La estación de esquí escocés Cairngorm Mountain, es uno de los cinco lugares donde se puede disfrutar del esquí en plena naturaleza. Las expectativas para este invierno eran buenas, dado que la temporada pasada fue generosa en nieves y más de 5 millones de escoceses podían disfrutar de la nieve sin necesidad de salir de su tierra.
Los accesos principales a los dominios esquiable, representan las arterias de un sistema cardiovascular de una estación de esquí: si hay problemas en este remonte la estación y su actividad está condenada.
Esta situación de crisis, la han encontrado los responsables la pequeña estación de esquí de Cairngorm en los recientes controles del mes de septiembre, en uno de los controles anuales. La estación de esquí escocesa, cuenta con pistas aptas para todos los niveles. Pistas verdes para los principiantes así como 11 pistas rojas y 2 pistas negras para los expertos. Hasta los entusiastas del freestyle deberán esperar o buscar otro “spot” que les permita ascender a las cumbres sin necesidad de calzarse las pieles, dado que el Snowpark Headworx permanecerá cerrado por tiempo indefinido como el resto de la estación, así como la escuela de esquí.

Problemas en la cimentación

El funicular de la montaña Cairngorm, que costó aproximadamente casi 20 millones de Libras en el año 2001, ha sido cerrado por presentar indicios de deficiencias en su estructura y asentamiento.
Este funicular, es considerado el “tren” más alto de Reino Unido, con dos kilómetros de trayecto y realiza un ascenso rápido por la pendientes de las montañas escocesas a ras del suelo, para evitar los fuertes y racheados vientos de la zona, que impedían instalar otro tipo de solución de transporte por cable.
El cierre de la instalación supone un gran próblema para la estación de esquí Cairngorm, dado que es el único transporte disponible para acceder al pie de pista y no existen otras opciones. La instalación de este funicular, se consideraba una eficiente solución para poder transportar turistas durante el invierno y el verano. Sin embargo, parece que no se tuvieron en cuenta factores meteorológicos de la zona, como son los fuertes vientos que superan a veces los 150 km/h así como la cimentación y preparación del firme por donde se extienden los dos kilómetros de vías.
 

 
Imagen : Mapa de pistas Cairngorm

Incertidumbre sobre la posible apertura de la estación de esquí de Cairngorm

Existe una total incertidumbre sobre la posible apertura del dominio esquiable durante la temporada de invierno 2018-2019.
Los trabajos de investigación durarán al menos hasta finales de noviembre, tiempo durante el cual el funicular permanecerá cerrado” comentaba el director de operaciones en Cairngorm Mountain, Ewan Kearney a los compañeros del Telegraph.
Su máximo responsable también comentaba los detalles de la actuación. ” El trabajo incluirá la excavación del terreno. Estos movimientos de tierras, permitirán evaluar los cimientos y el monitoreo continuo de la estructura. “Esta problemática coloca al negocio en una situación extremadamente difícil”, dijo Kearney. “Es una incidencia muy relevante para nosotros dado que es un remonte que permite acceder a la zona de principiantes al gran público. Es una zona de suaves pendientes donde se dan las clases de esquí y las actividades de capacitación y este invierno. Será muy difícil poder acceder a ella dado que la reparación de la estructura puede demorarse”.
 

Los profesores de esquí sin trabajo

El drama afecta a toda la actividad económica de la zona de la estación de esquí de Cairngorm, pero uno de los sectores más afectados sin lugar a dudas, como siempre, son los instructores de esquí y snowboard. Esta semana de la Escuela de Nieve de Cairngorm ha informado que no operará este invierno y se estima que se han perdido 50 empleos.
Un frío correo electrónico a los empleados, que se publicó en Facebook informaba que la actividad no llegaría a iniciarse esta temporada: “Se decidió esperar el informe técnico del funicular. Lamentablemente, la escuela de nieve no abrirá esta temporada de invierno 2018/19 “.
Unos días después del anuncio, Disability Snowsport UK (DSUK), una organización benéfica del Reino Unido que brinda acceso a deportes de nieve para personas con discapacidad, suspendió su sistema de reserva mientras espera que se soluciones la incidencia en el funicular. “Como muchos de ustedes saben, la escuela de esquí Cairngorm está cerca de nuestros corazones, es donde todo comenzó hace más de 40 años y es la única montaña en el Reino Unido que alberga una escuela de esquí DSUK“, dijo Mark Kelvin, director ejecutivo de la organización. Una declaración en las redes sociales. “La seguridad y el disfrute de los esquiadores DSUK y sus familias es primordial … Actualmente estamos explorando cómo podríamos ofrecer esquí en la hermosa montaña Cairngorm sin disponer del funicular”.
Cairngorm Estate, incluido el funicular, es propiedad de Highlands and Islands Enterprise (HIE). El resort y su infraestructura están a cargo del operador comercial CairnGorm Mountain Limited (CML), que arrendó la explotación de la zona de esquí a “Natural Retreats” en 2014.

La gestión de la estación de esquí Cairngorm se pone en duda

Las tres compañías están siendo muy criticadas desde todos los frentes posibles. La economía local y del valle, dependen en gran medida de los ingresos y la actividad que genera la estación de esquí.
Definido en redes sociales como un “desastre total” y un “deshonroso desastre”. La página de Facebook de Save the Ciste, exige la remodelación del telesilla Coire na Ciste en Cairngorm. Susan Smith, jefa de desarrollo de negocios de HIE, dijo: “Esta es una situación muy lamentable, sobre la cual tenemos un control limitado. “Tratamos esto como un problema extremadamente urgente. Estamos haciendo todo lo posible para solucionarlo y hacer que el funicular vuelva al servicio completo lo más rápido posible”.
Una estación que cuenta con tan solo 11 remontes mecánicos y 30 kilómetros de pistas. Proporciona bonitos descensos por sus más de 35 pistas.
Más de 247,000 personas visitaron las montañas de Escocia el invierno pasado, casi cinco veces más que durante la temporada 2016/17. Unas visitas motivadas por las nevadas récord y las fechas de apertura que se extendieron hasta el mes de mayo. La noticia ha sentado como una jarra de agua fría en el sector de la nieve en Escocia. Se percibe como van disminuyendo las expectativas del público escocés, que soñaba con poder esquiar en zonas de proximidad como Cairngorm Mountain, evitando tomar el avión y desplazarse a los Alpes durante el invierno.
Fuente: Telegraph