Mientras algunos bajan las pistas esquiando, otros con cascos y piolet toman el camino opuesto y suben ni más ni menos que.. ¡unas cascadas de hielo!

Si estás esquiando en las pistas de Métabief, no te lo vas a creer

La escalada en hielo se practica generalmente en la montaña en lugares de difícil acceso. Sus practicantes, buscan aquellos lugares que poséen las condiciones de frío necesarias, que permiten que el agua se convierta en hielo y se pueda practicar esta disciplina deportiva en completa seguridad.

La naturaleza hace su trabajo de manera creativa y cada cascada de hielo representa un auténtico reto con formas dispares que harán que cada experiencia en escalada en hielo sea única. «Es una actividad que no se puede practicar durante todo el invierno, que requiere estar disponible para practicarla en el buen momento. También necesita mucha técnica y una gran capacidades físicas», comenta Benjamin Soufflot, Guía de Roc Emoción.

Esculturas de hielo gigantes, que se crean con formas muy variadas : estalactitas, medusas, pétalos, y otras cortinas de hielo que ofrecen un paisaje único. «Actualmente tenemos cuatro cascadas y una quinta en muy breve. La cascada más fácil tiene una inclinación y un perfil positivo, y la dificultad aumenta con la inclinación», explica Benjamin Soufflot». Es un muro de 15 metros de altura. Es una buena altura para entrenar y descubrir esta actividad» comentaba el guía de montaña Benjamin.

Desde el punto de vista de la seguridad, las cascadas de hielo están aseguradas por la parte superior, también denominado «Top Rock» para evitar «el riesgo de caída», aseguraba Benjamin Soufflot.
Creadas artificialmente en la propia estación de esquí Métabief, las cascadas de hielo se crean gracias a una boquillas de pulverización colocadas en la parte superior de un acantilado. Por tanto, la práctica de la escalada puede ser practicada durante un tiempo más largo, dado que el sistema de pulverización se pone en funcionamiento sólamente cuando hay suficiente frío para que se convierta en duro hielo. El objetivo de la estación es «hacer descubrir la disciplina a todos y proponer una pared de entrenamiento para los profesionales de la montaña».

 

Unas temperaturas entre -2 y -5 grados para mantener las cascadas de hielo

La temperatura ideal para unas cascadas de hielo en Métabief es entre -2 y -5 grados bajo cero. Técnicamente, «hay que gestionar el flujo de agua de acuerdo con la temperatura: si es demasiado grande, el agua no se congela, si no es lo suficientemente fuerte, la tubería no se congela» subraya Benjamin Soufflot. «La cascada está cambiando de forma. Es un elemento vivo que no para de crecer, modificarse, encogerse… que llegará al final de su vida durante la primavera.»

La zona de escalada en hielo, es accesible por la pista de esquí azul de Berche facilitando que cualquier usuario pueda acceder a este sector y practicar una nueva disciplina deportiva.

Condiciones necesarias para practicar esta actividad:
Estar en buena forma física.Lo puede practicar todo el mundo, incluido niños y niñas a partir de 12 años.
Equipamiento:
El equipo técnico (cuerda, arnés …), con el Pack Seguridad (DVA, pala y sonda), piolet y crampones a disposición de los participantes que está incluido en el precio.
No se proporcionan:
Las botas aunque existe la posibilidad de alquilarlas.
Tarifas :
Precio aproximado para la media jornada en la cascada de Métabief: 30 € / persona.
Los honorarios del guía por día es de 330 euros, en base a 6 personas.
Para una cascada de diferentes longitudes o si prefieres contratar sólo un día de entrenamiento técnico, es preferible consultar (máximo 2 personas).
Para más información y reservas, pincha AQUÍ