Las mujeres y la montaña – Aymerick Bonnot es responsable de Ascenso, una estructura que opera en un entorno privilegiado: la montaña. Ofrece sus servicios a los diferentes agentes presentes en este territorio: industria de la montaña, oficinas de turismo, comunidades, remontes mecánicos, etc.
El trabajo temporal, el reclutamiento (principalmente de cargos de alto nivel), la formación y la consultoría en Recursos Humanos son la vida diaria de esta estructura (Auditoría, evaluación de habilidades, coaching, teambuilding, seminarios, formación…).

¿POR QUÉ TODAVÍA HAY TAN POCAS MUJERES A LA CABEZA DE LAS ESTACIONES?

 
Aymerick Bonnot: Hoy en día, los responsables están cada vez más abiertos a tener candidatas, pero no las tenemos. Como reclutadores, tenemos muy pocas mujeres que se presenten para puestos de alta dirección. No es la selección de candidatos la que tiene un bloqueo, es más bien al atractivo de la posición.
Hay que reconocer que, cuanto más pequeña sea la estación, más necesario es que el director tenga las habilidades técnicas necesarias para supervisar a sus equipos. Tenemos grandes dificultades para encontrar mujeres que tengan estas competencias técnicas. Sin embargo, para las estaciones grandes sí que podríamos permitirnos tener mujeres en estas posiciones. Por ejemplo, recientemente reclutamos para la posición de dirección de Courchevel y solo se presentó una mujer.
Cuando reclutamos altos cargos para estaciones grandes, no siempre se requiere experiencia técnica, lo que supone un punto a favor pero no es restrictivo dependiendo del proyecto.
Yo pienso que la imagen de la montaña y sus oficios no ayuda para su feminización: todavía nos mantenemos con la imagen de que la montaña es ruda, que los ritmos de trabajo son intensos y que es necesario gestionar equipos masculinos poco abiertos a ser dirigidos por una mujer.

¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA CAMBIAR ESTO?

 
Aymerick Bonnot: Creo que el bloqueo de la feminización de los dominios esquiables está relacionado sobre todo con la imaginación. Muchas mujeres aún piensan: “Es un trabajo de hombres, que está muy relacionado con aspectos técnicos, por lo que no es para mí”.
Actualmente tenemos un problema de comunicación sobre estos oficios. Podría haber mujeres en posiciones de liderazgo, pero se les pide que existan, que se impongan en un entorno masculino y que se posicionen como mujeres duras. Tienen que establecer grandes límites en un entorno que no ayuda. Y una vez que tienen éxito, a veces se las culpa por ser demasiado duras o demasiado fuertes. Es un verdadero bloqueo.
Tengo muy pocas candidatas para puestos de altos cargos. Actualmente, tengo dos o tres candidatas, pero que están lejos del sector, y para los responsables eso es una combinación de incógnitas. No hay siquiera unas pocas mujeres que vengan del entorno. Las mujeres son conscientes de la realidad y se preguntan si quieren enfrentarse a esta situación y si vale la pena. Sin hablar de la remuneración.

¿QUÉ VALOR AGREGADO PUEDE APORTAR UNAS MUJERES A UNA ESTACIÓN DE ESQUÍ?

 
Aymerick Bonnot: Las mujeres aportan un equilibrio obvio tanto a nivel de comunicación como en la forma en que perciben las cosas y las abordan. Son muy abiertas de mente y no se atascan en un solo proyecto técnico. Su sensibilidad con el cliente, familiar, es innegable.
Las mujeres son consideradas muy duras al principio, pero tienen mucha benevolencia que emerge después de un tiempo, y es una ventaja para los equipos.
Cuando hay una mujer, los hombres testarán sus límites, pero le darán una oportunidad porque ellas son muy poco numerosas en el medio.
Cuando una mujer está en este entorno, solo tiene una obligación: ¡tener éxito! Las mujeres a menudo trabajan mucho más que cualquier otra persona. No tienen derecho al más mínimo error. Estas personas se imponen un ritmo de trabajo que no implica duda. Son personas muy confiables, que a menudo brindan seguridad a la empresa: la integración es una fase primordial que no debe perderse.