Graduada de Sciences Po Paris y de la Ecole des Hautes Etudes en ciencias sociales (Paris), Blandine Vernardet fue durante nueve años la directora general de la estación de Piau. Desde 2016 hasta 2018, fue directora de recursos humanos en Grand Tourmalet y, desde 2019, se convirtió en directora general adjunta y se le solicitó que ocupara la dirección general. Paralelamente, estuvo a cargo de la misión en N’PY para liderar el lanzamiento y despliegue de Skylodge, una cadena de hoteles en una estación de montaña.
I Love Ski: ¿POR QUÉ HAY TAN POCAS MUJERES EN LA SEDE DE LAS ESTACIONES?
 
Blandine Vernardet: Los dominios esquiables siguen siendo un ambiente muy masculino para todos los oficios. Las tasas de feminización son muy bajas, ciertamente porque históricamente éramos un sector industrial en lugar de un sector de servicios; pero, durante varios años, la situación ha evolucionado y estamos mucho más centrados en el cliente y el servicio.
En su momento, cuando empecé a trabajar en las estaciones de esquí, prácticamente no había directores de estación que no fueran ingenieros. Los perfiles de hoy, sin embargo, tienden a volverse más generales y esto ilustra un cambio. Hemos ido mutando de los oficios industriales a los servicios y esto se está empezando a notar en la estructura demográfica de nuestras empresas.
I Love Ski: ¿QUÉ PODEMOS HACER PARA CAMBIAR ESTO?
 
Blandine Vernardet: Cuando veo la tasa de feminización en la estación de Piau y la de Grand Tourmalet, veo que hay una brecha real. Tener una directora a la cabeza de un dominio esquiable conduce a la feminización de los equipos. Poco a poco, según las temporadas, logramos feminizar el equipo.
Una de las principales dificultades es tener candidatas, especialmente en puestos altamente técnicos como el mantenimiento de remontes mecánicos. Pero en general, no hay ninguna razón para que no haya mujeres en los equipos: se trata de cómo hacer su contratación y reclutamiento. Creo que podemos cambiar de posición y reequilibrar los sexos.
En realidad, hay dos escollos en nuestro sector:
– Los empleos que existen en las estaciones de esquí no son muy conocidos y los jóvenes no necesariamente piensan en ellos cuando no son de este entorno.
– Es necesario mostrar que las mujeres tienen su lugar, ya sea a través de la profesión, de los grupos de mujeres empresarias, y hacerles saber que estas posiciones están en el espectro de lo posible.
 
 
I Love Ski: ¿QUÉ VALOR AGREGADO PUEDE APORTAR UNA MUJER A UNA ESTACIÓN DE ESQUÍ?
 
 
Blandine Vernardet: En general, muestran una fuerte pugnacidad y a veces parece que es necesario demostrar más que las mujeres tienen su lugar en estos oficios. Cuando hay mujeres en los equipos, sentimos que están a punto de terminar las cosas. Y eso aporta mucho a los equipos.
En lo que respecta a las cuestiones relacionales, históricamente, la relación en entornos muy masculinos puede ser frontal o incluso verbalmente “violenta”. El hecho de feminizar a los equipos impone cambios de comportamiento y obliga a modificar los mecanismos de funcionamiento habituales. Esto añade fluidez y formas de ser más serenas.
El cambio opera principalmente en el equilibrio de poder, en las relaciones conflictivas, donde las cosas son un poco más moderadas.
En cuanto a la relación con el cliente, creo que no es específica para las mujeres. Pero es cierto que pueden tener una mayor sensibilidad en ciertos temas: accesibilidad de los niños pequeños, aprendizaje, limpieza…