En la actualidad, Francia es uno de los 7 países con más actividad de esquí del mundo, junto con los Estados Unidos, Austria, Japón, Suiza, Canadá e Italia. Este reducido grupo, cuenta con el 80% de la cuota de mercado global de actividad vinculada al turismo de nieve.

Francia y Estados Unidos compiten anualmente por el primer lugar, en función de la meteorología, los periodos festivos y las condiciones de nieve en la tierra del Tío Sam y el Pays de Molière. Francia tiene de hecho muchas ventajas competitivas frente a otros destinos: la práctica de esquí a través de muchas áreas esquiables interconectadas, estaciones de esquí que disfrutan de gran altitud y consiguen ofrecer un producto con nieve garantizada, una amplia gama de alojamiento, pistas muy variadas, eventos inusuales, etc.

Según Laurent Reynaud, delegado general de los Dominios Esquiables de Francia, “en general, el mercado del esquí está estable, y observamos una evolución positiva de las cuotas de mercado entre los distintos paises consagrados al esquí.” De hecho, los dos fenómenos más notables son la regresión de Suiza y el imparable ascenso de China que trabaja muy duro para desarrollar el número de practicantes y esquiadores. Los Juegos Olímpicos de Beijing en 2022 están dando sus frutos.

Los deportes de invierno en Asia están en auge, con la creación de nuevas estaciones de esquí, apoyadas por su incondicional gobierno chino que pretende desarrollar la práctica de los deportes de nieve en toda su población. Por el contrario, Francia a pesar de ser una de las cunas del esquí, su mercado es muy maduro y no se observa crecimiento en el número de practicantes. Las estaciones de esquí francesas, apoyadas por las instituciones y su asociación profesional, han reconocido la necesidad de “renovar” el mercado y estimular la práctica de aprendizaje.

Para ello, las escuelas de esquí de los Alpes del Sur en colaboración con las estaciones de esquí de Francia, organizan el próximo 17 de de diciembre una operación especial para principiantes, ofreciendo una sesión introductoria gratuita, para poder aprender a esquiar un día. El principio de funcionamiento es muy simple: todos los niños y adultos están invitados a probar el esquí alpino, esquí de fondo, esquí telemark o snowboard. El único criterio es tener ganas de aprender.

La duración de las clases será de 2h / 2h30. Para favorecer el primer día de descubrimiento, las estaciones de esquí francesas se han comprometido en dejar gratis el forfait, facilitando al máximo que cualquier persona pueda esquiar al menos una vez en su vida. Quién sabe, lo mismo le gusta y es un cliente para toda la vida. El único punto negro de esta brillante operación, es que el alquiler va por cuenta del practicante. Es lo único que tendrán que pagar. Resulta sorprendente que las grandes franquicias se hayan mantenido al margen de esta bonita operación que favorecerá el aprendizaje de miles de personas en un sólo día.

A continuación, tenéis el listado de estaciones implicadas en este proyecto:

Imágenes : Ecole du Ski Français – Escuela de Esquí Francesa