Después de 2 años de intensos trabajos en el mítico balneario de Eaux-Bonnes, el próximo lunes se podrá disfrutar de uno de los principales atractivos de este valle desde la época de los romanos.
Al otro lado del pirineo español, en las proximidades de Gourette podremos encontrar un balneario cargado de historia y renovado por el arquitecto Luc Demolombe el cual ha diseñado un espacio termal único, con una esfera gigante que no deja indiferente. Dentro de dicha esfera, nos podremos bañar en piscinas colgantes con vistas a la montaña.
Las aguas de este valle son famosas en Francia gracias a su composición, rica en cloruros, silicatos de sodio y sulfuros y ha sido explotada esta riqueza desde la época romana. Durante décadas se han tratado a personas con afecciones reumáticas y de las vías respiratorias con estas aguas y actualmente se sigue haciendo en una de las secciones de esta gran instalación orientada al ocio, el bienestar y a la salud.
No podía faltar en este tipo de instalaciones un hamman, una sauna, jacuzzis, vasos en espiral con corrientes, salas de vapores, cuidados corporales y estéticos, solarium de 180m2, piscinas colgantes de 85 y 40m2 así como una de las novedades, una gruta musical donde la relajación está asegurada.
Una razón más para planificar unas vacaciones de invierno a Gourette y disfrutar de su dominio esquiable así como de los servicios que encontramos en sus proximidades.