Entrevista con Blandine Tridon, del grupo Labellemontagne
¿Por qué cree que todavía hay tan pocas mujeres al frente de las estaciones de esquí?
 
Blandine Tridon: En mi opinión, hay varias razones:
– En primer lugar, en las estaciones, históricamente hay una tendencia a que los directores sean ingenieros. Esta es la parte técnica que ha dominado hasta ahora, mientras que hoy estamos convencidos de que lo dominante es la gestión y la capacidad de gestionar el ecosistema de una estación y su complejidad. Hay un concepto muy histórico de los “remontes mecánicos”, en el sentido técnico del término, y hay pocas mujeres en formación técnica como las escuelas de ingeniería.
– Después, está lo operacional: notamos que a menudo las carreras femeninas emplean un poco menos de tiempo en lo operacional, mientras que en el sector de los deportes de invierno lo operacional parece dar legitimidad. A menudo encontramos mujeres en los comités de gestión, pero en puestos más bien funcionales. Para moverse hacia una posición de gestión de la empresa, la experiencia en lo operacional suele ser privilegiada.
Durante 10 años, fui directora de la marca Maeva (residencias turísticas), antes de ser gerente. En LabelleMontagne, consideramos que un administrador de estación no tiene un solo perfil. En su lugar, tratamos de cultivar diferentes perfiles, con más componentes comerciales, gestión, etc. Un grupo como el nuestro gana por tener esta variedad de perfiles.
Pocas mujeres están actualmente solicitando puestos de liderazgo en estaciones de esquí. Creo que se trata en parte de una autocensura, de la que no se es consciente, por parte de las mujeres, de cara a una profesión y un sector empresarial un poco conservador.
Para nosotros, un director de estación debe tener conocimientos técnicos, pero no es esencial porque lo acompañarán otros. Su trabajo es gestionar, dirigir todo el conjunto: marketing, aspectos técnicos, gestión, seguridad. No veo nada en sí mismo que sea un freno a la hora de contratar a una mujer. Desafortunadamente, en nuestros reclutamientos, no son los perfiles femeninos los que están teniendo un empujón. Encontramos mujeres en posiciones más bien N-1.
¿Qué se puede hacer para cambiar eso?
 
Blandine Tridon: Es importante hablar sobre el tema, y con mucho gusto comparto mi recorrido y mi experiencia para marcar la diferencia. En los remontes mecánicos, no me encuentro con muchas homólogas femeninas, así que habrá cruzar las barreras poco a poco.
Hay mujeres que están abriéndose camino hoy y estoy convencida de que gradualmente otras se irán uniendo a esta profesión.
¿Qué valor agregado puede aportar una mujer a una estación de esquí?
 
Blandine Tridon: A menudo respondo esta pregunta con una pirueta (risas).
Juego al ping pong y soy zurda. Al contrario, mis oponentes no siempre están acostumbrados a jugar contra un zurda. Cuando juego, no pienso en que soy zurda, pienso en que voy a ganar y en que estoy jugando, simplemente.
En mi trabajo es lo mismo: no me paro a pensar que soy mujer. Yo hago mi trabajo, simplemente.
En general, la diversidad ofrece todo ventajas. En cierto modo, una mujer líder puede permitirse un campo de intervención más amplio, ya sea más masculino (directo), como también más empático.
Pero considero que un hombre también puede buscar estas cuestiones específicas.
Según las situaciones, adapto mi enfoque.
En el mundo de la montaña, existe una gran complejidad de partes interesadas, y, en mi opinión, saber modular su modo de intervención es una ventaja. Es una mezcla y es necesario poder apoyarse en la competencia y la experiencia y buscar modos de intercomunicación más variados. La diversidad y la mezcla son lo que hace que un negocio funcione mejor.
En la montaña, está la imagen del conductor de máquinas de limpieza con grandes brazos. Y luego están las mujeres que se han unido a estos puestos. Esta profesión no es cuestión de fuerza, sino de precisión: respetar un plan de limpieza y optimizar la limpieza. El aumento de la diversidad solo puede beneficiar a nuestros equipos.