Châtel: un resort etiquetado como “Familia Plus”

Cada año, la estación de esquí Châtel está sujeta a una prueba de “Famille Plus”, la etiqueta nacional francesa que reconoce los esfuerzos realizados por las estaciones de esquí para dar cabida a familias y niños. Se evalúan varios criterios, incluyendo recepción, alojamiento, servicios, entretenimiento, innovaciones, etc.
La estación de esquí Châtel, en Alta Saboya (Francia), se ha comprometido durante años a dar la bienvenida tanto a pequeños como a mayores a través de:
1. Una bienvenida personalizada para las familias.
2. Entretenimiento adaptado para todas las edades.
3. De la más pequeña a la más grande: para cada uno, su propia tarifa.
4. Actividades para jóvenes y mayores, para disfrutar juntos o por separado. 
5. Un servicio médico cercano para tratar rozaduras y pequeñas heridas.
6. Niños cuidados y mimados por parte profesionales. Pueden consultar las semanas de animación temática para niños en los programas de actividades distribuidos por la oficina de turismo.

¿Alguien puede cuidar a mis hijos mientras yo disfruto del esquí en Châtel?

En Châtel, incluso puede hacer varios descensos. Puede estar tranquilo, sus hijos estarán en buenas manos.
El Club de los Pequeños Montañeros está formado por un equipo de animadores profesionales que dan la bienvenida a los niños de entre 4 y 14 años.
Hay numerosas actividades interiores y exteriores (talleres de manualidades, juegos, deportes…) especialmente preparadas para niños.
Y para los padres que desean que su hijo (de 4 a 8 años) también aprenda a esquiar, la estación de Châtel y el Club de los Pequeños Montañeros ofrecen durante las vacaciones de Navidad y en febrero una bienvenida turística de medio día, transporte incluido.
Deja a sus hijos en las clases de esquí reservadas por la mañana en Pré-la-Joux, Linga o Super-Châtel (de 9:00 a 11:00) y se les recoge cuando acaben las clases mediante un servicio de traslado con acompañante para ir a comer en el Centro de Ocio. Por la tarde, se les lleva de nuevo a divertirse a la zona de actividades. Todo lo que tiene que hacer es recogerlos a última hora de la tarde en el Centro de Ocio y contarse unos a otros qué tal ha ido su respectivo día de esquí.

Châtel, sin límite de posibilidades para las familias

En la estación de Châtel las posibilidades son infinitas. Su vasto dominio esquiable está formado por un total de 46 pistas a las que se accede mediante 42 remontes esquiables. Además, la diversión está asegurada gracias a sus pistas lúdicas: la Zona Lúdica y la pista Milka Malva.
La Zona Lúdica, de unos 250 metros de longitud y protegida por redes, permite (ya sea sólo o acompañado por un instructor) medir su velocidad y aprender a controlar la distancia de frenado. La encontrará cerca de la pista azul de Bellevue, en el áres de Super-Châtel/Chalet Neuf.
En la Milka Malva se puede descubrir la fauna alpina de una forma divertida: basta con desviarse un poco del camino y adentrarse en la naturaleza para descubrir paneles pedagógicos y reproducciones a escala real de los distintos animales autóctonos que se pueden encontrar.
Si busca una estación de esquí en la que toda la familia pueda disfrutar de la nieve, ya sea juntos o por separado, la estación de Châtel es su destino ideal.
Foto : Guardería Châtel