Este invierno, la estación de esquí de Val d’Allos, bajo la dirección de su Director Gérard Bracali, han elegido ayudar a la Asociación de Marsella Sourire à la Vie, que acompaña a los niños que padecen cáncer. “Nadie debe mostrar indiferencia ante el sufrimiento de un niño enfermo”.

El efecto “Bola de Nieve” en Val d’Allos

Nuestro trabajo es ciertamente ofrecer esquí, pero estamos convencidos de que podemos aportar nuestro granito de arena al mundo, comercializando forfaits de esquí y ayudando a quienes más lo necesitan “. Entre diciembre de 2017 y marzo de 2018, el complejo de Val d’Allos ha establecido, en colaboración con I Love Ski, un paquete que hemos bautizado “Ski Solidaire” ideal para que cualquier persona que opte por esquiar también pueda ayudar a la Asociación de niños con Cancer.
“Este proyecto fue más allá de nuestras expectativas, los esquiadores y los diversos actores de la montaña han demostrado gran generosidad y solidaridad con este colectivo de niños. Estamos muy orgullosos de poder ayudar a devolver durante un momento, la sonrisa a las personas necesitadas y apoyarlos desde nuestra humilde posición, aportando momentos de ocio y dispersión, así como recursos que faciliten el día a día”.
Por cada paquete vendido, se donaron 2 euros a la asociación. Y al final de la temporada, 800 € fueron recogidos y donados por las áreas de esquí de Val d’Allos a la asociación Sourire à la Vie.
Un gesto que se ha emulado desde marzo de 2018, gracias a los nuevos socios que se han adherido a la operación como es el caso de la residencia Les Cimes de Val Allos ubicada en la ciudad de Foux d’Allos, quien donó 1200€ a la asociación: “nos conmovió la iniciativa de la estación de esquí y queríamos participar activamente en esta operación humana y solidaria”, dice Bruno Peri, presidente de la residencia Les Cîmes du Val d ‘ Allos.

Esquiar contra el cáncer en Val d’Allos

La Asociación Sourire à la Vie es una asociación de niños cuyo objetivo es ayudarlos en el día a día, intentando moderar los estragos que provoca esta enfermedad en la calidad de vida de los niños que padecen cancer. La sonrisa y el deseo de vivir forman parte integral de la infancia, por eso I Love Ski eligió apoyar a esta asociación y encontró un aliado importante en el complejo de esquí Val d’Allos:
“Este proyecto fue más allá de nuestras expectativas, los esquiadores y los diversos actores de la montaña han demostrado gran generosidad y solidaridad con este colectivo de niños. Estamos muy orgullosos de poder ayudar a devolver durante un momento, la sonrisa a las personas necesitadas y apoyarlos desde nuestra humilde posición, aportando momentos de ocio y dispersión, así como recursos que faciliten el día a día”.
Desde que nació I Love Ski, fomentamos proyectos solidarios vinculados a medio ambiente y proyectos sociales. Confiamos en seguir ayudando a muchos colectivos desfavorecidos, acudiendo a la solidaridad de la montaña” comentaba Rafael Díaz Muñoz, miembro fundador de I Love Ski.