Las pistas de esquí del Grupo FGC han cerrado con el fin de semana pasado el que ha sido, sin ninguna duda, el mejor periodo de Navidades de los últimos años.

Un total de 173.706 visitantes han estado en las pistas de esquí de la Cerdanya, Ripollès y Pallars para disfrutar de la nieve. El anticiclón que ha habido estas últimas semanas ha garantizado la presencia del sol durante el día, y condiciones de frío inmejorables para asegurar el buen estado de la nieve, a pesar de la escasez de precipitaciones.

Desde el 24 de diciembre hasta este domingo día 8 de enero, La Molina ha recibido 84.000 visitantes, tres veces más que el año pasado (29.026).

Vall de Núria, con 26.333 visitantes, también ha duplicado las cifras del 2015 (17.070).

Vallter 2000, que fue la estación más afectada por la falta de nieve la temporada pasada, ha recibido 25.300 visitantes, tres veces más que en el 2015 (8.610).

Espot y Port Ainé, con 12.240 visitantes y 14.135 en 2015, han incrementado en un 44% el número de visitantes de la pasada temporada: han recibido 16.050 visitantes y 22.023 visitantes respectivamente.

La mayoría de estaciones han contado con más del 70% del dominio esquiable abierto y una amplia oferta de actividades.

Desde el martes, las nevadas están mejorando las condiciones de las pistas de esquí del grupo y la previsiones anuncian más nevadas en los próximos días, con temperaturas muy bajas.