La estación de esquí suiza de Zermatt está literalmente aislada desde este lunes. En menos de 24 horas, la estación de Zermatt registró una nevada de más de un metro por encima de 1200 metros de altitud.

Avalanchas de nieve, rocas y barro en Zermatt

Las condiciones climáticas particularmente intensas dieron como resultado avalanchas de nieve pero también de barro, y desprendimientos de roca.
Ante este riesgo altísimo de avalancha, de nivel 5 sobre 5, las autoridades decidieron cerrar la carretera que permite el acceso a la estación, dejando a unos 13.000 bloqueados : “las llegadas y las salidas de los turistas no son posibles en este momento”, comentó Janine Imesch, una de las responsables de la estación ante nuestros colegas de l’Essentiel.

El ambiente parece relativamente tranquilo a pesar de la imposibilidad para estos turistas de salir a la carretera o incluso al tren, este último parado desde el lunes a las 17:30.

Foto: avalanchas de nieve y barro sobre la carretera de acceso a la localidad suiza de Zermatt

La práctica del esquí también es imposible debido a la inestabilidad de la capa de nieve y a la gran cantidad de nieve caída en los últimos días. Por lo tanto, los turistas se ven obligados a permanecer en el pueblo que ha sufrido un corte general de electricidad de casi 2 horas por la mañana.

 

Trece mil turistas bloqueados en Zermatt

Según las autoridades, la situación debería mejorar esta noche o, a más tardar, mañana por la mañana. Se trata de una situación muy excepcional que no había ocurrido en esta parte de Suiza desde hacía casi 9 años. En la región de Simplon, casi 2 metros de nieve cayeron en menos de 24 horas.
Las condiciones son particularmente difíciles para los equipos técnicos responsables de garantizar la seguridad de la carretera y los diferentes accesos: el viento y la niebla impiden los sobrevuelos de helicópteros y las operaciones de prevención de avalanchas.

Foto: Nevada en el camino de acceso a la estación Zermatt

Esta crisis se extiende a una buena parte de Suiza, pero también al otro lado del mítico Cervino, donde la estación de esquí de Cervinia registra cerca de 5.000 personas atrapadas en la estación.