Entrevista con Anne Delignac, Directora de la estación de esquí de Val Louron

¿Por qué sigue habiendo tan pocas mujeres a la cabeza de las estaciones?
 
Anne Delignac: Una estación se asocia a menudo con remontes mecánicos, y quien dice “mecánica” entiende “técnica”. Creo que, con esta forma de comunicación, los reclutadores piensan que los hombres pueden responder mejor al perfil del director de una estación de esquí.
Desde mi punto de vista, esto no es del todo cierto. Tienes que saber rodearte de un buen jefe de operaciones.
Tengo formación de ingeniera del CESI (Centro de Educación Superior Industrial). No creo que la capacitación técnica sea esencial en estos oficios, sino un buen conocimiento del medio ambiente y el funcionamiento de las estaciones.
 
Anne Delignac ¿Qué podemos hacer para cambiar esto?
 
Anne Delignac: Creo que es importante integrar mejor la relación con el cliente. Desde que empecé como directora de la estación de Val Louron, siempre he puesto al cliente en el centro, desarrollando marketing, atención al cliente y comunicación. Los directores de estación necesitamos una doble habilidad: técnica y comercial.
El problema de las estaciones de esquí es principalmente aumentar el número de días de esquí y expandir los negocios de las estaciones. Creo que las mujeres están más enfocadas en este aspecto.
En Val Louron, tenemos una mujer que realiza la retirada de nieve, ¡y hay mucha menos ruptura de equipos! Existen muchos trabajos en la estación que no son cuestión de tener grandes brazos.
Para satisfacer las necesidades del personal femenino, tenemos personas que sirven como sustitutos en los remontes mecánicos y que vienen en reemplazo en caso de necesidad por parte de las chicas.
¿Qué valor extra puede aportar una mujer en una estación de esquí?
 
Anne Delignac: En general, y desde un punto de vista externo, las mujeres están más orientadas hacia la relación con el cliente.
Desde un punto de vista interno, creo que, como mujeres, estamos más atentas a la vida cotidiana de los empleados. No quiero generalizar, pero creo que estamos más orientadas hacia el otro, ya sea el cliente o el empleado.
Las mujeres tienen una gran capacidad de escucha, una gran simpatía: “es un poco el papel de madre el que destaca”.
Esto puede deberse a mi educación y a mi deformación profesional, pero creo que las mujeres demuestran un alto nivel en gestión. Yo me exijo mucho rigor a nivel personal y de equipo.
La estación de esquí de Val Louron contó durante la temporada 2018-2019 con 12 mujeres (incluyendo tres permamentes) y 43 hombres (cinco permanentes).