Continúa la tendencia de los descensos de ochomiles en esquís, tendencia comenzada por el alpinista pionero esloveno Davorin Karničar Esta vez, del Nanga Parbat, en Pakistán, con 8.125 metros de altura. Dos equipos competirán por ser los primeros en descender con esquís el Nanga Parbat. La proeza ya fue realizada por el italiano Hans Kammerlander y el suizo Diego Wellig en 1990, pero ellos no descendieron desde la propia cima, sino desde 100 metros más abajo, desde una altura de 8.025 metros.

Casi 30 años más tarde, dos equipos distintos tratarán de batir el récord haciendo el descenso desde la cima: por una parte, los franceses Tiphaine Duperir y Boris Langenstein, y, por otra parte, el italiano Cala Cimenti y los rusos Vitaly Lazo y Anton Pugovkin.

Dos equipos competirán por ser los primeros en descender con esquís el Nanga Parbat.

Ambos equipos han logrado ya el primer descenso de otras grandes montañas y ya han competido anteriormente entre ellos por hacerlo. De hecho, hace un año, Duperir y Langenstein fueron los primeros en descender integralmente el Laila Peak, junto con su compatriota, la esquiadora Carole Chambaret. Cimenti lo lograba unos días después con el suizo Matthias Koenig.

Imagen Wikipedia: Nanga Parbat

El reto de los ocho miles: el Nanga Parbat

Ya en 2008, el alemán Luis Stitzinger descendió también el Nanga Parbat, pero por otra ruta, la peligrosa pared vertical central de la cara Diamir. A pesar de ser una increíble proeza, la altura desde la que partió fue menor, de 7.850 metros.

Además de ser uno de los ochomiles y la novena montaña más alta del mundo, el Nanga Parbat es conocido por ser una de las montañas más difíciles de escalar del mundo, junto con el K2 (cuyo descenso con esquís desde la cima fue logrado el año pasado por el polaco Andrzej Bargiel) y el Annapurna, que Cimenti, Lazo y Pugovkin ya intentaron descender sin éxito el año pasado.

el Nanga Parbat: la novena montaña más alta del mundo

Los peligros que implica el ascenso del Nanga Parbat ya han acabado con la vida de 85 alpinistas. A pesar de que su nombre significa “montaña desnuda” en paquistaní, también se la conoce como “montaña asesina”. El primer intento de ascenso fue en 1895, por parte de Albert Mummery, que perdió la vida en la montaña. El siguiente intento no sería hasta 1932, pero nadie consiguió llegar a la cima hasta 1953, cuando fue logrado por el austriaco Hermann Buhl.

Actualmente, ambos equipos se encuentran en plena expedición, tratando de llegar a la cumbre. Habrá que estar pendientes de su progreso para ver quien lo logra antes.

Foto portada: Bernhard Krainer – picasaweb