetín son 48% Lana, 32% Nylon, 10% Poliéster y 10% Lycra, por lo que es un tejido duradero y logra mantener el pie seco y caliente. Además, tienen un tejido de protección antibacteriana.

Se llama T3 porque forma parte de la Tecnología de 3 capas que combina material de aislamiento Primaloft, lana natural de oveja merina y nylon.

Se ciñen y se adaptan a tu pie a la perfección. Tiene una zona de ventilación y zonas reforzadas con un mayor acolchado y su precio ronda los 20€.

Calcetín caliente
Imagen: T3 ski superlight s3sl de la marca Lorpen

T3 women’s ski midweight

Siguiendo con la misma marca, tenemos un calcetín que también cuenta con la tecnología T3 para esquiadoras de gran nivel que necesitan un calcetín grueso y muy térmico. Incorpora la tecnología “Anatomical Calf Support”. Gracias a ella, los hilos se posicionan por capas (Tecnología T3) y se mejora el poder calorífico, además de acolchar el calcetín en la zona de la espinilla para adaptarse a la morfología de la pierna y proteger los puntos de presión con la bota de esquí.

Su composición: 19% PrimaLoft, 43% Merino Wool, 28% Nylon, 10% lycra, y su precio ronda los 25€.

Calcetín térmico
Imagen: calcetín para la nieve marca T3 women’s ski midweight

Lurbel Altitud W

Estos son perfectos para los días más fríos. Gracias a su exigencia térmica Thermo Plus,  mantienen la temperatura con termómetros exteriores de -5 a -25º.

El calcetín está colchado con B-max ESP en las zonas de más rozamiento como la puntera, el talón, la espinilla y la media planta y gracias a su tecnología textil Regenactiv y a la rejilla de plata, proporciona un confort total para esquiar.

Su composición es 52% Regenactiv, 25% Thermo, 15% Poliamida Ion y 8% Lycra, y su precio ronda los 18€.

Imagen: Lurbel Altitud W

 X-socksw´s Ski Light

Están diseñados específicamente para mujeres, además de diferenciar los pies derecho e izquierdo. El calcetín Skiing Light cuenta, además, con protecciones acolchadas en todas las zonas de roce y presión con la bota, eliminando el dolor de pies y el cansancio.

La marca Xsocks ha fabricado este calcetín con un sistema de canales de ventilación que evita el exceso de sudor, el sobrecalentamiento y el sobreenfriamiento.

SU composición es Poliamida 43%, acrílico 24%, lana 22%, polipropileno 9% y elastane 2%, y su precio ronda los 18€.

Ski Light
Imagen: X-socksw´s Ski Light

Falkefalke SK2 W

Estos calcetines de amortiguación media de la marca Falke tienen un diseño ergonómico y específico para la anatomía femenina.

Gracias a los materiales empleados en su fabricación, los SK2 W evacuan la humedad eficazmente al exterior y mantienen los pies con un alto grado de calidez. Su amortiguación proporciona una seguridad óptima, además de un contacto cómodo y confortable durante el esquí.

Su composición es 45% Polipropileno, 25% Acrílico, 20% Lana, 10% Poliamida, y su precio ronda los 30€.

Falkefalke SK2 W
Imagen: calcetín térmico de la marca Falkefalke SK2 W

 Lurbel calcetín esquí Veleta

Calcetín altamente recomendado para esquiar o hacer snowboard. Estos calcetines están orientados a deportes de gran exigencia térmica y están fabricados con feelthermo plus para extremas condiciones de frío.

Cumplen dos funciones: a la vez que mantienen la temperatura corporal en su interior, evacuan el sudor al exterior mejorando el confort, además de erradicar el olor gracias a su poder antibacteriano. Se adaptan y ajustan perfectamente al pie evitando rozaduras con la bota de esquí. Su fabricación sin costuras también favorece el confort en su uso. Además, cuentan con zona de amortiguación en el talón y puntera. Asimismo, su peso es muy ligero.

Su composición es 82% PrimaLoft – 10% Polyamide Ion – 8% Lycra y su precio ronda los 15€.

Lurbel Veleta
Imagen:  Lurbel calcetín de esquí Veleta

Calcetines Lurbel Ski Pro

Es un calcetín que ofrece un confort máximo, además de adaptabilidad, transpiración, y retención de la temperatura. Además, no tiene costuras y posee refuerzos en zonas de mayor fricción.

Elaborados con la tecnología Performance de Lurbel, su estándar es ofrecer la máxima calidad con prestaciones de alto rendimiento. Ofrece también propiedades antibacterianas en todas las prendas.

Su composición es 92% poliamidaionizada y 8% lycra, y su precio ronda los 20€.

Lurbel Ski Pro
Imagen: Lurbel Ski Pro

Spyder Pro Liner

El Pro Liner es un calcetín ligero con buena absorción de la humedad. Está anatómicamente diseñado para adaptarse a todos los contornos del pie y está diseñado exclusivamente para mujeres.

Su composición es 76% Acrílico-pillex, 22% Poliamida, 2% Elastano, y su precio ronda los 18€.

Calcetín Spyder Pro Liner
Imagen: calcetín de la marca Spyder Pro Liner

Y hasta aquí algunos de los calcetines que os pueden servir a vosotras para esquiar este invierno. Y t’u, ¿ya sabes cuál utilizarás esta temporada?