Muchos de nosotros aún recordamos las numerosas nevadas del invierno pasado y las cantidades significativas de nieve que acumularon las estaciones de esquí francesas, tanto en los pirineos como en los alpes.

Una buena noticia para las estaciones de esquí, aunque como ya sabemos, demasiada nieve tampoco es bueno. Los numerosos pasajes con fuertes perturbaciones de la atmósfera, dejaron poco espacio para que brillara la luz del sol. El sol es un factor importante, incluso esencial a la hora de elegir dónde ir a esquiar, especialmente para los esquiadores de fin de semana o estancias de corta duración. Estas condiciones, donde la nieve y las borrascas no cesaron de ser las protagonistas, afectaron especialmente a los fines de semana de enero y marzo de 2018.

La nieve y el sol, la mejor combinación en las estaciones de esquí francesas
Por otro lado, la nieve y el sol son dos ingredientes que forman una mezcla explosiva en la frecuentación de las estaciones de esquí: cuando estos dos parámetros coinciden en el espacio tiempo, las estaciones reciben una importante afluencia de esquiadores. Una situación a veces problemática para la gestión de los flujos de esquiadores, pero que demuestra una verdadera pasión por el esquí donde se buscan esa situación de ensueño, donde todo está nevado, la nieve es fresca y poco compacta, permitiendo hacer bajadas idílicas por las laderas de las montañas nevadas.

Además de estas condiciones climáticas particulares, el calendario escolar también influyó en los resultados de las estaciones de esquí francesas. En primer lugar, durante las vacaciones escolares de Navidad, el día de Año Nuevo se celebraba un lunes, una situación que retrasa automáticamente el regreso a la escuela el 8 de enero. Un cambio que quizás causó una disminución en la motivación de los esquiadores al final de la temporada, especialmente para el esquí de primavera.

Hay una caída del 50% en la asistencia a las zonas de esquí francesas durante las vacaciones de primavera en comparación con la temporada anterior, a pesar de los esfuerzos realizados en los últimos años por las estaciones de esquí francesas, con sus operaciones especiales para fomentar el esquí de primavera.

France Montagnes, responsable de la promoción de la montaña francesa, incluso ha creado un programa específico “La primavera del esquí”, acompañado por un dispositivo importante en términos de comunicación.

Para Alexandre Maulin, presidente de Domaines Skiables de France: “A lo largo de la temporada, nuestros equipos han encontrado condiciones de operación muy complicadas. Su compromiso y conocimientos han permitido abrir de forma segura las zonas de esquí perturbadas por un clima volátil. Una temporada como la pasada, con la incidencia del clima y un calendario escolar restrictivo, nos invita a asumir desafíos para seguir siendo competitivos en el panorama internacional. Se debe cuestionar el contexto regulatorio, la renovación de clientes o incluso la optimización del rendimiento del parque de estaciones de esquí orientando el modelo más hacia el ocio.”

Grandes disparidades según los macizos de la estaciones de esquí francesas

El balance del invierno no es el mismo según los macizos franceses. Existen grandes disparidades, con macizos que generan un balance general negativo como los Alpes del Sur, que han bajado un 1% en comparación con el promedio de los cuatro inviernos anteriores, y un aumento en la asistencia de solo un + 2% en comparación con en la temporada pasada

El macizo de Isère-Drôme también registró una disminución del 1% en la asistencia en comparación con el promedio de los cuatro inviernos anteriores.

Imagen : Domaines Skiables de France
Por el contrario, el Macizo Central, los Vosges y el Jura se beneficiaron en gran medida de las abundantes nevadas invernales y registraron aumentos del 8 al 28% en comparación con el promedio de los cuatro inviernos anteriores, y entre el 25 y el 35% en comparación con la temporada pasada.